updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Greenpeace pide un santuario balear para el atún rojo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

salto de un atún rojo del Mediterráneo

El atún rojo del Mar Mediterráneo está al borde de la extinción

Greenpeace finaliza la parte española de su tour de Reservas Marinas en el Mediterráneo

recorridos del atún rojo del Mediterráneo El barco de Greenpeace, Rainbow Warrior, está desde el jueves día 16/07/2009 (hasta el domingo 19/07/2009) en las Islas Baleares para pedir al Gobierno español la declaración urgente de un Santuario Balear para el atún rojo y otras especies de túnidos. Greenpeace ha recordado, en rueda de prensa a bordo, que el Gobierno está obligado por la Unión Europea (UE), a través de la Regulación Mediterránea, a declarar Reservas Marinas que protejan las áreas de desove y de cría de especies en peligro y a proteger las aguas internacionales.

La petición de Greenpeace coincide con el anuncio por parte del Gobierno de francés de apoyar la prohibición de comercio intenacional de atún rojo, a través de su inclusión en CITES (Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres). Además, Francia ha mostrado su intención de que, en 2012 el 10% de sus aguas sean áreas marinas protegidas y el 20% en 2020.

Desde 2007 Greenpeace, WWF y otras organizaciones ecologistas, junto con pescadores y otros sectores implicados, están pidiendo la creación de un Santuario de atún rojo en aguas de Baleares. Esta propuesta está basada en un informe científico que ha estudiado las áreas de desove de esta especie.

El atún rojo (Thunnus thynnus) es una de las especies más sobreeexplotadas del mar Mediterráneo. El Comité Científico de La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT en sus siglas en inglés) aconsejó que las cuotas de pesca de esta especie estuvieran entre 8.000 y 15.000 toneladas para permitir su recuperación. Sin embargo, las cuotas aprobadas son de 22.000 toneladas.

“El atún rojo del Atlántico oriental y Mediterráneo está al borde de la extinción. Es urgente la declaración del Santuario Balear para proteger la zona de desove de esta especie. De este modo se podrá favorecer su recuperación”, ha declarado Celia Ojeda responsable de la campaña Océanos de Greenpeace.

Rainbow Warrior
Greenpeace recuerda que el Gobierno tiene la obligación de escuchar a la ciudadanía, que a través de la Administración balear ha aprobado en el Congreso dos Proposiciones no de Ley (RGE núm. 2102/07 y RGE núm.1731/08) para la creación de un Santuario de atún rojo en aguas de Baleares y así imponer medidas drásticas de gestión en la pesquería. Sin embargo, el Ejecutivo español, con los votos del PSOE y del PP, bloqueó esta iniciativa en el Senado.

La actual Regulación Mediterránea obliga a los estados miembros a designar zonas de protección para la pesca “donde se protejan las área de cría, las áreas de desove y los ecosistemas marinos de los efectos dañinos de las pesquerías que requieren medidas especiales”. La UE ha dotado a estos países de la herramienta ideal para la protección de sus mares. Sin embargo, España lleva dos años de retraso en su aplicación.

Greenpeace finaliza así la parte española de su tour de Reservas Marinas en el Mediterráneo, en el que el Rainbow Warrior visitará Italia, Francia, Grecia, Turquía y Líbano para demandar medidas urgentes de recuperación de este amenazado mar.

“Los gobiernos europeos no tienen excusa. Ahora no sólo tienen la herramienta para proteger  los mares y océanos sino la obligación moral de hacerlo. Zapatero debe seguir los pasos de Sarkozy y proteger el Mediterráneo”,  ha concluido Juan López de Uralde, director de Greenpeace, a bordo del Rainbow Warrior.

La organización ecologista pide la declaración de una red global de reservas marinas que abarque el 40% de los océanos como medida esencial para protegerlos de los impactos del cambio climático, recuperar la salud de los stocks pesqueros y proteger la vida marina de la destrucción y el colapso.

Pincha en el siguiente enlace si quieres ciberactuar y enviar la carta de abajo en apoyo de un santuario balear para el atún rojo.

Sra. Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino

Señor Secretario General del Mar,

He sabido que desde 2007 Greenpeace, junto con otras asociaciones como WWF, Ecologistas en Acción y el GOB entre otras, llevan proponiendo la creación de un santuario de atún rojo en aguas de Baleares.

Esta propuesta de santuario está basada en informes científicos acerca de la dispersión de larvas y zonas de puesta del atún rojo (Thynnus thunnus).

La Administración balear, en representación de todos los ciudadanos de las Islas Baleares, aprobó en el Parlamento dos Proposiciones no de Ley (RGE núm. 2102/07 y RGE núm.1731/08) para la creación de un santuario de atún rojo en aguas de Baleares. Esta proposición fue defendida en el Congreso para reclamar medidas drásticas de gestión en la pesquería, como la creación de un Santuario de atunes en Baleares. Sin embargo, el Gobierno español bloqueó esta iniciativa en el Senado.


La Regulación Mediterránea (EC 1976/2006) requiere que los estados miembros designen zonas de protección para la pesca "donde se protejan las área de cría, las áreas de desove y los ecosistemas marinos de los efectos dañinos de las pesquerías que requieren medidas especiales".

Como ciudadano, lamento enormemente su falta de interés en proteger los océanos, y así asegurar un futuro para la pesca de manera sostenible a largo plazo y permitir la recuperación de los stocks pesqueros y del atún rojo, especie en grave peligro de extinción.

Consideraría muy positivo que el Gobierno trabaje para que se declare una red global de Reservas Marinas que abarque el 40% de los océanos, figura esencial para proteger los océanos. Esta red global debe incluir el Santuario Marino Balear.

Saludos cordiales,


Enlaces: Greenpeace España    Más información: Es urgente una reserva marina para el Atún Rojo en Baleares

Más artículos sobre el Atún rojo del Mediterráneo