updated 9:29 PM CEST, Sep 26, 2016

Desfile nocturno de Moros y Cristianos, Peñíscola 2010 (vídeos)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

desfile Moros y Cristianos, Peñíscola 2010, mora amanza con espada

La Asociación Cultural Moros y Cristianos de Peñíscola celebra este año su 25º aniversario

desfile Moros y Cristianos, Peñíscola 2010, capitán con estandarteCon un desfile muy especial, la Asociación Cultural Moros y Cristianos de Peñíscola, que celebra este año su 25º aniversario, obsequió con un espectáculo sorprendente y novedoso a los miles de asistentes que acudieron a presenciar el desfile de Moros y Cristianos este pasado viernes día 17 de septiembre, que se celebraba por primera vez por la noche (a las 23:30 h), al compás de las bandas municipales de Peñíscola, Catí, Alcanar, Càlig, Almassora, Sant Jordi, Traiguera y Benicarló y del grup de dolçaines de Benicarló.

Yo, que soy un enamorado de estas asociaciones musicales de los pueblos, disfruté como no hacía tiempo.

Os dejo insertados entre el texto los tres vídeos que tomé durante el desfile, de muy mala calidad lo reconozco y antes de que se llenase la tarjeta de la cámara, por lo que son del principio:


Pequeño apunte sobre las fiestas de Moros y Cristianos (de wikipedia )

La fiesta de Moros y Cristianos es una de las celebraciones más genuinas dentro del amplio y rico compendio de celebraciones festivas de gran arraigo y tradición en toda España. Esta fiesta tiene un origen y una base profundamente religiosa, que se ha ido enriqueciendo a la vez con un claro componente lúdico, existente en cualquier festividad. Sin embargo, es su componente teatral y representativo de la Historia lo que la hace única en su género. La invasión y dominación musulmana en la Península Ibérica durante varios centenares de años dejó una gran huella en la sociedad medieval española, que no terminó con el final de la Reconquista de los reinos cristianos a finales del siglo XV. El Sin embargo, con el paso de los siglos, las poblaciones que celebraban Moros y Cristianos fueron enriqueciendo y moldeando esta representación histórica adaptándola a hechos históricos locales o a otros hechos históricos acaecidos a lo largo de los siglos pasados de especial relevancia social, como las campañas contra los piratas turcos o berberiscos en los siglos XV, XVI y XVII en las costas valencianas o la toma de Tetúan por parte del ejército español a mediados del siglo XIX, que supuso un renacimiento de la cometida histórica y cultural en relación con el mundo árabe, dando lugar a un renacer de distintas e interesantes nuevas tradiciones y costumbres alrededor de esta fiesta que contribuyeron a expandirla todavía más por gran parte del territorio español y a considerarla cada vez más como una fiesta de referencia cultural en toda España.


Hay datos documentados que demuestran la antigüedad de estas Fiestas que —aún teniendo el sentido celebrador anteriormente indicado— en un inicio eran manifestaciones motivadas por algún evento reseñado, o conmemoraciones relacionadas con el señor feudal o visitas del rey a la población o ciudad.

Llegan a celebrarse incluso antes de la total Reconquista de la Península (en 1150 en Lérida, en 1426 en Murcia y en 1463 en Jaén) y algunas nacen como otro tipo de manifestaciones (las de Lérida son danzas de moros y cristianos, que los mercantes españoles extienden por prácticamente todo el Mediterráneo y de las que hoy en día sólo se celebra la Danza Moreska en la isla Kórchula Croacia)

Aunque las fiestas de cada localidad tienen sus propias peculiaridades, en líneas generales y sobre todo en las que se realizan en las localidades de la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia y Castilla-La Mancha), cada uno de los bandos toma simbólicamente la ciudad un día (como es el caso de Peñíscola). Es lo que se denomina Entrada Mora y Entrada Cristiana. Se acaba la fiesta con la reconquista de la ciudad por parte de los cristianos. Esto sucede en una batalla final en la que se producen disparos de avancarga como arcabuces, espingardas y trabucos, dependiendo del bando. En esta batalla se toma el castillo de la localidad y si no lo tiene se toma un castillo artificial.


Cada bando está formado por peñas, llamadas por lo general comparsas o filaes. Las comparsas cristianas suelen tener nombres como Fontanos, Navarros, Almogávares, Cruzados, Cristianos, Mirenos, Andaluces, Labradores o maseros, Caballeros del Cid, Caballeros de la Baronía, etc. Los moros, por su parte tienen nombres como Almorávides, Moros Viejos, Moros Nuevos, Almohades, Beduinos, Sauditas, Abenzoares, Magenta, Judíos, Bereberes, Tarik, Tuaregs, Marruecos, La Llana, etc.

Cada año es una de las comparsas moras y cristianas las que aportan un capitán o rey (dependiendo del lugar) a cada uno de los bandos. En algunos pueblos como Banyeres de Mariola, todas las comparsas tienen un capitán. También existen otras figuras, como el alférez, el embajador, el volante, el abanderado o la dama de la comparsa. Cada comparsa tiene su propio cuartel, maset, capitanía o local de reunión, donde se realizan las celebraciones.

Los desfiles, principalmente en los sitios de más tradición y localidades más grandes se caracterizan por su espectacularidad, no sólo por los trajes, sino también por la participación de carrozas y animales montados, como caballos, elefantes y dromedarios o por la gran cantidad de pólvora empleada.