Las pesquerías del mundo están increíblemente entrelazadas gracias a las larvas de los peces

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

flota pesquera

Nuevo estudio subraya la necesidad de una cooperación global en la gestión de stocks

Normalmente las pesquerías marinas son manejadas individualmente por cada nación. Pero los peces en esas poblaciones a menudo se originan en otros lugares, de acuerdo con una simulación por computadora de cómo se desplazan los huevos y las larvas de cientos de especies de peces por las corrientes oceánicas de todo el mundo.

Ese hallazgo significa que muchas naciones con economías que dependen de la pesca deben depender de otros países para mantener importantes zonas de desove. Según informan los investigadores en el número de Science del 21 de junio, los resultados de la simulación resaltan la importancia de la cooperación internacional para sostener las pesquerías que proporcionan alimentos y medios de vida a millones de personas.

El oceanógrafo Nandini Ramesh de la Universidad de California, Berkeley y sus colegas simularon las corrientes oceánicas que transportan los huevos y larvas de más de 700 especies de peces capturados comercialmente en 249 caladeros nacionales. Más del 90 por ciento de los peces del mundo se capturan dentro de estos territorios marinos, que se extienden a unos cientos de kilómetros de las costas de las naciones costeras. La simulación analizó cuándo y dónde ponen huevos las diferentes especies, así como las velocidades y direcciones de las corrientes oceánicas durante todo el año.

Los investigadores encontraron que una vasta red de flujos larvales conecta la pesca en todo el mundo. En 114 territorios nacionales, al menos 1.000 toneladas de captura por año se originan en otros lugares. Muchos países, desde Indonesia hasta Noruega y México, capturan cientos de miles de toneladas de peces nacidos fuera de sus jurisdicciones. Para Rusia y Corea del Sur, esa captura supera el millón de toneladas.

Los principales centros de desove de países como Brasil, Barbados y Kiribati alimentan larvas en muchos otros territorios de la red pesquera mundial. Según Ramesh y sus colegas, el daño a tales importantes áreas de desove, por sobrepesca, contaminación u otros cambios ambientales, podría reducir significativamente las reservas de peces para otras naciones. Por otro lado, una buena gestión pesquera por parte de una nación puede aumentar las poblaciones de peces en otros lugares.

Esta investigación atrae la atención a un "proceso invisible a menudo descuidado, pero esencial" de cómo pueblan los peces los océanos, dice Andrew Kough, ecólogo marino del Acuario Shedd en Chicago, que no participó en el trabajo.

La simulación no tiene en cuenta otros factores que podrían afectar las conexiones entre las pesquerías, como el movimiento de peces adultos. Sin embargo, obtener este "sentido general para la conexión global de nuestras costas, con respecto a la pesca, es súper ambicioso", dice James Watson, un científico marino de la Universidad Estatal de Oregón en Corvallis, que no participó en el trabajo.

Según el reciente valor de mercado de las especies estudiadas, cada año se capturan más de 10 mil millones de dólares en peces de todo el mundo fuera del territorio donde se los engendró, estiman Ramesh y sus colegas. Los investigadores también identificaron naciones que dependen en gran medida de las pesquerías suministradas por otras regiones para la seguridad alimentaria, el empleo y los ingresos, y señalaron que esos países podrían verse particularmente afectados si se cortaran las entradas de larvas de otros lugares de desove.

Los riesgos económicos son más altos en los trópicos. Las acosadas especies mantienen cerca de un tercio del empleo en las naciones caribeñas de Guyana y Suriname, y el 22 por ciento en el archipiélago de África oriental de Comoras. En general, las naciones con los riesgos socioeconómicos más graves se encontraban en el Caribe, África Occidental, Europa del Norte y Oceanía.

"Ahora tenemos un mapa de cómo se interconectan las pesquerías del mundo y dónde se necesita la cooperación internacional con mayor urgencia para conservar un recurso natural del que dependen cientos de millones de personas", dijo la coautora Kimberly Oremus, profesora asistente en la School of Marine Science and Policy de la Universidad de Delaware.

Artículo científico: The small world of global marine fisheries: The cross-boundary consequences of larval dispersal

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar