Un tsunami llevó enfermedades tropicales hasta la costa de América del Norte

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

señal de tsunami

Los científicos resuelven un acertijo y emiten una advertencia

Cuando en 1999 apareció una infección tropical mortal en la fría costa oeste de América del Norte, su origen era un misterio. Ahora, los investigadores creen que el culpable fue un terremoto gigante 35 años antes.

En los últimos 20 años más de 300 personas han sido afectadas por un misterioso brote de infección por hongos Cryptococcus gattii en el noroeste del Pacífico, y todavía se producen casos en humanos y vida silvestre.

Antes de eso, C. gattii se había limitado casi por completo a Sudamérica, Papua Nueva Guinea y Australia.

El hongo típicamente infecta a las personas por inhalación. Produce una enfermedad similar a la neumonía y también puede extenderse al cerebro, causando meningoencefalitis potencialmente fatal. Los informes de casos publicados sugieren una tasa de mortalidad de más del 10 por ciento.

La forma en que esta desagradable enfermedad tropical llegó a las frías costas de América del Norte ha intrigado a los epidemiólogos desde que aparecieron los primeros casos en la isla de Vancouver.

Las teorías para explicar su presencia han incluido el calentamiento global y la importación de eucaliptos tropicales.

Pero los investigadores de la Escuela Johns Hopkins Bloomberg de Salud Pública de y el Instituto sin fines de lucro de Investigación Genómica Traslacional creen ahora que tienen la respuesta: se debe a una cadena de eventos que involucran un canal, movimientos de embarque, un terremoto y la reciente evolución del hongo mismo.

El problema puede haber comenzado cuando se abrió el Canal de Panamá en 1914, lo que aumentó significativamente los embarques entre los puertos del Atlántico y el Pacífico.

Esto, escriben los investigadores en mBio, transportó el C. gattii de sur a norte, posiblemente en tanques de lastre de barcos. Los barcos en esos días tomaban agua de forma rutinaria en un puerto y simplemente la descargaban, sin tratamiento, en otro.

Esta parte de la teoría está respaldada por un análisis de "reloj molecular" de la secuencia de ADN de los subtipos de hongos C. gattii encontrados en América del Norte, que muestra que habrían llegado de Brasil, o cerca, entre 60 y 100 años antes.

Entonces, ¿cómo llegó el C. gattii a colonizar la costa oeste de Canadá y Estados Unidos?

Aquí es donde entra el Gran Terremoto de Alaska de 1964.

El terremoto de 9,2 de 1964 es el más grande registrado en el hemisferio norte, y sus efectos se sintieron tan lejos como Hawái. Ahora parece que uno de sus efectos invisibles fue llevar el hongo a la costa en una serie de tsunamis.

El terremoto tuvo su epicentro en el sureste de Alaska, pero generó tsunamis en todo el Pacífico Norte, inundando áreas costeras de Columbia Británica, Washington, Oregón y California. Las regiones afectadas corresponden ampliamente a los lugares donde se ha encontrado C. gattii y se han producido infecciones en humanos.

Pero eso fue en 1964, décadas antes de la primera infección en humanos. ¿Por qué tardó tanto en emerger?

Los investigadores han encontrado evidencia de que C. gattii puede desarrollar potentes defensas como resultado de ser atacado en la naturaleza por las amebas, defensas que pueden hacerlo más virulento cuando infecta a las personas.

El coautor del informe, Arturo Casadevall, dice que parece que el hongo puede haber pasado 35 años evolucionando silenciosamente hacia una forma más peligrosa para sobrevivir en su nuevo hogar.

"C. gattii puede haber perdido gran parte de su capacidad de infección humana cuando vivía en el agua de mar pero luego, cuando llegó a tierra, las amebas y otros organismos del suelo trabajaron en él durante tres décadas más o menos hasta que surgieron nuevas variantes de C. gattii que fueron más patógenos para los animales y las personas.

"La gran idea nueva aquí es que los tsunamis pueden ser un mecanismo significativo por el cual los patógenos se propagan desde los océanos y los ríos estuariales a la tierra y luego a la vida silvestre y los humanos".

"Si esta hipótesis es correcta, podríamos ver brotes similares de C. gattii, u hongos parecidos, en áreas inundadas por el tsunami de Indonesia de 2004 y el tsunami de 2011 de Japón".

Artículo científico: On the Emergence of Cryptococcus gattii in the Pacific Northwest: Ballast Tanks, Tsunamis, and Black Swans

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar