La costumbre de comer mariscos en meses con la letra 'R' viene de muy antiguo

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

ostras y estrella de mar

Las prácticas de cosecha sostenibles de hace 4.000 años todavía dan forma a cómo se comen hoy los mariscos

Un estudio encuentra que la costumbre de comer ostras salvajes solo en meses con la letra "r" parece haberse seguido durante al menos 4.000 años.

El estudio se centró en un gran anillo de conchas, esencialmente un vertedero de desechos de mariscos, en la costa de Georgia, analizando cómo los antiguos habitantes del sitio limitaban su cosecha de ostras a los meses que no eran de verano.

Hoy, tales prácticas están destinadas a proteger a las personas de las ostras poco atractivas y la intoxicación alimentaria. El equipo midió los caracoles parásitos en las ostras para determinar cuándo fueron cosechados por los locales.

Comida de temporada

anillo de antiguas ostras"La gente ha estado debatiendo el propósito de estos anillos de concha durante mucho tiempo", dijo Cannarozzi, autora principal del estudio y gerente de la colección de arqueología ambiental del Museo de Florida.

"¿Eran montones de desperdicios de comida de todos los días? ¿Fiestas comunales temporales? ¿O tal vez una combinación? Comprender la estacionalidad de los anillos arroja nueva luz sobre su función".

Los caracoles conocidos como odostomos impresos (Boonea impressa), son parásitos comunes de las ostras. Estos pequeños caracoles se anclan en una concha e insertan un lápiz con forma de aguja para alimentarse del interior de los moluscos. Debido a que el caracol tiene un ciclo de vida predecible de 12 meses, su duración al momento de la muerte ofrece una estimación confiable de cuándo murió la ostra anfitrión, explica el equipo.

El equipo analizó las ostras y los caracoles de un anillo de conchas de 4.300 años de antigüedad y 70 metros de ancho de la isla, comparándolos con ostras y caracoles vivos. Descubrieron que las antiguas ostras se cosechaban principalmente a fines del otoño, invierno y primavera. Los autores dicen que esto apunta a que las poblaciones humanas disminuyen o migran por completo en el verano.

caracol parásito Boonea impressa

Es posible que este sea uno de los primeros ejemplos de cosecha sostenible, dijo Cannarozzi. En el área del estudio, las ostras desovan de mayo a octubre. Es posible que no cosecharlos en el verano les permita a las ostras reponer sus números y evitar la sobreexplotación.

El equipo dice que su enfoque es muy rentable y puede usarse junto con otros métodos para fechar especímenes de conchas en sitios arqueológicos. El mapeo de la historia de las ostras en un área en particular puede ayudarnos a comprender la salud de los más amplios ecosistemas costeros de los que formaron parte.

investigación del anillo de ostras"Es importante observar cómo las ostras han vivido en su entorno a lo largo del tiempo, especialmente porque están en declive en todo el mundo", agrega Cannarozzi. "Este tipo de datos nos puede dar buena información sobre su ecología, cómo interactúan con ellas otros organismos, la salud de las poblaciones de ostras y, en una escala mayor, la salud de los ecosistemas costeros".

"Las personas han afectado las distribuciones, los ciclos de vida y la cantidad de organismos a lo largo del tiempo", dijo Cannarozzi. "Comprender cómo interactuaron e influyeron en el pasado las personas en su medio ambiente puede informar nuestros esfuerzos de conservación hoy".

En preparación para la temporada de desove, las ostras comienzan a convertir el glucógeno (es decir, las reservas de grasa) en esperma y óvulos, haciéndolos "blandos y de calidad", según Rowan Jacobsen, autor de A Geography of Oysters. Las aguas más cálidas también tienden a transportar más bacterias y algas, lo que puede provocar intoxicación por alimentos o mariscos.

Hoy en día es bastante seguro comer ostras en cualquier momento del año debido a las prácticas de cultivo de ostras, refrigeración y seguridad alimentaria. Sin embargo, para las ostras recién capturadas, me quedaría con la sabiduría popular.

El artículo "Seasonal oyster harvesting recorded in a Late Archaic period shell ring" ha sido publicado en la revista PLOS ONE.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar