updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Infierno en el mar: pescadores perdidos sobreviven bebiendo su propia orina

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Joel Smith y Junior Anthony McFarlane

Los jamaicanos pasaron cerca de un mes perdidos en el mar

Cuestión de supervivencia... la elección entre beber su propia orina y la muerte era una "obviedad" para Joel Smith y Anthony McFarlane - dos de los tres pescadores de St Elizabeth que desaparecieron el 21 de enero y pasaron casi un mes flotando en el mar antes de ser rescatados en aguas mexicanas.

De hecho, los dos hombres, que el sábado volvieron a Jamaica después de haber sido rescatados y detenidos por las autoridades mexicanas, estaban convencidos de que esta decisión de beber su orina fue la clave para sobrevivir al infierno de 28 días perdidos en alta mar.

Tristemente, sin embargo, otro miembro malogrado de la tripulación - el capitán Wayne Dias - no estuvo dispuesto a tomar esa decisión, dijeron. Él murió en el mar.

Smith, de aspecto frágil, se encontró con sus eufóricos padre, madre y hermana, que viajaron al Aeropuerto Internacional Norman Manley en Kingston para darle la bienvenida a casa, cuando habló de la torturadora experiencia.

"Estábamos allí (en el mar) y me acordé de lo que hicieron mis amigos de Old Harbour Bay que se perdieron al igual que nosotros", dijo. "Me dijeron que simplemente decidieron beber su orina cada día y no defecar, y eso fue lo que hicimos", agregó Smith.

Dijo que Díaz se negó a seguir su ejemplo, "como su cuerpo aguantó de manera diferente a la nuestra".

"A veces mi estómago me dolía, y él [Díaz] dijo que era porque no estaba defecando, pero yo le dije que no hacía trato. No lo hacía [defecar] porque yo no comía nada, no tenía nada dentro de mí para expulsar", explicó.

"Tal vez si él nos hubiese escuchado, creo que los tres hubiéramos vuelto a casa", agregó Smith, al reflexionar sobre los últimos días de vida de su amigo.

Joel Smith y familia

A la deriva durante semanas, marcados por una neblina que induce a la locura de la deshidratación, el hambre, la desesperación y el miedo, los tres comían lo que podían atrapar, unos pocos peces y alguna ave marina ocasional. Ellos perdieron la noción del tiempo. Entonces, una mañana Smith y McFarlane se despertaron y encontraron a su capitán muerto.

Trataron de conservar el cuerpo para un 'funeral adecuado' para Dias, dijo Andrew. Sin embargo, cuando el cadáver comenzó a deteriorarse no tuvieron más remedio que tirarlo por la borda - una decisión "traumática", que agotó la última gota de optimismo que tenían de que pudieran ser rescatados.

"Cuando empezó a oler teníamos que deshacernos de él, porque no queríamos enfermar, ni nada", dijo McFarlane. Su malestar por la decisión era evidente en su mirada baja, recordando al parecer el cuerpo de su capitán, desapareciendo bajo la superficie de las profundidades infinitas.

Todo acaba de comenzar y estábamos perdiendo nuestras mentes, no podíamos movernos, estábamos débiles", dijo, y señaló que no fueron escuchadas sus peticiones de ayuda a varias tripulaciones de buques.

"Para escuchar habrían tenido que vernos. Parecíamos a algunos pueblos africanos que se muestran en la televisión", dijo, señalando a sus delgados brazos y piernas.

"Hemos aprendido a sobrevivir cuando el tiempo se pone duro", dijo McFarlane sobre la lección primordial de su mes terrible en el mar.

Los tres desaparecieron, mientras que pescaban en Puerto Peñasco en Clarendon, y quedaron a la deriva en aguas cada vez más profundas, hasta que finalmente fueron rescatados por las autoridades mexicanas el 18 de febrero.

Ayer, una multitud de trabajadores del aeropuerto se reunieron en el edificio de la terminal para ver a los supervivientes, a los que sus familias esperaban, y en repetidas ocasiones abrazaron y  besaron.

Roy Smith, padre de Joel, se llenó de alegría.

"Me alegro de verlo, ya sabes, muy contento de verlo, porque yo ya ni comía, y seré feliz esta noche, porque finalmente seré capaz de comer", dijo, sonriendo de oreja a oreja.

"De los tres hijos que yo tengo, él es el mayor y cada día tengo que hablar de él. Estoy muy contento de verlo", repitió, y agregó que él y la madre de su hijo, Sandra, cocinarán una sana el domingo por la noche para celebrarlo.

Anthony McFarlane y su padre

Júnior McFarlane, padre de Anthony, que también es pescador, dijo que él también habría sido incapaz de comer desde la desaparición de su hijo, y que se había convertido en desorientado en el trabajo a causa de su estrés por la ausencia de su hijo.

"Bueno, me siento mucho mejor porque yo estaba orando. Yo siempre le rogué a Dios todas las gracias y alabanzas para mantenerlo a salvo. Así que cuando las autoridades mexicanas que me llamaron para la identificación y demás, me sentí muy feliz. Es muy bueno ver que mi hijo está vivo y bien", dijo McFarlane.

Pero la alegría de estas familias estaba en marcado contraste con las reacciones dolidas del hermano de Dias, Gladston Dias, su tía, Marva Parchment y Sherene Phillips, la madre de sus tres hijos. Ellos también habían viajado al aeropuerto para ver a los supervivientes, que estaban con el capitán del barco en sus últimos días en la tierra. Tenían preguntas y quería conocer de primera mano información acerca de cómo murió Dias a causa de aquellos que vivieron para contarlo.

familia de Wayne Dias

"Es un sentimiento que nunca olvidaré. Sólo he venido a escuchar lo que realmente le sucedió a él, porque he estado oyendo muchas noticias falsas sobre lo que pasó, eso es todo", dijo Gladston, describiendo a su difunto hermano como un bruto y una persona inculta.

Dias dejó tres hijos, de 19, 17 y 15 años.