¿Cómo se forman los tsunamis?

gran ola de Kanagawa

Así pueden ser muy destructivas una serie de olas provocadas por terremotos u otras erupciones submarinas

La mayoría de las olas se forman debido a los vientos o las mareas, pero los tsunamis tienen una causa completamente diferente. Un tsunami suele estar formado por un terremoto, pero también puede estar formado por un deslizamiento de tierra submarino, una erupción volcánica o incluso un meteorito.

El proceso es bastante complejo, así que comencemos a investigarlo.

Qué es un tsunami

"Tsunami" es una palabra japonesa que significa "ola de puerto", pero eso no dice mucho sobre su naturaleza, y los tsunamis no se limitan a los puertos. Un término más exacto sería "olas sísmicas marinas" y las describiría con mayor precisión. Sin embargo, se ha quedado la palabra tsunami y es la que todos usan hoy. La gente a veces se refiere a ellos como "maremotos", pero ese término es técnicamente incorrecto y debe evitarse en este contexto.

Los tsunamis son de hecho olas, pero a diferencia de las olas creadas por el viento, tienen una longitud de onda mucho mayor. Piensa un poco en las ondas, en el contexto de la física, no en el contexto de las olas del mar. Una característica definitoria de cada onda es su longitud de onda. Las olas del viento tienen longitudes de onda cortas que se pueden ver claramente en cualquier costa. Vienen cada pocos segundos, con unos pocos metros entre ellas, a veces, incluso menos.

Pero un tsunami tiene una enorme longitud de onda, a menudo más de cien kilómetros y por eso son tan peligrosos (más sobre esto un poco más adelante). Los tsunamis casi nunca son olas singulares, sino que vienen como olas de tren.

Cómo se forman los tsunamis - terremotos

La gran mayoría de los tsunamis se forman debido a terremotos, específicamente los tsunamis tectónicos. Cuando ocurre un terremoto, el suelo debajo del agua se mueve abruptamente hacia arriba y/o hacia abajo y, mientras ocurre este movimiento, una masa de agua se desplaza y comienza a moverse en todas direcciones. Esto marca el inicio de un tsunami.

El agua desplazada comienza a moverse como una ola. En este punto, tiene una amplitud muy baja ya que se encuentra en aguas profundas (los terremotos en la costa rara vez causan tsunamis). Los tsunamis en aguas abiertas suelen ser de menos de 0,3 metros.

propagación de un tsunami en alta mar

Imagen: Imagen de Régis Lachaume. Propagación de un tsunami en alta mar, mostrando la variación de la longitud y amplitud de onda en función de la profundidad.

A medida que la ola comienza a moverse hacia la orilla, comienzan a ocurrir una serie de eventos. En primer lugar, el agua se vuelve cada vez menos profunda. Como resultado, la altura del tsunami comienza a aumentar y puede aumentar drásticamente. Esta es la razón principal por la que estas olas son tan peligrosas: transportan enormes masas de agua. Cuando se acercan a la costa, el volumen del tsunami permanece constante pero, debido a que el agua se vuelve menos profunda, su altura comienza a subir.

La simulación 3D a continuación muestra cómo se lleva a cabo el proceso: observa cómo la línea de flotación se retira antes de que llegue el tsunami. Esto se llama retroceso del agua (drawback en inglés).

Además, el agua poco profunda ralentiza un poco las olas y las olas comienzan a acercarse. En las partes más profundas del océano, los tsunamis pueden viajar más rápido que un avión, a 970 km/h. Esto significa que en solo unas pocas horas, puede cruzar océanos enteros.

Los tsunamis no se detienen una vez que llegan a tierra. Gran parte de su energía se disipa y se refleja, pero parte de ella aún se mantiene y los tsunamis continuarán viajando tierra adentro hasta que se agote toda su energía. Así que no pienses que si estás un poco más lejos de la playa, estás a salvo. En algunos casos raros, los tsunamis también pueden viajar por los valles de los ríos.

Cómo se forman los tsunamis: de otras fuentes

En casos raros, los tsunamis también pueden ser causados por deslizamientos de tierra, erupciones volcánicas y meteoritos. En todos los casos, el principio fundamental es el mismo: una masa de agua se desplaza y, a medida que se acerca a la costa, comienza a crecer en altura. Sin embargo, el mecanismo de desplazamiento es diferente.

Deslizamientos de tierra

Bajo el agua, los deslizamientos de tierra suelen ser similares a los volcanes que se precipitan hacia el mar. Este proceso ocurre como resultado de un terremoto, por lo que, en cierto modo, la fuente principal sigue siendo un terremoto. Sin embargo, los terremotos también pueden simplemente aflojar la masa de tierra que comienza a caer en algún momento posterior. Este tipo de tsunamis son realmente raros, pero hay un caso en 1958 en el que tal ola fue creada por desprendimiento de rocas en la bahía de Lituya, Alaska.

deslizamiento de tierra en la Bahía de Lituya

Volcanes

Los volcanes pueden formar tsunamis a través de dos mecanismos. O colapsan o expulsan materia con tal fuerza que elevan el agua. En el primer caso, los volcanes terrestres también pueden provocar tsunamis, si están muy cerca del mar.

Meteoritos

Si alguna vez arrojaste una piedra al agua, habrás visto que crea olas. El meteorito funciona prácticamente de la misma manera, excepto que crea olas enormes. El asteroide de Chicxulub, el que acabó presumiblemente con la vida de los dinosaurios, impactó contra la Tierra generando una ola de 1.600 metros de altura. El asteroide de Chicxulub provocó un enorme tsunami, uno que no se ha vuelto a ver en la historia moderna

Por qué son tan peligrosos los tsunamis

Los tsunamis no siempre son olas colosales cuando llegan a la orilla. Según el USGS, "… la mayoría de los tsunamis no resultan en olas gigantes (como las olas normales de la playa que se enrollan cuando se acercan a la costa). Más bien, vienen en mareas muy fuertes y muy rápidas (es decir, una rápida subida local del nivel del mar)".

A estas alturas, deberías tener una idea bastante clara de por qué los tsunamis son tan peligrosos. Pueden ser muy largos (100 kilómetros es una longitud razonable), muy altos (el tsunami de Japón de 2011 midió más de 10 metros) y pueden viajar extremadamente rápido sin perder gran parte de su energía. Un terremoto en el océano puede enviar varios tsunamis devastadores a cientos o incluso miles de kilómetros de distancia.

Tsunami de 2004

alcance del tsunami de 2004

En 2004, un terremoto con epicentro frente a la costa occidental de Sumatra, Indonesia, golpeó con una magnitud de 9,1 a 9,3. La Placa de la India fue subducida por la Placa de Birmania y provocó una serie de devastadores tsunamis, algunos de más de 30 metros de altura. Los tsunamis mataron a más de 230.000 personas en 14 países, siendo uno de los mayores desastres naturales en la historia de la humanidad. Es solo uno de los muchos trágicos ejemplos que ponen de relieve la pura fuerza de los tsunamis.

Seguridad ante tsunamis

• Lo primero que debes hacer es mantenerte informado.

Dado que la ciencia no puede predecir cuándo ocurrirán los terremotos, no podemos determinar exactamente cuándo se generará un tsunami. Sin embargo, eso no significa que no tengamos ni idea. Con la ayuda de registros históricos de tsunamis y modelos numéricos de su tamaño y velocidad, podemos tener una idea bastante clara de dónde es probable que se generen. Siempre debes saber si te encuentras en una zona de riesgo de tsunami. Se estima que el 85% de todos los tsunamis se han observado en el Océano Pacífico en el "Anillo de fuego", pero otras áreas también pueden ser peligrosas y, como mencionamos anteriormente, los tsunamis también pueden viajar grandes distancias.

• Si sientes un terremoto en una zona costera baja, mantén la calma y aléjate de la costa. No todos los terremotos provocan tsunamis, pero algunos sí.

• Si ves una gran masa de agua retrocediendo, este es el aviso. Es una señal reveladora de que se avecina un tsunami. Una niña de 10 años salvó muchas vidas en 2004 porque lo sabía por sus lecciones de geografía.

• Los tsunamis rara vez son olas singulares; vienen en paquetes, por lo que si golpea una, no creas que está "todo despejado", es posible que haya más en camino. Los terremotos también suelen tener réplicas, que a su vez pueden provocar tsunamis.

• Estate atento a las alertas de tsunami. Los tsunamis son rápidos, pero aún tardan un poco en viajar. Entonces, si sabes de un terremoto cerca, verifica el pronóstico de tsunami y mira lo que dice. También ten en cuenta que un pequeño tsunami en una playa puede ser uno grande en una playa cercana. La topografía submarina puede desempeñar un importante papel.

• Los edificios no son una protección contra un tsunami. Alejarse más de la playa es lo mejor que se puede hacer.

• Si de alguna manera estás en un bote o en un barco y hay un tsunami en tu camino, puede ser más inteligente mover tu barco más dentro en el océano donde el tsunami es más pequeño. Sin embargo, esto puede resultar muy arriesgado. Estate atento a la radio local, la radio marina, la radio meteorológica de la NOAA o las estaciones de televisión durante una emergencia de tsunami.

• Hagas lo que hagas, no vayas a propósito a la playa a ver un tsunami. Seriamente. Te dejará atrás o te sobrepasará y no es seguro en absoluto.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.