updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Investigadores proponen "educar" a los peces para sobrevivir mejor

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
salmón atlántico juvenil

Dicen que los peces son más inteligentes de lo que cree la mayoría de la gente

Salmón del Atlántico juvenil criado en tanques con escondites y plantas artificiales flotantes mostró signos de mejoría de la función cerebral y podía navegar mejor en laberintos que el salmón criado en tanques de incubación estándar. El descubrimiento podría ayudar a los criaderos de peces a liberar un menor número de peces que podrían sobrevivir mejor en la naturaleza.

Mejorando la inteligencia de los peces criados en piscifactorías para que puedan aprender a recoger la comida y evadir a los depredadores cuando son liberados en el mar puede ayudar a salvar las poblaciones de peces, según un nuevo informe de científicos estadounidenses y noruegos.

Simplemente con tanques de nacimiento más "interesantes" podría hacerse el trabajo.

Mientras que las palabras "inteligencia" y "pescado" por lo general no aparecen en la misma frase, Victoria Braithwaite, profesora de pesca y biología en la Universidad Estatal de Pensilvania, piensa que los peces son más inteligentes de lo que cree la mayoría de la gente.

"Sólo tienes que hacerles las preguntas correctas de la manera correcta", dijo.

Al poner a prueba el salmón del Atlántico criado en tanques en Noruega, los científicos encontraron que un cambio del medio ambiente en el tanque de incubación - agregando objetos y moviéndoles periódicamente a otro sitio - hizo más inteligentes a los peces.

El trabajo se publica en Proceedings of the Royal Society B, y se llevó a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad de Bergen en Noruega, financiado por el Consejo de Investigación de Noruega.

alevines de peces durante la investigación

La filosofía ha sido siempre que si suelta un gran número de peces en el mar, sobrevivirán los suficientes de ellos para reponer las poblaciones decrecientes, pero eso no parece estar funcionando, dijo Braithwaite. Muchos de los peces o bien mueren de hambre o se convierten en comida para peces más grandes.

Braithwaite, autora del libro "Do Fish Feel Pain? (¿Los peces sienten dolor?)" dijo que los peces cultivados en criaderos se comportan mal una vez liberados en el medio natural. Estaban bien alimentados en los tanques y, puesto que no hay depredadores donde crecieron, no están condicionados para saber cuando están en peligro, explicó.

"Las presiones de depredación pueden ser crueles", dijo. "Tienen una oportunidad de sobrevivir y si no lo hacen bien la primera vez, no hay una segunda oportunidad".

Mientras que algunas técnicas de supervivencia son instintivas, cableadas en los genes de los peces, la experiencia temprana puede jugar un papel importante en ayudar a los peces a sobrevivir. En esencia, dijo, los peces pueden ser condicionados.

"En términos de la inteligencia del pescado, hay poca diferencia entre los peces y el resto de los vertebrados", dijo Culum Brown, director de biología avanzada de la Universidad Macquarie en Sydney, Australia, que también ha trabajado con el salmón del Atlántico. "Ellos pueden hacer casi cualquier cosa que pueda hacer el resto de la vertebrados".

El salmón, el bacalao y la trucha son los pescados más comunes criados en piscifactorías, y sobre el experimento en cuestión con el salmón noruego, Braithwaite dijo que cree que los resultados se podrían aplicar a la mayoría de criaderos de peces.

salmón del Atlántico

Los tanques están generalmente vacios de objetos - sólo pescado, las paredes y el agua. Su mundo es aburrido y monótono.

Los investigadores añadieron rocas y piedras a los tanques y plantas de plástico sujetadas desde abajo para que flotaran en posición vertical. Los objetos se movieron de sitio una vez por semana, por lo que el medio ambiente fue cambiando. Luego, los investigadores probaron el salmón en laberintos como si fueran ratas de laboratorio.

El salmón que colocaron en los tanques más interesantes escapó mejor del laberinto que los que no estaban en esos tanques, y mejoró con cada intento.

Los peces fueron luego sacrificados, y se encontró que sus cerebros también eran diferentes. La región del cerebro que tiene que ver con el aprendizaje era mayor en los peces con aprendizaje que en los criados en depósitos normales.

"Esta obra es la progresión lógica de estudios previos que han demostrado diferencias tanto en el cerebro como en el comportamiento de los peces de criadero contra los salvajes", dijo Brown. "Nuestros propios estudios sobre el salmón del Atlántico, por ejemplo, mostraron que los peces criados en ambientes enriquecidos mostraron una mayor propensión a generalizar su comportamiento de alimentación hacia nuevas presas".

Aún no se ha demostrado si es correcta la teoría de que los peces enriquecidos sobrevivirán mejor en la naturaleza, dijo.

Artículo científico: Environmental enrichment promotes neural plasticity and cognitive ability in fish