El pescado puede seguir siendo parte de un futuro alimentario más sostenible

pescado sostenible

La forma en que se crían los peces puede marcar una gran diferencia

Si deseas reducir tu impacto personal en el medio ambiente, reducir el consumo de productos animales es una de las cosas más simples que puedes hacer. Pero volverse vegano y comer solo plantas es poco probable que sea una solución adecuada para todos en el mundo.

Las personas con conciencia ambiental a menudo pasan por alto el pescado y otros productos del mar, pero una nueva investigación conocida como Evaluación de Alimentos Azules (Blue Food Assessment) muestra que pueden ser parte de los desafíos gemelos del cambio climático y la seguridad alimentaria.

La Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU de este año está adoptando "alimentos azules", pescado, mariscos y otros alimentos cultivados en agua, para complementar los "alimentos verdes", los que provienen de la tierra, las plantas y los animales.

Cinco artículos de investigación de más de cien científicos dirigidos por las universidades de Estocolmo y Stanford destacan cómo los alimentos acuáticos podrían usarse en las próximas décadas para abordar la desnutrición, reducir la huella ambiental del sistema alimentario y proporcionar medios de vida, haciéndose eco de muchos otros trabajos que se han realizado en esta área.

El cultivo, procesamiento y distribución de alimentos contribuye con una proporción masiva de las emisiones de gases de efecto invernadero que son la causa subyacente del cambio climático, mientras que un gran número de personas todavía padece desnutrición, obesidad y, a veces, ambas. Algunos productos del mar tienen el potencial de proporcionar a las personas una nutrición de alto valor al tiempo que producen emisiones relativamente bajas.

Pero la investigación sugiere que existen significativas variaciones en los impactos climáticos y el contenido de micronutrientes de los peces de cultivo y silvestres, que se ven afectados por las especies, el tamaño y el sistema. Los científicos apenas están comenzando a comprender estos y las posibles compensaciones.

El problema es que todos los productos del mar a menudo se agrupan, lo que dificulta compararlos con precisión con otras fuentes de alimentos. Si bien podemos sacar algunas conclusiones sobre qué pescado es mejor para nosotros, el panorama suele ser complicado y no siempre tenemos todos los datos que necesitamos.

Las especies más cultivadas a nivel mundial, incluidas la carpa, la trucha, el salmón, el bagre y la tilapia, tienen impactos ambientales comparables a los del pollo, la carne más eficiente y consumida, y mucho menor que la de la carne de res o de cordero. Pero la forma en que se crían los peces puede marcar una gran diferencia. Por ejemplo, las carpas que se alimentan por filtración en los sistemas de agua dulce tienen menos emisiones de carbono por porción, pero los peces marinos carnívoros como la lubina tienen emisiones mucho más altas.

barco pesquero

Más de la mitad de los productos del mar que se consumen globalmente todavía se pesca, en lugar de cultivar, y existe un rango significativo en las emisiones de carbono asociadas con las diferentes pesquerías, lo que refleja en gran medida los diferentes métodos utilizados y la abundancia de las poblaciones. El pescado de piscifactoría puede hacerse más respetuoso con el medio ambiente si se utiliza menos alimento para producir la misma cantidad de producto consumido.

Mientras tanto, algunas especies cultivadas no alimentadas también pueden tener un impacto positivo en el medio ambiente. Por ejemplo, los mejillones, las almejas y las ostras filtran el alimento natural del agua, eliminando el exceso de nutrientes.

También hay una gran diferencia en la diversidad de la agricultura acuática en comparación con la de la tierra. Mientras que solo un puñado de animales de granja (pollos, cerdos, ovejas y ganado) proporcionan la mayor parte de la carne que comen los humanos, ahora se cultivan más de 400 especies de animales acuáticos. Una mayor variedad de alimentos y fuentes ayuda a mejorar la seguridad alimentaria [PDF] y a difundir los riesgos para los agricultores. Y, fundamentalmente, esta biodiversidad puede soportar dietas más diversas y nutritivas [PDF].

Fuente de nutrientes

Como destaca uno de los nuevos estudios, muchas especies de pescados y mariscos son ricas en importantes nutrientes, lo que puede darle una clara ventaja sobre la carne con un impacto ambiental similar o superior. En comparación con el pollo, la trucha tiene aproximadamente 19 veces más ácidos grasos omega-3. Las ostras y los mejillones tienen 76 veces más vitamina B-12 y cinco veces más hierro. Y la carpa tiene nueve veces más calcio.

Los beneficios nutricionales de los alimentos acuáticos son especialmente importantes para las mujeres, que se benefician más que los hombres de un mayor consumo en casi tres veces el número de países estudiados, encontró la investigación.

Como tal, los productos del mar pueden ser fundamentales para reducir la desnutrición entre los grupos de riesgo a nivel global, como los niños y las adolescentes. Para los que están en mejor situación económica, sustituir la carne por pescado puede reducir el riesgo de mala salud asociado con enfermedades cardiovasculares y de otro tipo.

Pero, de nuevo, el panorama es complejo. Por ejemplo, los peces pequeños que se comen enteros son generalmente más nutritivos que comer solo filetes. El pescado a menudo se promociona como saludable debido a los altos niveles de ácidos grasos omega-3 esenciales que contienen algunas especies. Pero el mayor valor dietético provendrá de comer una diversa variedad de productos del mar para obtener una gama más amplia de micronutrientes.

Los desafíos climáticos globales y los peces

Sin embargo, quedan muchos desafíos para que los productos del mar alcancen su potencial como fuente de alimentos de bajo impacto y altamente nutricional para una gran proporción de la población mundial. Para tener una pesca respetuosa con el clima, debemos fomentar el desarrollo más sostenible de la industria y proteger los medios de vida de los pescadores y agricultores en pequeña escala.

La producción y el comercio incentivados de pescado podrían hacer bajar los precios, asegurando que las personas más pobres todavía puedan pagar los productos del mar a medida que aumentan los ingresos de otras personas y aumenta la demanda.

Pero esta última investigación aporta evidencia convincente sobre cómo las buenas opciones de pescado y marisco pueden ser buenas para las personas y el planeta y serán importantes para asegurarse de que se conviertan en una parte más importante de la dieta global.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar