¿Comer erizos de mar podría ayudar a revivir los bosques de algas marinas?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

páramo de erizos de mar

Una empresa noruega de "cría en granjas de erizos" quiere recoger los equinodermos de la naturaleza, engordarlos y venderlos en restaurantes

Los guionistas de películas B difícilmente podrían haber producido una historia más fantástica: el mundo se convierte en polvo cuando un ejército de pequeños invasores con forma de alfiletero toma el control muy lentamente. Devoran todo lo que se encuentra en su camino, luego viven durante décadas sin comer. El ecosistema colapsa y, mientras la humanidad se desespera, algunos brillantes científicos traman un plan para salvarlo.

Pero los hechos pueden ser tan extraños como la ciencia ficción y esta alocada trama se está desarrollando en todo el mundo a medida que proliferan los erizos de mar. En lugares como Tasmania, Japón, Noruega, Canadá y California, los erizos están eliminado las algas, incluidas las algas gigantes. En los sombríos ambientes que quedan, a veces casi sin vida, el fondo marino está alfombrado con erizos. Y, aunque prefieren los pastos marinos, los erizos recurrirán a roer las algas coralinas incrustadas en muchas rocas submarinas, vaciando conchas de abulón e incluso canibalizándose entre sí si no hay nada mejor para comer.

Estos páramos de erizos pueden durar décadas. Cerca de Hokkaido, Japón, los páramos han persistido durante 80 años y seguimos contando. En las Islas Aleutianas de Alaska, han durado más de 25. A menos que sea interrumpido por una potente perturbación ambiental, como un brote de enfermedad o la aparición de un depredador, los páramos de erizo no volverán a un sistema dominado por algas marinas.

En la costa de California, donde la concentración de erizos morados ha aumentado de 60 a 100 veces desde que comenzó su aparición alrededor de 2014, los buzos locales, ecologistas y empresarios esperan evitar un futuro tan sombrío. Su plan es desarrollar una nueva pesquería para la superplobación de erizos, que suman decenas de millones, convirtiendo un flagelo en una oportunidad mientras crean claros en los páramos donde los algas pueden tener la oportunidad de volver a crecer.

Los erizos de mar, o más específicamente sus gónadas, que se comercializan como uni, son un manjar muy apreciado. Pero los erizos que viven en ambientes áridos tienen poco para comer, por lo que sus entrañas, incluidas sus preciadas gónadas doradas, están marchitas y no tienen valor comercial.

plato de uni

Históricamente, los buzos comerciales de erizos en el noreste del Pacífico han pasado por alto a los erizos morados debido a su pequeño tamaño, prefiriendo los erizos rojos mucho más grandes. Pero incluso los erizos rojos son inútiles comercialmente por el flagelo de los erizos púrpura, lo que detuvo la pesquería que alguna vez fue lucrativa.

Sin embargo, una pequeña empresa noruega llamada Urchinomics tiene un plan para restaurar los perdidos bosques de algas marinas y devolverles la vida a los buzos recolectores de erizos. Su empresa consiste en recolectar grandes cantidades de erizos morados de áreas invadidas, engordarlos en tanques y luego venderlos en restaurantes. A este proceso lo llaman cría de erizos.

Urchinomics, que se abrió hace varios años, está poniendo actualmente a prueba una operación de cría en gran escala en Japón y cuenta con instalaciones de investigación en Noruega y en ambas costas de Canadá. Ahora están realizando en California pruebas de laboratorio con científicos.

En la Universidad Estatal de San Diego, Renee Angwin, gerente de la escuela Coastal and Marine Institute Laboratory, está ayudando a criar a los erizos de los páramos. Ella los alimenta con pellets de algas secas y observa cómo los animales se recuperan rápidamente de un estado de hambre a una condición comercializable. Según Angwin, las gónadas encogidas y sin valor tardan alrededor de dos meses en convertirse en gruesas placas de uni del tamaño de un meñique.

"Estamos dejando que la naturaleza haga todo el trabajo: la naturaleza los está haciendo crecer al tamaño del mercado y luego mejoramos lo que ya ha hecho la naturaleza", dice Angwin.

Denise MacDonald, directora de marketing global de Urchinomics, dice que el plan de la empresa es crear un mercado local de comidas especializadas en el erizo púrpura, inspirado en la venta de ostras. Ella describe una experiencia en la que "el comesal abrirá el erizo, lo limpiará y obtendrá su erizo con las huevas adentro", maduro y listo para una llovizna de jugo de lima o salsa de soja. Uni es un alimento rico en sabores y MacDonald dice que tres erizos morados son suficientes para una mesa de cinco personas.

Debido a que comer uni es una experiencia gastronómica de alta gama, el mercado para el erizo será pequeño. Es difícil imaginar el delicado ritmo de la comida gourmet deshaciendo la toma de control medioambiental de las criaturas.

"No puedo imaginar en este momento este programa restaurando completamente las millas y millas de erizos estériles a lo largo de la costa norte [de California]", dice Kyle Cavanaugh, un geógrafo de la Universidad de California, Santa Bárbara.

Después de todo, los páramos de erizo son tenazmente persistentes. Los erizos de mar pueden vivir durante décadas sin alimentos sólidos, y los arruinados paisajes submarinos que crean son igual de duraderos.

"Los erizos pueden persistir en este estado de hambre durante mucho tiempo", dice Cavanaugh.

Craig Johnson, que estudia los páramos de erizo en la Universidad de Tasmania en Australia, es marginalmente optimista sobre el plan de Urchinomics. Él cree que hay suficiente demanda de uni, principalmente en Japón, para apoyar una industria de cría de erizos de color púrpura. De hecho, proporcionar suficiente uni para saciar el mercado es un problema continuo, dice. Dado que se han agotado muchas pesquerías de erizos salvajes, esto hace que los erizos morados de California sean un nuevo recurso potencialmente valioso.

Pero para restaurar los bosques de algas marinas, los esfuerzos de Urchinomics deben ser agresivos y minuciosos.

El problema, dice Johnson, es que si bien convertir un próspero bosque de algas marinas en un estéril páramo de erizos requiere una gran incursión de erizos, solo se necesita un número relativamente pequeño de erizos para mantenerlo estéril a perpetuidad. Eso significa que los erizos deban erradicarse casi por completo para que un páramo regrese a un saludable estado y lleno de algas marinas.

"La clave", dice Johnson, "es que deberán eliminar alrededor del 90 por ciento (y posiblemente más) de los erizos para ver la recuperación de las algas".

Por ahora, queda por ver si los buzos pueden cosechar erizos de manera tan eficiente y exhaustiva que puedan ayudar a restaurar las camas de algas marinas sin dejar de obtener ganancias.

"Puede que no sea económicamente viable limpiar esos últimos animales", agrega.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar