updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Museo de la casa tradicional de Peñíscola

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Regina del Val durante visita guiada al museo casa tradicional de Peñíscola

La casa del ayer, un Museo de la vivienda tradicional de Peñíscola

Un espacio dedicado a la etnografía peñiscolana

Peñíscola, museo casa tradicional, celosía en la entradaPara los que visiten la Ciudad en el Mar durante estas largas Fiestas Patronales de Peñíscola, que comienzan el próximo lunes día 7 y terminan el día 20 de septiembre (como se nota donde hay dinero), les recomiendo no se marchen sin visitar un lugar imprescindible para conocer la vida y costumbres de los habitantes peñiscolanos de estos dos últimos siglos pasados:

La casa del ayer (Museo de la vivienda tradicional de Peñíscola) está situada casi en todo lo alto del casco antiguo de la ciudad. Este singular lugar, una casa antigua transformada en museo, seguro que te traerá recuerdos si has pasado la edad de los cincuenta. Al menos a mi, que soy descendiente de labradores castellanos, me los produjo.

Muchos de los objetos que se exponen, y ha recopilado con dedicación, tiempo y cariño su directora y mantenedora Regina del Val, son los tradicionales empleados en la labranza, no sólo de Peñíscola sino a nivel de toda la península. Por eso digo que me han hecho rememorar mis visitas, de niño, a la casa de mis abuelos en un pueblo segoviano, ya que en este Museo peñíscolano se encuentran muchos utensilios que tembién se usaban allí, tanto en el trabajo en el campo como en la vida cotidiana de sus habitantes.

Durante la amena visita guiada, que aunque dura casi una hora se hace el tiempo muy corto, Regina cuenta que no debemos olvidar que Peñíscola tiene una tradición marinera desde hace relativamente poco tiempo, mediados del pasado siglo XX, y que los habitantes de la ciudad eran habitualmente agricultores. Esta Casa-Museo pertenecía a una de estas familias de antiguos labradores de la Ciudad.

El interior del edificio ha sido totalmente restaurado para dejar sólo aquello que pertenecía a la construcción primitiva. Regina, que sigue investigando cada día la vida de aquella época, cuenta al mostrar cada objeto con una realista expresividad, casi como si estuviesemos viviendo ese momento, de qué manera los antiguos moradores hacian el pan, tejían la palma para proteger los envases de barro, como aliñaban la aceituna (durante la visita nos ofrece unas extraordinarias del lugar preparadas por ella) o vareaban la lana de los colchones.

Peñíscola, museo casa tradicional, entrada

La vivienda tradicional de Peñíscola se trata de una casa sencilla, inteligente y eficaz, de hondo carácter mediterráneo e indudable influencia púnica, que se asemeja más a la casa urbana ibicenca que a las rurales de Benicarló o Vinaròs.

Habitualmente está compuesta de planta baja y dos alturas y se construye en una sola crujía desarrollada en profundidad y altura. La estructura consiste en los dos muros portantes perpendiculares a la fachada y medianeros sobre los que cargan los forjados a base de vigas de madera. Los forjados se interrumpen en la parte central de la planta para dar paso a la escalera que divide la vivienda en dos zonas, la exterior que se destina a estancias y cocina y la interior, generalmente sin ventilación directa ni iluminación, donde se encuentran los dormitorios.

Peñíscola, museo casa tradicional, cuadra
Regina del Val, 
que, por cierto, también es castellana, ha restaurado y acondicionado cada una de las estancias de este antiguo edificio con muebles y utensilios de la época, recopilados de las más variopintas maneras. En los dormitorios, cocina o azotea podemos encontrar esos objetos que conformaron la actividad cotidiana de sus habitantes, cubiertos, juguetes, utensilios de aseo personal, colchas, trajes de época...

Pero el secreto más sorprende lo tiene Regina "escondido" tras las cortinas blancas que encontramos al fondo de la entrada: en la antigua cuadra de las caballerias ha montado, con todo cuidado y detalles, un antiguo carro de labradores y en las paredes aparecen colgados los antiguos aperos con que trabajaban la tierra: azadas, espuertas, horcas, hoces... Lo que muchos no nos explicamos todavía es como ha conseguido meter este carro por la angosta puerta de la estancia. ¿Podría usted explicarlo? Lo mejor para ello, sin duda, es que visite esta extraordinaria "Casa del ayer" de Peñíscola. Se sorprenderá gratamente.

Recientemente han lanzado una página web. Aquí dejo los datos completos:

lacasadelayer.es

La Casa del Ayer  "Museo-vivienda Tradicional"
C/ Don Jaime Sanz Roca, 20
12598 Peñíscola (Casco antiguo)

Telf. 964 48 92 92