¿Podría aplicarse la permacultura a los cultivos marinos?

granja acuícola
La piscicultura se está convirtiendo en un gran negocio. Pero eso conlleva riesgos.

Acuicultura multitrófica integrada: cultivando juntas especies con diferentes funciones ecológicas

A medida que los peces silvestres y otras especies marinas escasean debido a la sobrepesca y crece en todo el mundo la demanda de "alimentos azules", el cultivo en el océano está creciendo rápidamente. Actualmente se cultivan ampliamente peces, algas marinas, langostinos, ostras y más. El mundo come ahora más productos del mar cultivados que capturados en la naturaleza.

Estas granjas están surgiendo a lo largo de las costas y en aguas costeras de todo el mundo. Los australianos estarán familiarizados con la industria del salmón de Tasmania, los criaderos de ostras de Nueva Gales del Sur y los criaderos de algas a lo largo de la costa sur. En Australia la acuicultura ya es más grande que la pesca. La agricultura en el mar es aclamada como una fuente vital de alimentos y biomasa esencial para reducir el daño que causamos a nuestros océanos y ayudar a alimentar a una población en crecimiento.

Pero la floreciente "economía azul" no es una panacea. Las piscifactorías pueden contaminar el agua. A menudo se talan los manglares para dar paso a las granjas de camarones. Las soluciones de hoy podrían convertirse en problemas del futuro. No podemos simplemente pasar de una forma de explotación ambiental a otra.

Existe una alternativa: la permacultura. Este enfoque ha demostrado su eficacia en la tierra como forma de combinar la agricultura con ecosistemas saludables. ¿Y si pudiera hacer lo mismo con el agua?

Mejorar la acuicultura

Muchos de los problemas más apremiantes de hoy –desde el cambio climático hasta la pérdida de biodiversidad y la contaminación– están relacionados con la forma en que producimos alimentos en la tierra [PDF]. Crear nuevas tierras de cultivo a menudo implica eliminar hábitat, destruir árboles y agregar fertilizantes y pesticidas sintéticos.

Desde que los humanos comenzaron a cultivar hace unos 12.000 años, nos hemos expandido hasta el punto en que ahora controlamos activamente alrededor del 70% de la tierra libre de hielo de la Tierra para producir alimentos, construir ciudades y muchos otros usos.

En la tierra, somos agricultores y cuidamos especies domesticadas. Pero en el mar hemos sido cazadores, buscando poblaciones salvajes. Ahora los mares van a ser cultivados. Deberíamos cultivarlos de manera que no dañen estos ecosistemas.

No podemos darnos el lujo de utilizar los mismos métodos intensivos de agricultura en los océanos que en la tierra. Dado lo enfermos que están muchos de los sistemas oceánicos del mundo debido a la sobrepesca, la proliferación de algas por sobrecarga de nutrientes y la pérdida de hábitat, no hay mucho margen de error.

acuicultura intensiva

Imagen: Es muy posible que la acuicultura se realice de forma demasiado intensiva. Shutterstock

¿Qué es la permacultura marina?

La permacultura tal como la conocemos fue desarrollada en la década de 1960 por los australianos Bill Mollison y David Holmgren. Este último es coautor de la investigación que constituye la base de este artículo.

El objetivo era simple: crear formas de agricultura que retribuyan al suelo y a los ecosistemas, utilizando herramientas como la agricultura sin labranza, plantaciones complementarias y bosques alimentarios. Durante los últimos 50 años, ha sido adoptado por agricultores de todo el mundo.

La permacultura se enmarca en torno a tres éticas (cuidado de la Tierra, cuidado de las personas y participación justa) destinadas a producir beneficios y distribuir costos de manera equitativa entre las diferentes personas y la naturaleza.

Entonces, ¿Cómo sería la permacultura de los mares? Si bien no se ha articulado completamente, muchos desarrollos recientes en la producción y gobernanza de los océanos tienen fuertes paralelos con el trabajo que los profesionales de la permacultura han estado haciendo durante décadas.

Muchos creen ahora que los sistemas de acuicultura no sólo pueden ser de bajo impacto sino también funcionar para restaurar ecosistemas perdidos o dañados. Imagínate los criaderos de ostras que lentamente recuperan los arrecifes naturales de ostras que alguna vez cubrieron las aguas costeras poco profundas, o los criaderos de camarones rodeados de manglares que vuelven a crecer para proteger la costa de la erosión.

Existen fuertes paralelismos entre el enfoque de circuito cerrado adoptado por la permacultura en tierra y un enfoque emergente de cultivo marino llamado acuicultura multitrófica integrada. Aquí se cultivan juntas especies con diferentes funciones ecológicas, lo que produce más alimentos en la granja y fortalece los servicios ecosistémicos naturales.

En estos sistemas, los desechos de alimentos de los consumidores son reciclados por algas y mariscos, que a su vez proporcionan alimento y hábitat a las especies de peces de cultivo. Si están bien diseñados, estos beneficios fluyen desde la granja.

La influencia de la permacultura también es evidente en el diseño y la biomímesis inspirados en la naturaleza, utilizando formas naturales para darle un impulso a la naturaleza. El trabajo australiano aquí incluye esfuerzos para restaurar arrecifes rocosos mediante la creación de estructuras con los rincones que necesitan las pequeñas criaturas marinas.

piscicultura

Imagen: La piscicultura se está convirtiendo en un gran negocio. Pero eso conlleva riesgos. Marius Dobilas/Shutterstock

Desde las bases

En la actualidad, un puñado de corporaciones tienen niveles desproporcionadamente altos de control sobre la pesca y la acuicultura. En parte, esto se debe a que los superarrastreros, los buques nodriza y las grandes piscifactorías de aguas azules son caros.

Si, en cambio, adoptáramos un enfoque de permacultura marina para la economía azul, buscaríamos devolver el poder a las personas que viven y trabajan en la orilla del agua, una permacultura equivalente a la pesca artesanal.

Un enfoque localizado de la acuicultura tiene beneficios reales. Los individuos y las comunidades podrían desarrollar sus propias versiones de permacultura marina que funcionen en su área, adoptando soluciones de diseño utilizadas en otros lugares o simplemente haciendo retoques y pruebas.

Si algo no funciona o está generando consecuencias continuas, las personas pueden ver lo que está sucediendo y responder rápidamente.

Es menos probable que las granjas marinas a pequeña escala causen daños y también deberían aumentar la resiliencia invirtiendo en beneficios sociales y ambientales locales.

¿Cómo hacemos esto una realidad?

Por su parte, los gobiernos pueden ayudar creando marcos de trabajo de políticas que alienten a los pequeños productores, especialmente aquellos capaces de demostrar resultados sociales y ecológicos positivos.

Los gobiernos tienen un papel esencial en la creación de planes espaciales integrales para guiar la acuicultura en un área o región. Esto es importante, ya que elimina la incertidumbre y evita conflictos entre diferentes usos.

Los investigadores pueden ayudar desarrollando medidas de éxito y probando nuevas técnicas para ayudar a guiar a las nuevas comunidades que se formarán para cultivar el mar.

Durante el último medio siglo, la permacultura en la tierra se ha convertido en un movimiento diverso que desafía la sabiduría convencional sobre cómo producir alimentos.

Necesitaremos esa misma intensa energía creativa para hacer realidad la permacultura marina. Es completamente posible diseñar paisajes marinos productores de alimentos que devuelvan al mar y también tomen de él, al tiempo que hacen posible que florezcan los pequeños agricultores marinos.

Este artículo está escrito por Scott Spillias, investigador postdoctoral del CSIRO, y se republica desde The Conversation. Lee el artículo original en inglés: Permaculture showed us how to farm the land more gently. Can we do the same as we farm the sea?

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo