updated 12:54 PM CEST, Oct 1, 2016

La Comisión del Océano Mundial insta a drásticas reformas internacionales

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

barco pesquero en Sudáfrica

Sin una acción rápida para combatir la sobrepesca, la contaminación y otros problemas, están en gran riesgo la oferta mundial de alimentos y la biodiversidad

Un panel internacional de ex jefes de Estado, ministros de gobierno y prominentes líderes empresariales pide a los líderes mundiales proteger el océano mediante la adopción de un "paquete de rescate de cinco años".

El informe publicado el martes por la Comisión del Océano Mundial recomienda que las Naciones Unidas y los gobiernos nacionales restrinjan la pesca en aguas internacionales, eliminen subsidios a la pesca, intensifiquen la lucha contra la pesca ilegal, reduzcan la contaminación y establezcan una mayor cooperación internacional en cuestiones marinas.

informe Comisión Océano MundialLas naciones deben "intervenir para reducir la degradación de los océanos y deben ser contundentes", dijo el copresidente de la comisión Trevor Manuel a National Geographic.

La Comisión del Océno Mundial - instituida con 17 miembros independientes en febrero de 2013 por el Pew Charitable Trusts, la Universidad de Oxford, la Fundación Adessium y Oceans 5 - pasó 18 meses investigando y redactando el informe.

Las conclusiones de la comisión han sido ampliamente anticipadas por políticos en la ONU en muchos países, en parte debido a la influencia política de los comisionados. Los miembros incluyen a Carol Browner, ex jefa de la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU.; David Miliband, ex ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido; y Paul Martin, ex primer ministro de Canadá.

Sin una acción rápida para combatir la sobrepesca, la contaminación y otros problemas, según la Comisión, están en gran riesgo la oferta mundial de alimentos y la biodiversidad. El océano, recalca la comisión, proporciona la mitad del oxígeno del planeta, absorbe la mitad de las emisiones de carbono de origen humano y es el principio de la cadena alimentaria.

"Es evidente la importancia de que las naciones suban el listón en materia de cooperación internacional en todo el océano", dice Manuel, un veterano político de Sudáfrica que fue ministro de Finanzas del país durante 13 años.

Una de las recomendaciones más dramáticos de la Comisión es que los subsidios a la pesca en aguas internacionales deben ser reducidos inmediatamente y eliminados por completo dentro de los cinco años. La medida podría terminar esencialmente con la pesca en la llamada alta mar porque la comisión encontró que, sin la ayuda financiera proporcionada por diez naciones, la práctica no sería económicamente viable.

Si no se toman dichas medidas significativas dentro de los cinco años, la alta mar deberá ser cerrada a toda la pesca para permitir que las poblaciones se recuperen, dice el informe.

Informe Comisión Océano Mundial

Más pescado para todos

Aunque sólo el diez por ciento de la captura mundial de pescado se realiza en la alta mar, cortar ese recurso es "probable que se enfrente a una oposición" de los grupos de pescadores, dice Manuel.

Sin embargo, si se toma una medida tan grave, con el tiempo se incrementará la cantidad de peces que se extienden a la aguas territoriales aún abiertas a la pesca, dice.

Rashid Sumaila, profesor de economía en la Universidad de British Columbia en Vancouver, que estudia la industria pesquera, dijo a National Geographic que cuando se sugirió por primera vez el cierre de alta mar para la pesca en una reunión en Ciudad del Cabo hace unos años, "la gente pensaba que era una locura".

Pero él dice que los datos muestran que los diez primeros países en la pesca en la alta mar - Japón, Corea del Sur, Taiwán, España, Estados Unidos, Chile, China, Indonesia, Filipinas y Francia - pescan todo el valor a pesar de que "se supone que debe ser propiedad de todos los ciudadanos del mundo". Por lo tanto, muchos países, especialmente los países en desarrollo, apoyarán dando a la alta mar la oportunidad de recuperarse, lo que finalmente significará más pescado para todos, dice Sumaila.

recursos de los océanos

Los comisionados también piden el seguimiento obligatorio de todos los buques que faenan en aguas internacionales y la prohibición en el mar de la transferencia de buque a buque de los peces, una práctica pesquera común pirata o ilegal.

Tanto el gobierno de Obama y la Unión Europea han puesto de manifiesto recientemente la magnitud del problema de la pesca pirata mundial, que se estima que es responsable de 20 por ciento de la captura total de peces. Aunque un número de entidades pesqueras regionales se encargan de la regulación de las actividades en diferentes partes de la alta mar, la aplicación ha sido difícil, las normas han sido desiguales, y los resultados han sido contradictorios, advierte el informe.

El informe también pide a los gobiernos hacer más para frenar el flujo de los plásticos en el océano y para establecer normas vinculantes en el desarrollo de petróleo y gas en alta mar.

Además, el informe insta a los líderes mundiales a crear un marco internacional más fuerte para regular el océano. Un paso sería renegociar la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de 1982, que los EE.UU. nunca la ratificó, pero muchas naciones lo hicieron.

Manuel llama a la convención "muy útil", pero dice que ha quedado obsoleta debido a los avances en la tecnología marina y la comprensión científica del océano. El enfoque original era permitir la libre navegación de los buques en el 64 por ciento de los océanos que se encuentra fuera de la jurisdicción nacional, pero Manuel dice: "el mundo tiene que pensar en las responsabilidades que van junto con esa libertad".

¿Mejor gobernanza?

La propuesta de aumentar la supervisión de los océanos por la ONU es seguro que conllevará oposición. En un artículo de esta semana, el escritor conservador Luis R. Miranda acusa a la ONU de querer "confiscar el recurso natural más importante del planeta" al trasladar el poder "de las manos de muchos a las de unos pocos oligarcas globales".

Trevor ManuelPero Manuel dice que si trabajasen los sistemas actuales de gobierno, "no necesitaríamos hacer una llamada tan radical".

Lanza Morgan, un ecólogo marino y presidente del Instituto de Conservación Marina en Glen Ellen, California, dice: "Es muy importante que tengamos una mejor gobernanza en alta mar".

En este momento, los diferentes tratados abarcan actividades tales como la navegación, la minería de los fondos marinos, la pesca, la contaminación, etc. "La idea de un acuerdo de aplicación a través de la ONU es un paso que realmente se necesita para traer la estructura a la alta mar", dice.

Maxwell añade: "Los peces no votan, pero la gente lo hace, así que si la gente se queja en suficiente cantidad, a continuación, y combinado con las discusiones de alto nivel de la Comisión del Océano Mundial, se impulsará el cambio que se necesita".

El informe también recomienda la actualización de la Convención de las Naciones Unidas para incluir disposiciones que permitan la creación de áreas marinas protegidas en alta mar.

El reciente llamado del presidente Obama para una vasta área marina protegida alrededor de las islas remotas en el Pacífico es "un punto de partida muy importante" para la discusión de estos temas, dice Manuel, pero "ahora tenemos que impulsar esta agenda en la ONU".

El informe pide el nombramiento de un representante especial de la ONU para el océano y la adopción formal de la salud de los océanos como una meta oficial para el desarrollo sostenible. Esto sentaría las oportunidades de financiación del movimiento a través del Banco Mundial, los gobiernos, y varias otras entidades.

Ghislaine Maxwell, un defensor del océano que dirige el Proyecto TerraMar, que construye conciencia en torno a la alta mar, cree que esa medida podría transformar el enfoque del mundo para la alta mar.

"Piense en lo que le pasó a los temas de salud de la mujer, la malaria y el VIH después de haber sido incluidos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU", dice ella. "Se emplearon miles de millones de dólares y se formaron alianzas público-privadas".