El origen de los 'barcos fantasma' de Corea del Norte

barco fantasma de Corea del Norte

La vasta flota pesquera de China se ha trasladado a las aguas de otras naciones, agotando las poblaciones de peces

Un artículo de Ian Urbina (*)

Durante años, nadie supo por qué docenas de maltrechos "barcos fantasma" de madera, a menudo junto con los cadáveres de pescadores norcoreanos cuyos hambrientos cuerpos se redujeron a esqueletos, se arrastraban rutinariamente a la costa a lo largo de la costa de Japón.

Sin embargo, una reciente investigación que hice para NBC News, basada en nuevos datos satelitales, ha revelado lo que los investigadores marinos dicen ahora que es la explicación más probable: China está enviando una armada previamente invisible de barcos industriales para pescar ilegalmente en aguas de Corea del Norte, lo que obliga a Corea del Norte a abandonar los barcos más pequeños, resultando en una disminución de más del 70 por ciento en las poblaciones de calamar, que alguna vez fueron abundantes.

Los pescadores norcoreanos que aparecieron en Japón aparentemente se aventuraron demasiado lejos de la costa en una vana búsqueda de calamares y perecieron.

Los barcos chinos, más de 700 de ellos el año pasado, parecen estar violando las sanciones de las Naciones Unidas que prohíben la pesca extranjera en aguas de Corea del Norte. Las sanciones, impuestas en 2017 en respuesta a las pruebas nucleares del país, tenían como objetivo castigar a Corea del Norte al no permitirle vender derechos de pesca en sus aguas a cambio de valiosas divisas.

Las nuevas revelaciones arrojan nueva luz sobre la terrible falta de gobernanza de los océanos del mundo y plantean espinosas preguntas sobre las consecuencias del papel cada vez mayor de China en el mar y cómo está conectado con las aspiraciones geopolíticas de la nación.

Las estimaciones del tamaño total de la flota pesquera mundial de China varían ampliamente. Según algunos cálculos, China tiene entre 200.000 y 800.000 barcos de pesca, lo que representa casi la mitad de la actividad pesquera mundial. El gobierno chino dice que su flota pesquera en aguas lejanas, o los barcos que viajan lejos de la costa de China, asciende aproximadamente a 2.600, pero otras investigaciones, como este estudio del Overseas Development Institute (ODI), acerca este número a 17.000, siendo muchos de estos barcos invisibles como los que descubrieron los datos satelitales en aguas de Corea del Norte. En comparación, la flota pesquera de aguas distantes de los Estados Unidos tiene menos de 300 embarcaciones.

barco de calamar de Corea del Sur

China no solo es el mayor exportador de productos del mar del mundo, la población del país también representa más de un tercio de todo el consumo de pescado en todo el mundo. Habiendo agotado los mares cercanos a casa, en los últimos años la flota pesquera china ha estado navegando más lejos para explotar las aguas de otros países, incluidas las de África occidental y América Latina, donde la aplicación de la ley tiende a ser más débil ya que los gobiernos locales carecen de los recursos o la inclinación para vigilar sus aguas. La mayoría de los barcos chinos de aguas distantes son tan grandes que recogen tantos peces en una semana como los barcos locales de Senegal o México podrían capturar en un año.

Muchos de los barcos chinos que peinan las aguas latinoamericanas tienen como objetivo peces forrajeros, que se muelen para convertirlos en harina de pescado, un suplemento granulado rico en proteínas con que se alimenta a los peces de acuicultura. La flota china también se ha centrado en el camarón y el pez totoaba, ahora en peligro de extinción, que es muy apreciado en Asia por las supuestas propiedades medicinales de sus vejigas, que pueden venderse por entre 1.400 y 4.000 dólares cada una.

En ningún lugar del mar, China es más dominante que en la pesca del calamar, ya que la flota del país representa entre el 50 y el 70 por ciento de los calamares capturados en aguas internacionales, controlando efectivamente el suministro mundial de los populares mariscos. Al menos la mitad del calamar desembarcado por pescadores chinos extraídos de alta mar se exporta a Europa, norte de Asia y Estados Unidos.

Para capturar calamares, los chinos suelen utilizar redes de arrastre tendidas entre dos embarcaciones, una práctica ampliamente criticada por los conservacionistas porque da como resultado la muerte inadvertida y derrochadora de muchos peces. Los críticos también acusan a China de mantener calamares de alta calidad para el consumo interno y de exportar productos de menor calidad a precios más altos.

Además, dicen los críticos, China acosa a los barcos de otros países en los principales criaderos de calamar y está en posición de influir en las negociaciones internacionales sobre la conservación y distribución de los recursos mundiales de calamar para sus propios intereses.

La flota pesquera global de China no se convirtió en un moderno gigante por sí sola. El gobierno ha subsidiado fuertemente a la industria, gastando miles de millones de yuanes al año. Los barcos chinos pueden viajar hasta ahora en parte debido a que los subsidios al combustible diesel se multiplicaron por diez entre 2006 y 2011 (Beijing dejó de publicar estadísticas después de 2011, según un estudio de Greenpeace).

Durante más de una década, el gobierno chino ha ayudado a pagar la construcción de arrastreros con casco de acero más grandes y avanzados, incluso enviando barcos médicos a los caladeros para permitir que la flota permanezca más tiempo en el mar. El gobierno chino sufraga a la flota de calamar, en particular, proporcionándole un pronóstico informativo de dónde encontrar las poblaciones de calamar más lucrativas, utilizando datos obtenidos de satélites y buques de investigación.

barco pesquero chino de calamar

Por sí sola, la pesca de calamar en aguas distantes es un negocio que pierde dinero, según una investigación de Enric Sala, fundador y líder del proyecto Pristine Seas de la National Geographic Society. El precio de venta del calamar normalmente no se acerca a cubrir el costo del combustible necesario para pescar, encontró Sala.

Sin embargo, China no es el peor infractor en lo que respecta a esos subsidios que, según los conservacionistas, junto con la capacidad excesiva de los barcos pesqueros y la pesca ilegal, es una de las principales razones por las que los océanos se están quedando rápidamente sin peces. Los países que otorgan los mayores subsidios a sus flotas pesqueras de alta mar son Japón (20 por ciento de los subsidios globales) y España (14 por ciento), seguidos de China, Corea del Sur y Estados Unidos, según la investigación de Sala.

Más recientemente, el gobierno chino dejó de pedir una expansión de su flota pesquera en aguas lejanas y lanzó un plan quinquenal en 2017 que restringe el número total de barcos de pesca en alta mar a menos de 3.000 para 2021. Daniel Pauly, biólogo marino e investigador principal del Proyecto Sea Around Us en la Universidad de Columbia Británica, dijo que cree que el gobierno chino se toma en serio el deseo de restringir su flota de aguas distantes. "Si pueden hacer cumplir las restricciones planificadas en su flota es otra cuestión", añadió.

Sin embargo, han sido lentos otros intentos de controlar la flota pesquera de China. Es difícil imponer reformas y vigilarlas en parte porque las leyes son laxas, gran parte de la mano de obra de los buques es analfabeta, muchos buques no tienen licencia o carecen de nombres únicos o de los números de identificación necesarios para el seguimiento, y las instituciones de investigación pesquera del país a menudo se niegan a estandarizar o compartir información a nivel nacional o en el extranjero.

barco pesquero chino de calamar con bandera de Corea del Sur

Sin embargo, en el actual tamaño y la ambición de la flota pesquera de China hay algo más que mariscos en juego. En el contexto de las aspiraciones geopolíticas más amplias de China, los pescadores comerciales del país a menudo sirven de facto como personal paramilitar cuyas actividades el gobierno chino puede enmarcar como acciones privadas. Bajo una apariencia civil, esta armada aparentemente privada ayuda a afirmar la dominación territorial, especialmente rechazando a los pescadores o gobiernos que desafían los reclamos de soberanía de China que abarcan casi todo el Mar de China Meridional.

"Lo que China está haciendo es ponerse ambas manos detrás de la espalda y usar su gran barriga para empujarte hacia afuera, para desafiarte a golpear primero", dijo Huang Jing, ex director del Centro sobre Asia y Globalización de la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew en Singapur.

Los barcos de pesca chinos son notoriamente agresivos y, a menudo, son acompañados, incluso en alta mar o en aguas nacionales de otros países, por barcos armados de la Guardia Costera china. Mientras informaba en el mar, mi fotógrafo y yo filmamos 10 barcos de calamar chinos ilegales que cruzaban las aguas de Corea del Norte. Nuestro equipo de informes se vio obligado a desviar su curso para evitar una peligrosa colisión después que uno de los capitanes de pesca chinos se desviara repentinamente hacia el barco del equipo, acercándose a 10 metros, probablemente con la intención de protegerse del barco.

pinchos de calamar

China también ha buscado extender su alcance marítimo a través de medios más tradicionales. El gobierno, por ejemplo, ha expandido su fuerza naval más rápido que cualquier otro país, con al menos tres flotas navales de barcos que se cree que están en construcción, mientras que también ha enviado al menos una docena de buques de investigación avanzada que buscan minerales, petróleo y otros recursos naturales.

Pero la presencia de aguas azules más agresiva y ubicua a nivel mundial es la flota pesquera de China. Los analistas militares occidentales suelen considerar estos buques como una "milicia civil" de vanguardia que funciona como “una fuerza no uniformada, no profesional sin la formación adecuada y fuera de los marcos del derecho marítimo internacional, las reglas militares de enfrentamiento, o los mecanismos multilaterales establecidos para prevenir incidentes inseguros en el mar", como escribió recientemente Greg Poling en Foreign Policy.

En ningún lugar la flota pesquera de China es más omnipresente que en el Mar de China Meridional, que se encuentra entre las regiones más disputadas del mundo, con reclamos históricos, territoriales e incluso morales en competencia de China, Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunei, Taiwán e Indonesia. Aparte de los derechos de pesca, los intereses en estas aguas provienen de un enmarañado pantano de orgullo nacional, lucrativos depósitos submarinos de petróleo y gas y un deseo político de controlar una región a través de la cual fluye un tercio del comercio marítimo mundial.

En el Mar del Sur de China, las islas Spratly han atraído la mayor parte de la atención, ya que el gobierno chino ha construido en estas aguas islas artificiales en arrecifes y bancos de arena, militarizándolas con pistas de aterrizaje, puertos e instalaciones de radar. Los barcos pesqueros chinos refuerzan el esfuerzo invadiendo la zona, abarrotando e intimidando a los posibles competidores, como lo hicieron en 2018, y de repente enviaron más de 90 barcos pesqueros para echar anclas a varias millas de la isla Thitu, controlada por Filipinas, inmediatamente después de que el gobierno filipino comenzara a realizar modestas mejoras en la infraestructura de la isla.

mapa del Mar de Sur de China

Al justificar sus derechos sobre la región, Pekín suele presentar el argumento de la "línea de nueve guiones o de los nueve puntos", que se basa en mapas de caladeros históricos que presentan una línea formada por nueve trazos que abarcan la mayor parte del Mar de China Meridional como perteneciente a China. En parte porque China ignora la mayoría de las críticas, y en parte porque China es económica y por lo demás dominante en el escenario global, existe una tendencia en los medios occidentales a culpar a China por muchas de las mismas acciones de las que Estados Unidos y Europa han sido culpables - en el pasado o en el presente. Y aunque definir lo que es verdadero o justo en el Mar de China Meridional puede no ser más fácil de lo que ha demostrado ser en lugares como el Oriente Medio, la mayoría de los estudiosos legales e historiadores dicen que el argumento de la línea de nueve guiones no tiene base en el derecho internacional, y se consideró inválido en un fallo de un tribunal internacional de 2016.

Los enfrentamientos por zonas de pesca que involucran a los chinos no se limitan al Mar de China Meridional. Japón y China están en desacuerdo por las islas Senkaku, conocidas en chino como Diaoyu o islas "pesqueras". Por otra parte, un buque de la Guardia Costera argentina hizo un disparo de advertencia para detener la fuga de un barco chino a aguas internacionales en marzo de 2016. Cuando el barco chino, el Lu Yan Yuan Yu, respondió tratando de embestir al buque argentino, el barco de la Guardia Costera zozobró el barco de pesca. Algunos de los tripulantes chinos escaparon nadando hacia otros barcos chinos, mientras que otros fueron rescatados por la Guardia Costera.

Desde las aguas de Corea del Norte hasta México e Indonesia, las incursiones de los barcos pesqueros chinos son cada vez más frecuentes, descaradas y agresivas. Difícilmente se necesita una gran hazaña de imaginación para esperar cómo un enfrentamiento aparentemente civil podría escalar rápidamente a un conflicto militar más grande. Estos enfrentamientos también plantean preocupaciones humanitarias sobre la posibilidad de que los pescadores se conviertan en daños colaterales y cuestiones ambientales sobre las políticas gubernamentales que aceleran el agotamiento de los océanos. Pero sobre todo, el alcance y las repercusiones de las ambiciones de China en el mar ponen de relieve nuevamente que el precio real del pescado rara vez es lo que aparece en el menú.

Este artículo fue elaborado en colaboración entre The Outlaw Ocean Project y Yale Environment 360. Lee el artículo original en inglés: How China’s Expanding Fishing Fleet Is Depleting the World’s Oceans

(*) Ian Urbina: es un reportero de investigación y autor de The Outlaw Ocean: Journeys Across the Last Untamed Frontier. Escribe con mayor frecuencia para The New York Times, pero también es colaborador de The Atlantic, colaborador habitual de National Geographic y miembro del Consejo de Liderazgo de la Iniciativa de Alta Mar en el Instituto Aspen.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.