Buscando comida, forjando lazos

mujeres recolectoras en Atauro

Las mujeres de Timor-Leste recolectan por innumerables razones, y van más allá de la seguridad alimentaria

En la costa oeste de la isla de Atauro, Timor-Leste, los 90 residentes de Adara no miden el tiempo por meses del año sino por las condiciones del mar. La isla se encuentra al norte de Australia en el corazón del Triángulo de Coral, una región con algunas de las aguas con mayor biodiversidad del mundo.

Pero de noviembre a marzo, los vientos monzónicos del oeste crean un océano demasiado tempestuoso para los pescadores en sus pequeñas canoas. Así que las mujeres del pueblo se dirigen a la orilla, cestas en mano, listas para recolectar (se podría asociar como mariscar en español).

Durante lo que los aldeanos llaman la temporada difícil, la recolección (la búsqueda de alimento de animales marinos como cangrejos, anguilas y pequeños peces costeros) se vuelve crucial para la seguridad alimentaria.

Destacar estas contribuciones a la seguridad alimentaria es lo que inicialmente atrajo a Ruby Grantham, una estudiante de doctorado que investiga la pesca en pequeña escala en la Universidad James Cook en Australia, para estudiar a las mujeres recolectoras. Pero mientras realizaba viajes regulares a la isla de Atauro en 2018 y 2019, se dio cuenta de que recolectar ofrece mucho más que solo subsistencia.

mujeres recolectoras de AtauroEn un estudio publicado en octubre pasado, Grantham y sus colegas documentaron los beneficios no materiales (y a menudo pasados por alto) de la recolección, que van desde socializar con otras mujeres hasta disfrutar de la naturaleza. Para las mujeres de la isla de Atauro, la recolección es también una actividad marcada por la independencia; ellas deciden cuándo, dónde y qué recolectar.

Las recolectoras pueden pasar hasta tres horas seguidas recorriendo la playa. Por lo general, recolectan temprano en la mañana o tarde en la noche para evitar el calor del día, pero lo mejor es la marea baja, incluso cuando ocurre por la noche. Bajo la luz de la luna, las mujeres se aventuran a cruzar la empinada playa de guijarros y recolectar junto a los arrecifes iluminados con una linterna.

"Me iría a la cama y las mujeres estarían muy emocionados de ir a recolectar", recuerda Grantham. "Luego regresaban y se sentaban en medio de la noche comiendo sus capturas favoritas".

La recolección se considera una práctica vital para transmitir a la siguiente generación. Las madres llevan a sus hijos a la orilla y les enseñan a recolectar, por muy pequeños que sean, dice Grantham. "Si ya caminan, recolectan".

mujer recolectora en Atauro

La actividad sigue siendo popular incluso entre las personas de avanzada edad. En una de sus visitas a la isla, a Grantham le contaron una historia sobre dos mujeres mayores que han recolectado juntas desde que eran niñas. Ambas mujeres se han quedado al menos parcialmente ciegas y, sin embargo, siguen bajando a la playa a recolectar. "Es una parte de su vida", dice Grantham. "No importa que no encuentren mariscos. Simplemente están haciendo una actividad que siempre han hecho juntas".

En todo el mundo, la recolección es realizada casi exclusivamente por mujeres, dice Sarah Harper, becaria postdoctoral que estudia la igualdad de género en la pesca en la Universidad de Victoria en Columbia Británica, y que no participó en la nueva investigación. Pero al igual que con otros trabajos intensivos en mano de obra que a menudo realizan las mujeres, como recolectar leña para ahumar pescado, la recolección a menudo no se tiene en cuenta al determinar el papel de la pesca en una comunidad, dice.

Aunque las recolectoras desempeñan un papel fundamental en la obtención de alimentos, sus contribuciones a menudo son ignoradas y subestimadas por los legisladores en Timor-Leste, se hace eco de Alex Tilley, biólogo pesquero de la organización de investigación sin fines de lucro WorldFish, que ha estudiado a las recolectoras de la isla de Atauro. "Lo que están haciendo no se considera pesca", dice. "Solo están recogiendo algunas cosas".

recolección de pescados y mariscos en Atauro

El capital social intangible que las mujeres obtienen de la recolección es igualmente subestimado, agrega Harper. "La pesca es una industria que ha sufrido de un enfoque muy centrado en la producción en lo que respecta a la recopilación de datos", dice. "Pero si no estamos equilibrando eso con los beneficios de los medios de vida, no estamos operando con una imagen completa".

Grantham dice que su objetivo al publicar su investigación es ir más allá de la narrativa de que recolectar solo contribuye a la subsistencia alimentaria, a una que abarque los beneficios para la salud física y mental de socializar al aire libre. "Todo eso debe ser parte de la comprensión de los sistemas alimentarios, no solo lo que termina en su plato o en su bolsillo".

La investigación se ha publicado en Maritime Studies: Gleaning: beyond the subsistence narrative

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: