La lucrativa invasión de 'La Armada Roja de Stalin'

capturas de cangrejo real en Noruega

¿Cómo se enriquecieron las pesquerías de Noruega con una especie invasora?

El pueblo pesquero noruego de Bugøynes, 500 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico y un lugar gélido y oscuro durante gran parte del año, estaba al borde de la ruina.

El trabajo escaseaba. Años de sobrepesca y mala gestión habían reducido las cuotas de bacalao. Los barcos estaban inactivos en sus frías aguas. Aquellos que optaron por quedarse se vieron obligados a depender de los magros salarios que aún podían obtener de la pesca y su procesamiento.

Es decir, hasta que llegaron los cangrejos. A partir de la década de los ochenta, unos pescadores empezaron a izar en Varangerfjord misteriosos y delgados gigantes en sus redes. Los invasores, blandiendo dos amenazantes pinzas, pesaban mucho más que los cangrejos marrones que habían visto más al sur.

situación de BugøynesSin que los pescadores lo supieran, los crustáceos habían viajado desde Rusia, donde los científicos habían introducido cangrejos reales rojos en la costa de Murman durante la década de 1960 con el objetivo de establecer una nueva y lucrativa pesquería. Lentamente, los cangrejos se escabulleron en las 60 millas más o menos por la frontera hacia Noruega. Los profundos fiordos del mar de Barents cerca de Bugøynes proporcionaron la cobertura perfecta.

La invasión de "La Armada Roja de Stalin" se consideró inicialmente un desastre. Los cangrejos se enredaron en redes de enmalle y palangres, quitando el cebo y causando daños que permitieron escapar a las codiciadas especies de peces. Pero cuando los pescadores se enteraron de la pesquería de cangrejo real de Alaska de un millón de dólares, se dieron cuenta de que el cangrejo podría ser más un boom que un fracaso. Hoy en día, se atribuye en gran medida al cangrejo real rojo el rescate de los pueblos pesqueros del norte durante una época en que era escaso el bacalao.

Bugøynes

Los monstruosos cangrejos, que ahora se cuentan por millones, se han convertido en el centro de una gran industria: solo en octubre, Noruega exportó cangrejo real por valor de casi 9 millones de dólares. El precio del cangrejo real se ha triplicado en poco más de una década, según el Norwegian Seafood Council. Los pescadores de Bugøynes pueden vender sus capturas a los productores por más de 210 coronas noruegas (24 dólares) el kilo, que a su vez distribuyen los crustáceos en los mejores restaurantes, hoteles y casinos del mundo.

El gobierno noruego anunció recientemente que en 2021 aumentaría la cuota de cangrejo macho en un 18%, hasta 1.810 toneladas.

Pero si bien los cangrejos han sido en gran medida una buena noticia para los pescadores y la economía, no se puede decir lo mismo de otras especies. Tras el movimiento transfronterizo del cangrejo, las especies nativas del fondo marino han disminuido rápidamente. Los cangrejos continúan expandiendo su territorio y pronto podrían llegar a las islas Lofoten, una de las pesquerías estacionales de bacalao más grandes del mundo.

Eso pone a los reguladores del gobierno en una situación difícil, entre asegurar la viabilidad económica a largo plazo de la pesquería de cangrejos y limitar su adquisición de especies nativas y pesquerías tradicionales. En última instancia, no pueden presionar por la erradicación total si el cangrejo real quiere continuar impulsando las comunidades costeras del norte, pero ¿a qué costo?

La bonanza viene con trampa

Dentro de las instalaciones de Norway King Crab en los muelles de Bugøynes, 3.000 cangrejos rojos flotan en 30 tanques redondos gigantes. Es solo la captura de un día. Pronto serán transportados 1.100 millas en camión a Oslo, donde serán cargados en aviones de carga y enviados en vivo a todo el mundo: a Dubai, Los Ángeles, Kuala Lumpur.

Los pescadores de Varangerfjord colocan trampas durante todo el año, y la temporada alta va de octubre a enero. La cantidad de cangrejos que pueden capturar está regulada cada año por una cuota establecida por el gobierno para asegurar el futuro de la pesca comercial. Cada pocos días, los pescadores revisan las trampas con cebo de arenque y caballa que pueden atrapar a la vez hasta 50 grandes cangrejos. Luego regresan a la orilla para vender sus capturas.

capturas de cangrejo real en tierra

"Cuando los cangrejos llegaron aquí, dieron vida a nuestros pequeños lugares", dice Gentjan Kryeziu, gerente de operaciones de Norway King Crab, uno de los mayores productores de cangrejos en el condado de Troms og Finnmark. La empresa compra a los pescadores aproximadamente el 20% de la cuota anual para su procesamiento. Kryeziu, originario de Albania, es uno de los muchos trabajadores extranjeros que se han trasladado a Bugøynes para trabajar en la industria del cangrejo real.

"Si es un pescador hábil, no perezoso, puede obtener su cuota completa (dos o tres toneladas por barco) en dos o tres semanas como máximo. Entonces terminas y tienes dinero en efectivo en tu bolsillo", dice Roman Vasilyev, un científico ruso que se mudó a Bugøynes en 2013 para ayudar a promover la tecnología para el envío de cangrejos vivos, que se venden en restaurantes por más dinero que los procesados, hasta 1.000 coronas noruegas ($ 120).

El cangrejo real se ganó su lugar en la cima de la monarquía marina por una razón: se arrastra por el fondo marino comiendo estrellas de mar, gusanos, pepinos de mar y moluscos. Los cangrejos tienen pocos depredadores naturales en las frías aguas árticas.

Cuando en 2012 los investigadores examinaron los fiordos de la región de Varanger alrededor de Bugøynes, encontraron que la abundancia de muchas especies del fondo marino había disminuido drásticamente desde la llegada del cangrejo. En algunas áreas, los mejillones y las estrellas de mar habían desaparecido por completo. Tales cambios se extienden por la cadena alimentaria: otras especies nativas, como el eglefino, dependen de estas especies del fondo marino para alimentarse.

capturas de cangrejo real en red

"Los cangrejos podrían cambiar incluso las condiciones de oxígeno en el fondo marino, ya que cortan a los animales que excavan y revuelven el sedimento", dice Haakon Hop, biólogo marino del Instituto Polar Noruego. Una reducción de oxígeno, conocida como hipoxia, puede desencadenar aún más la extinción de especies en el ecosistema marino.

Estos cambios ambientales quizás hayan provocado cuotas de pesca de cangrejos más altas para ayudar a conservar a los habitantes nativos del fondo.

"En los últimos años, el departamento de pesca ha decidido cuotas más altas que las recomendaciones", dice Ton-Ola Rudi, un asesor principal responsable de la gestión del cangrejo real en el norte.

El gobierno a menudo ha dudado sobre si manejar los cangrejos como una valiosa población pesquera, estableciendo la captura total permitida para garantizar una captura sostenible a largo plazo, o como un invasor destructivo, con poblaciones restringidas para salvar otras pesquerías y especies.

De hecho, ya existe una pesquería de "erradicación" establecida al oeste de Cabo Norte, a unas 100 millas de Bugøynes: cualquier persona que tenga un barco puede pescar cangrejo real aquí. El objetivo es evitar que los cangrejos interrumpan otra lucrativa industria: el bacalao, que se recolecta en abundancia en las cercanas islas Lofoten.

secadero de bacalao en las islas Lofoten

Imagen: Secadero de bacalao en las islas Lofoten, donde una invasión de cangrejos podría amenazar las capturas.

Pero alrededor de Varangerfjord, donde la densidad de cangrejos es extremadamente alta, la erradicación total probablemente no sea factible. Además, los pescadores pueden a menudo ganar más dinero en menos tiempo capturando cangrejos en comparación con otras especies y se han acostumbrado a las recompensas económicas.

También se está desarrollando una incipiente industria turística. Edgar Olsen, que ha vivido en la ciudad de Nesseby entre Varangerfjord y el río Tana toda su vida, se considera un pescador de bacalao y eglefino, pero ahora también llena su cupo de cangrejos, y trabaja como guía turístico en expediciones de cangrejo real en los fiordos, llevando a los visitantes al fiordo para ver y, más tarde, probar el cangrejo.

turismo en Bugøynes

Imagen: Los cangrejos reales han traído turistas que acuden en masa a Bugøynes.

El cangrejo real, dice, ha tenido un efecto positivo para algunos, pero estaría más feliz sin ellos, especialmente dado que las poblaciones de bacalao se han recuperado en Noruega. "Es dinero rápido", dice sobre el cangrejo real. Pero la gente perderá toda la captura de pescado si un cangrejo daña la red de enmalle o el palangre, agrega.

Por ahora, sin embargo, cientos de pequeñas embarcaciones continúan recorriendo los fiordos en busca de crustáceos. En partes del norte de Noruega, la pesca con redes de enmalle se ha detenido más o menos debido a la invasión del crustáceo.

En cuanto a su perjudicial impacto en el ecosistema, es probable que el problema persista mientras el cangrejo real mantenga su popularidad en el plato sobre las especies de peces nativas de Noruega. "Las mejores fiestas siempre tienen cangrejo real", dice Hop, el biólogo marino. "En la confirmación de nuestra hija, servimos cangrejo real. No servimos bacalao".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: