El cambio ambiental amenaza la tradicional pesca con cormoranes de Japón

pescador con cormoranes japonés
El maestro pescador con cormoranes, Youichiro Adachi (izquierda), sostiene las correas atadas al cuello y al cuerpo de los cormoranes en el río Nagara en Oze, prefectura de Gifu, el 8 de septiembre.

Pescan el pez ayu, conocido como "pez dulce" debido al sabor de su carne

Los cormoranes han sido una presencia constante en la vida de Youichiro Adachi, y cuando era joven, lloraba cada vez que moría uno de los pájaros de su familia.

Adachi, que ahora tiene 48 años, todavía se preocupa profundamente por sus pájaros, sacándolos de sus cestas cada mañana y acariciando sus largos cuellos para confirmar su salud y mantener un vínculo.

"Para mí, los cormoranes son mis compañeros", afirmó.

Adachi es la decimoctava generación de su familia que es un maestro pescador con cormoranes, y es una de las aproximadamente 50 personas en Japón que continúan con la tradición de 1.300 años de utilizar aves adiestradas para bucear en busca de peces. Se considera la forma ideal de pescar el pez ayu (Plecoglossus altivelis, llamado también como "pez dulce" debido al sabor de su carne), y su familia tiene el mandato hereditario de suministrar este manjar a la casa imperial japonesa.

El método, conocido como ukai, alguna vez fue común en Japón, y también se practica una versión en China. Pero hoy en día lo sostienen en gran medida los turistas que observan a los pescadores y sus pájaros traer sus capturas.

Ahora, los cambios ambientales están haciendo que los peces sean cada vez más escasos y pequeños, poniendo en peligro el sustento de los pescadores, conocidos como ushō, y sus bandadas de cormoranes.

"Voy al río todos los días para poder sentir los cambios", dijo Adachi, basándose en casi cuatro décadas de trabajo en el río Nagara en Oze, una ciudad en la prefectura central de Gifu.

pescadores con cormoranes

Imagen: Adachi, su hijo Toichiro y su timonel Naoki Adachi navegan para pescar cormoranes en el río Nagara el 9 de septiembre.

Al atardecer, entre mayo y octubre, sube a un barco junto con un ayudante, un timonel y una decena de cormoranes atados al cuello y al cuerpo. Una canasta de llamas se balancea sobre el oscuro río, despertando al ayu de sus lugares de descanso entre las piedras de abajo. Los cormoranes los atrapan mientras se alejan, pero la correa evita que los peces más grandes bajen por las gargantas de las aves.

Se convence a los pájaros para que suelten el pescado en un cubo. Y desde un barco de observación cercano, los turistas disfrutan del espectáculo del chapoteo de las plumas y del fuego danzante.

Como es común hoy en día, el botín es pequeño. Los huéspedes de una posada tradicional de ryokan dirigida por la familia Adachi reciben comida ayu salada y asada, pero la suministra un pescadero local.

Adachi atribuye la escasez de peces al clima, que, según él, se ha vuelto más impredecible, con lluvias más intensas e inundaciones en el río que alguna vez estuvo tranquilo. Y la construcción de barreras contra inundaciones ha provocado que rocas más pequeñas y arena llenen el fondo del río, obstruyendo las rocas más grandes que forman el hábitat del ayu.

"Antes sólo había grandes rocas, pero ahora son pequeñas", afirma. "La arena y la grava han aumentado, y junto con eso los ayu también se han hecho más pequeños".

Youichiro Adachi

Imagen: Adachi, de 48 años, posa para una fotografía con uno de sus cormoranes el 9 de septiembre. Los cambios ambientales están afectando el método tradicional de pesca, lo que está provocando peces más pequeños y escasos.

Los estudios medioambientales han confirmado sus preocupaciones. Las temperaturas en el río Nagara han aumentado hasta un máximo de 30 grados centígrados, retrasando en un mes el período de desove del ayu, dijo el profesor asociado de la Universidad de Gifu, Morihiro Harada.

A los peces les gusta comer algas que crecen en piedras grandes, dijo Harada, pero esas rocas se han vuelto menos comunes después de repetidos trabajos contra inundaciones llevados a cabo por las autoridades de gestión del río.

Río abajo de Oze, los ushō de la ciudad de Gifu tienen una operación más grande y más orientada al turismo. Flotas de barcos permiten a los visitantes comer y beber mientras observan a los pescadores y las aves.

Los mismos cambios medioambientales también afectan a este negocio: las aguas turbulentas a veces desvían el rumbo de los barcos turísticos o provocan cancelaciones.

pez ayu

Imagen: Adachi muestra las marcas dejadas por sus cormoranes en un pez ayu de río, en su casa de Oze el 8 de septiembre.

Para hacer frente al creciente número de días laborales perdidos, un organismo de desarrollo económico conocido como ORGAN instaló una plataforma de observación elevada junto al río a modo de prueba, intentando recrear la experiencia del barco en veladas organizadas por aprendices de geisha y otros artistas tradicionales.

"Queríamos ofrecer una experiencia más refinada y de mayor calidad", afirmó el líder de ORGAN, Yusuke Kaba.

Ante un futuro incierto, Adachi sólo puede honrar el pasado y cuidar el presente. En su casa, reza ante los santuarios dedicados a sus antepasados ushō. Y en el patio, atiende a sus 16 pájaros, uno por uno.

Su hijo Toichiro ayuda en el barco y se está entrenando para convertirse en el próximo maestro pescador.

Toichiro quiere continuar con la tradición. Pero por ahora, el joven de 22 años pasa sus días trabajando con una computadora en un fabricante de máquinas herramienta de alta precisión, el tipo de industria que transformó la economía y la sociedad de Japón en el período de posguerra.

"Quiero que mi hijo herede mi trabajo, pero es difícil ganarse la vida", dijo Adachi. "Si ya no podemos pescar, nuestra motivación se acaba y lo que hacemos no tiene sentido".

Etiquetas: PescaCormoránJapón

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo