El calentamiento de los océanos está agotando las reservas mundiales de peces

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

lonja de pescado

Los océanos se calientan a una velocidad mucho mayor que la atmósfera

El calentamiento y la acidificación de los océanos amenazan a las especies marinas en todo el mundo. Los efectos del calentamiento global son de gran alcance, y nuestros alimentos no son una excepción.

Según un nuevo estudio, entre 1930 y 2010 la subida de las temperaturas redujo en un 4,1% la cantidad de peces transportados desde el océano, sin tener en cuenta la sobrepesca, que sigue siendo la principal amenaza para las poblaciones de peces.

Según investigadores de la Universidad de Rutgers, la disminución del 4,1% en el stock de peces atribuido directamente al calentamiento global es equivalente a 1.3 millones de toneladas métricas de pescado.

"Las poblaciones de peces no pueden tolerar tanto calentamiento. Es probable que muchas de las especies que hasta el momento se han beneficiado del calentamiento comiencen a disminuir a medida que sigan subiendo las temperaturas", dijo el autor principal, el Dr. Olaf Jensen, de la Universidad de Rutgers.

Hasta 56 millones de personas que viven en países costeros e insulares dependen del pescado para mantener sus medios de vida. De acuerdo con las Naciones Unidas, los peces representan en todo el mundo el 17% de nuestra ingesta de proteínas.

eglefino del Mar del NorteLos océanos se ven afectados de manera desproporcionada por el calentamiento global porque actúan como sumideros de carbono y de calor. Alrededor de una cuarta parte de todo el CO2 que los humanos emitimos a la atmósfera es absorbido por los océanos, lo que aumenta su acidez, provocando el blanqueamiento de los corales.

Sin embargo, los océanos absorben más del 90% del calor atrapado por el CO2 en la atmósfera, aproximadamente 150 veces la energía que los humanos producen anualmente como electricidad. De ello se deduce que los océanos se calientan a una velocidad mucho mayor que la atmósfera.

Además de dañar la vida marina, las temperaturas más altas también aumentan el nivel del mar, comprometen la infraestructura costera y perturban los sistemas climáticos globales al intensificar las tormentas, las fuertes lluvias y las olas de calor marino.

Algunas regiones han sido más afectadas que otras. Según los autores del nuevo estudio publicado en la revista Science, los ecosistemas en el Océano Atlántico nororiental y el mar de Japón han visto cómo en las últimas ocho décadas disminuyen las poblaciones de peces hasta en un 35% debido al calentamiento de las aguas.

Mientras tanto, algunas regiones han visto un aumento en las capturas a medida que la subida de las temperaturas han aumentado el rango de varias especies, como la lubina negra frente a la costa atlántica de los Estados Unidos. Sin embargo, el efecto neto es una disminución en la captura global de peces en todo el mundo.

lubina negra

Los científicos combinaron datos globales sobre pesquerías con mapas de temperatura del océano para estimar los cambios impulsados por la temperatura en la captura sostenible (conocido como el rendimiento máximo sostenible) desde 1930 hasta 2010. Su análisis cubrió alrededor de un tercio de la captura mundial informada, y la pérdida de especies superó a los ganadores a medida que los océanos se calentaron.

Las mayores pérdidas se produjeron en las regiones del Mar de Japón, el Mar del Norte, la Costa Ibérica, la Corriente de Kuroshio y la Plataforma Celtic-Vizcaya. Las mayores ganancias se produjeron en las regiones de Labrador-Terranova, Mar Báltico, Océano Índico y Noreste de los Estados Unidos.

Como en la superficie, el calentamiento del océano no es uniforme, por lo que algunas regiones son más calientes que otras. Los peces son muy sensibles a las temperaturas y migrarán en grandes cantidades hacia sus temperaturas preferidas, es decir, si el calor o los alimentos de los que dependen no los mata primero.

Los autores advierten que si el mundo no toma medidas urgentes para reducir las emisiones de carbono, las temperaturas oceánicas podrían subir a finales de siglo hasta en 3,2°C.

"Recomendamos que los administradores de pesquerías eliminen la sobrepesca, reconstruyan las pesquerías y tengan en cuenta el cambio climático en las decisiones de manejo de pesquerías. Los formuladores de políticas pueden prepararse para las disparidades regionales en las capturas de peces mediante el establecimiento de acuerdos comerciales y asociaciones para compartir los productos del mar entre las regiones ganadoras y perdedoras", dijo el Dr. Chris Free, científico de la Universidad de California en Santa Bárbara que dirigió la investigación.

Artículo científico: Impacts of historical warming on marine fisheries production

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar