updated 9:06 AM CEST, Jun 19, 2018

Estábamos equivocados: A los peces viejos no les gusta nadar profundo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

peces viejos no nadan profundo

La explotación impulsa una profundización ontogenética en los peces marinos

Entre el cambio climático antrópico y la sobrepesca, estamos destruyendo las poblaciones de peces de todo el planeta

A nuestros amigos que nadan en el océano les gusta ir a aguas más profundas a medida que envejecen, o al menos eso pensábamos. Una nueva investigación reveló que este proceso, que consideramos un elemento natural de los ciclos de desarrollo de los peces, en realidad es causado por la actividad humana.

Los peces más viejos tienden a vivir en aguas más profundas que los miembros más jóvenes de la misma especie. Este fenómeno es conocido en biología como la Ley de Heincke, desarrollada durante los años 1900 a partir de observaciones de la solla del Mar del Norte y otras especies en el Atlántico como el bacalao, el eglefino, el abadejo y algunos peces planos.

Crece, muévete hacia abajo

Como es ampliamente visto en todo tipo de especies de peces, los biólogos supusieron que es algo que hacen naturalmente como parte de su ciclo de vida; en otras palabras, que este comportamiento es ontogénico por naturaleza.

Sin embargo, la ley de Heincke ha comenzado a mostrar grietas en años posteriores. Varios estudios (por ejemplo, L. Schumacher et al., 2017) han cuestionado el presunto vínculo entre la edad y la profundidad habitual. Un nuevo documento publicado por un equipo de investigadores canadienses propone que está en juego un factor diferente (y más preocupante): nosotros.

Su teoría es que todos los peces grandes se encuentran en aguas más profundas porque pescamos a cualquiera que se atreva a permanecer en aguas poco profundas.

En el pasado fueron propuestas varias ideas en un intento de explicar la ley de Heincke. Los peces más viejos se deslizan hacia aguas más frías y más profundas, donde las demandas metabólicas más bajas les permiten vivir más tiempo, dijo una. Otra, que a todos los peces les gusta vivir en aguas poco profundas, pero la competencia empuja a los miembros más viejos fuera de este territorio principal. O, viniendo de la otra dirección, que todos los peces realmente aman las aguas profundas, pero los juveniles nadan hasta la superficie en un esfuerzo por protegerse de los agresivos adultos que se encuentran abajo.

No satisfecho con ninguna de estas explicaciones, el equipo, integrado por miembros del Instituto de Oceanografía Bedford en Dartmouth y la Universidad de Queen, Kingston, se propuso investigar. Empezaron por reevaluar conjuntos de datos de poblaciones de bacalao en la Plataforma Oriental de Scotia (cerca de la costa de Nueva Escocia) de 1970 a 1989.

La correlación no implica causalidad

edad y tamaño de pecesEllos seleccionaron esta especie y período porque la pesca del bacalao ha sido tradicionalmente una industria importante en Canadá. Pero, frente a la caída libre de las poblaciones, el país impuso en 1993 una moratoria sobre la pesca de bacalao que todavía está vigente hasta el día de hoy.

A primera vista, los registros parecen respaldar la opinión de Heincke: a lo largo de los años cubiertos en el conjunto de datos, se encontraron bacalaos más grandes en aguas más frías y profundas. Sin embargo, el equipo ejecutó simulaciones informáticas vinculando la profundidad de captura y la masa de peces con las tasas de mortalidad inducidas por la pesca. Cuando estas simulaciones se alimentaron con tasas de pesca tomadas del conjunto de datos, los resultados fueron consistentes con la forma en que hemos visto la evolución de las poblaciones y la distribución de peces.

Cuando se incrementaron las tasas de mortalidad inducida por la pesca, los peces más grandes fueron progresivamente empujados más profundo. Cuando las tasas de pesca se establecieron en cero, no hubo distribución relacionada con la edad en diferentes profundidades, informa el equipo.

Las observaciones de la vida real otorgan mayor peso a los hallazgos. Debido a la moratoria de Canadá, no se realizó pesca de bacalao en el área investigada entre 2006 y 2010. El equipo observa que durante esta época se encontraron bacalaos de todos los tamaños y edades viviendo juntos en aguas poco profundas, lo que acredita el hecho de que los peces más viejos no se pescaban fuera del agua.

Los océanos albergan algunos de los ecosistemas más grandes y complejos del planeta, y los sustentan en la tierra. Los resultados muestran la increíble presión que estamos ejerciendo sobre estos sistemas y generan inquietudes sobre el daño que estamos infligiendo.

También vale la pena señalar que, entre el cambio climático antrópico y la sobrepesca, estamos destruyendo las poblaciones de peces de todo el planeta. El problema se agrava aún más por la contaminación.

El documento "Exploitation drives an ontogenetic-like deepening in marine fish" ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar