updated 11:21 AM CET, Dec 9, 2016

Mo'ynaq, un cementerio de buques en el desierto

Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
barcos en el desierto de Mo'ynaq

La desecación del Mar de Aral alejó la orilla a 150 km del puerto pesquero de Mo'ynaq

Los proyectos de irrigación de la década de 1960 motivaron la disminución del mar a tan sólo un diez por ciento de su tamaño original

Muchos que han visitado una ciudad abandonada se preguntaron qué catástrofe podría haber causado el éxodo de la metrópolis, tan evidentemente próspera una vez. Sin embargo, estas ciudades tienen por lo general cientos si no miles de años, el clamor y el llanto de la civilización diaria son sólo un eco. Pero sin embargo, si visitas Mo'ynaq en Uzbekistán, puedes ver el apocalipsis aquí mismo, en estos momentos. (Crédito de la imagen de arriba usuario de Flickr Soyignatius).
Mo'ynaq, cartel de entrada a la ciudad
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

Una señal de la era soviética todavía da la bienvenida a la gente a la ciudad. Sin embargo, hay pocos visitantes que permanezcan más de unas pocas horas. Todos se van después de haber visto lo que es una reminiscencia de una escena de desastre de una película de ciencia ficción - con grandes barcos a la deriva en el desierto.

barcos en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Neil Banas

barcos en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Anton Ruiter

Si esto fuera una película de Steven Spielberg, la pregunta sería ¿cómo llegaron aquí? ¿Esto es real? Y la última pregunta es ¿qué diablos pasó?

barcos en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Neil Banas

barco oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

La ciudad ha registrado un descenso en picado de su población desde la década de 1980. ¿El problema? Mo'ynaq es un puerto - o al menos lo era. El mar está ahora a 150 km (casi un centenar de millas) de distancia desde el punto que se utilizaba el puerto de la ciudad. Los restos del cataclismo están ahora por todas partes en forma de oxidados cascos de buques de pesca.

barco oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen de Flickr kvitlauk

niños jugando en un barco oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

En medio de kilómetros y kilómetros de arena y matorrales, estos barcos se sienten como aislados, atrapados, oxidados y sumamente fuera de lugar, se trata de la concha en la que el sonido del mar se niega a hacer el eco. Crean una misteriosa área de juegos para los niños locales, aunque sólo se puede considerar que el refrescante chapuzón en las azules aguas del mar que sus padres disfrutaron, sería para ellos más beneficioso. ¿Se darán cuenta lo que habrían sido los pescadores?

barco oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

barcos oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

La ciudad de Mo'ynaq (por lo demás el único puerto en el país de Uzbekistán sin litoral) bordeaba el mar de Aral, en realidad un lago interior aunque sea el cuarto más grande en el mundo. Compartió el mar con su vecino, Kazajstán, y ambos países se encontraron bajo los auspicios de la Unión Soviética durante la mayor parte de un siglo. Los proyectos de irrigación de los soviets a partir de la década de 1960 motivaron la disminución del mar a tan sólo un diez por ciento de su tamaño original por el centro de la primera década del siglo XXI.

barco oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

barco oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr soyignatius

El agua fue drenada de los afluentes del Mar de Aral para levantar la creciente industria de algodón del país. Cuanta menos agua había más fácil era que se evapora por el sol y la costa empezó a bajar - y a alejarse más cada año. Esta contracción, combinada con la escorrentía química de la industria del algodón, causó estragos a los peces en el mar. Sin embargo, no se hizo nada.

fábrica de conservas de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

mural de pescadores en Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

La ciudad, con una población de decenas de miles de personas, se había apoyado sobre la pesca en el mar para mantener su economía. Se desarrolló como un importante centro de pesca y enlatado. Sin embargo, cuando el mar se redujo, la sobrepesca se convirtió en la norma, lo que agravó el problema. La fábrica de conservas todavía está allí, sus puertas firmemente cerradas. Los pescadores de la ciudad ahora están sólo en los carteles, no en los barcos.

barco oxidado en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

barcos en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

Entonces también la gente comenzó a morir - en gran número. Las tormentas de polvo de la desastrosa zona desecada y contaminada que había sido el fondo del mar envenenaban los pulmones de los habitantes. Ante la perspectiva del paro y una gente seriamente acortada en su esperanza de vida útil, se marchó.

barco en el desierto nevado de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Flaneur Harris

Algunos han quedado: la etnia Karakalpako ha vivido en la zona durante más de mil años. Sin embargo, ahora tienen que sufrir veranos más calurosos e inviernos más fríos - otro subproducto de este desastre ambiental. Cuando nieva en el invierno los barcos parecen más fantasmales que nunca. Hay algo de turismo de desastres con que reunir un poco de dinero y no hay mucho que hacer aparte de esto. Sin embargo, la población se compone sobre todo de los muy ancianos que cuidan de los más jóvenes - los padres a menudo buscan trabajo en otros lugares para enviar dinero y ayudar a la familia.

niño juega en un barco oxidado de la ciudad de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

Los niños reciben alegremente a los turistas si saber, tal vez, que ellos pueden ser la última generación que viva en este estéril lugar que una vez acogió a tantas decenas de miles de personas. Es una dura lección que tendrán que aprender a un nivel muy personal.

barco oxidado de la ciudad de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Michael J Moss

barcos oxidados en la ciudad de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke
barcos en el desierto de Mo'ynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Arian Zwegers

Tenemos que preguntarnos si el castigo en el resto del mundo también podría ser tan duro, antes de sentarnos y tomar nota de lo que estamos haciendo a nuestro medio ambiente. Después de todo, si a la Tierra le llamamos Planeta A, entonces una cosa es segura - ciertamente no hay planeta B. O todavía no parece que lo hayamos encontrado.

Artículos sobre el Mar de Aral en Vista al Mar