updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

¿Por qué los pescadores artesanales son la clave para la sostenibilidad de la pesca?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pesqueros ilegales chinos

La industria pesquera tiene mucho que perder si sigue con las prácticas no sostenibles

Después del escándalo de la esclavitud en un barco de pesca tailandés, más gente está prestando más atención que nunca a la ética en la industria de pescados. Los minoristas necesitan un nuevo enfoque.

Artículo en The Guardian por Cristina Rumbaitis del Rio y Sissel Waage

Foto de cabecera: Buques pesqueros ilegales chinos intentan evadir a la Guardia Costera de Corea del Sur. Se piensa que en la actualidad, el 20%-30% del pescado es capturado a través de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Fotografía: Dong-A Ilbo/Getty Images

A principios de este verano el presidente Obama anunció una ambiciosa nueva política para combatir la pesca ilegal con requisitos más estrictos a los pescados que entran en los mercados estadounidenses. Se piensa que en la actualidad, el 20%-30% del pescado es capturado a través de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada - y la otra mitad puede estar mal etiquetada. Al mismo tiempo, los últimos informes de investigación de The Guardian han descubierto condiciones de esclavitud en los barcos de pesca tailandeses, levantando una fuente de preocupación desde consumidores a activistas, así como en los minoristas multinacionales acusados de abastecerse de las cadenas de suministro que utilizan mano de obra esclava.

Las empresas pesqueras se enfrentan más que nunca a la desconfianza del consumidor, el disgusto por las condiciones de trabajo y la preocupación por el colapso de la pesca y la catástrofe ecológica. Ellos están en una encrucijada: pueden esperar a cambiar sus prácticas cuando las regulaciones sean cada vez más estrictas y les obligan a hacerlo, o pueden adoptar nuevas políticas ahora, con una inversión en tecnología de trazabilidad y seguimiento, y el compromiso de un abastecimiento sostenible por las comunidades artesanales de pescadores cerca de la costa.

Las empresas que actúen temprano ganarán la lealtad del consumidor y obtendrán una ventaja competitiva. Eso debería ser una gran atracción en una industria donde la competencia puede ser feroz.

Por otro lado, la industria pesquera tiene mucho que perder si sigue con las prácticas no sostenibles, incluyendo la pérdida de su propia empresa.

Hoy en día, la pesca excesiva conduce a la disminución de las poblaciones de peces, mientras que el cambio climático, la acidificación de los océanos y la contaminación, ponen en peligro aún más el futuro de la industria. Hacer caso omiso de la salud del ecosistema marino y las alarmantes prácticas laborales resultará en un riesgo significativo para las empresas, incluyendo la pérdida de su reputación de marca, así como la pérdida de cuota de mercado, la oferta y, en el tiempo, el beneficio.

Algunas empresas han adoptado medidas, pero no las suficientes

La buena noticia es que algunas grandes empresa de la industria de pescados - que representan a la pesca, el procesamiento, exportadores y empresas minoristas, entre otros - ya reconocen esto y están trabajando voluntariamente para hacer frente a las preocupaciones de sostenibilidad a largo plazo.

Grupos de la industria tales como el National Fisheries Institute Crab Council, por ejemplo, han puesto recursos en común para instituir medidas que garanticen a largo plazo la sostenibilidad de la producción de jaiba azul en Tailandia, Vietnam e Indonesia. Minoristas como Costco, Darden Restaurants, Ahold, McDonald y Whole Foods han hecho ambiciosos compromisos para abastecerse de productos pesqueros sostenibles, y están presionando a sus proveedores para demostrar que están utilizando prácticas sostenibles.

Debido a estos y otros esfuerzos, más del 10% global de productos del mar están ahora certificados independientemente como compatibles con los estándares de sostenibilidad del Marine Stewardship Council, que representa a más de 20.000 productos marinos.

Pero el 10% no es suficiente. Aunque loable, estas medidas palidecen con respecto a la magnitud del problema y la complejidad de su solución.

Sostenibilidad a gran escala significa llegar a los pequeños pescadores

Para impulsar el cambio de todo el sistema, un paso importante sería establecer en el sector un amplio compromiso de sostenibilidad - no sólo en las empresas. Las empresas, trabajando juntas, tienen la oportunidad de hacer ahora los compromisos de forma proactiva, antes que la defensa del consumidor ponga a las empresas minoristas más contra las tablas. Al realizar la sostenibilidad como industria, se puede ejercer la presión necesaria para el cambio dentro de la cadena de suministro. También las reglas del juego, por lo que una compañía no obtendrá una ventaja competitiva al no participar.

Sin embargo, los compromisos por sí solos no van a resolver todos los problemas. Por un lado, el bien intencionado compromiso de sostenibilidad es a menudo frustrado por la falta de suficiente oferta para satisfacer la demanda de los consumidores. Tal como es: sin métodos de pesca precarios, como la pesca con redes de cerco y dispositivos de concentración, es poco probable que la industria del atún pudiese satisfacer la demanda mundial.

Una de las razones para la baja oferta de productos del mar certificados es que las medidas de sostenibilidad se aplican en gran parte a la pesca industrial, pero no llegan a los pescadores artesanales, que suelen tener barcos más pequeños y se quedan cerca de la costa.

Estos pescadores artesanales representan el 90% de los pescadores del mundo y capturan la mitad de los peces del mundo, pero porque sus operaciones son pequeñas, por lo general son incapaces de aprovechar las nuevas oportunidades de mercado y beneficiarse de las primas de precio que puede comandar los productos pesqueros sostenibles certificados. Las razones son de dos tipos: los costos para obtener la certificación suelen ser mayores que los beneficios a menos que sean capaces de vender grandes cantidades. Dos, los compradores de productos pesqueros sostenibles prefieren comprar en grandes cantidades en lugar de lidiar con una multitud de pescadores independientes.

Los minoristas pueden desempeñar un papel clave en este cambio. De hecho, algunos minoristas y proveedores de pescados - como Safeway y Kroger - ya están trabajando con organizaciones no gubernamentales como el MSC, el Fondo Mundial para la Naturaleza, la Asociación de Pesquerías Sustentables y otros para mejorar las prácticas de gestión de la pesca. Estos esfuerzos están actualmente en marcha, no sólo en la pesca industrial del norte, sino también en los países de ingresos bajos y medianos, y en algunos están participando los pescadores artesanales.

Suministros crecientes de forma sostenible

Si la mayoría de los de la industria (minoristas y compradores por igual) está de acuerdo en la pesca de manera responsable, van a presionar a los que compran el pescado ilegal a cambiar sus maneras. El abastecimiento responsable, por supuesto, va más allá de las consideraciones ambientales, ya que también significa que los peces que se capturan y procesan son pagados de manera justa y bien tratados.

Después de las noticias sobre los barcos de pesca tailandeses, muchos minoristas globales, como Wal-Mart, Tesco y Costco, están elevando las preocupaciones sociales con sus proveedores y aumentando el escrutinio de sus cadenas de suministro. Esto, también, es un gran comienzo. Pero, de nuevo, se necesita una mayor adopción de estándares de producción éticos. Dichas normas podrían ser parte del cálculo que determina si o no obtener la certificación por el MSC.

La certificación y la compra de nuevos proveedores también debe recorrer un largo camino hacia la solución de (ambos) problemas ambientales y laborales. El abastecimiento directo de las comunidades pesqueras, pescadores artesanales o cooperativas locales, ampliaría las opciones de suministro, al tiempo que contribuiría al desarrollo económico, a menudo en empobrecidos pueblos, y ayudaría a preservar la cultura tradicional de los pescadores.

Mientras tanto, los minoristas tendrán una mejor oportunidad de cumplir con sus compromisos de sostenibilidad si invierten en iniciativas de trazabilidad que involucren a pescadores artesanales y pueden proporcionar el volumen y la gama de productos del mar que demandan los consumidores. La trazabilidad también reduciría directamente el riesgo de abusos contra los derechos humanos en la cadena de suministro - y el daño a la reputación que viene con él.

Con tanta atención a la industria en este momento, nunca ha habido una mejor ocasión para una acción audaz, colectiva, que va a construir un futuro en el que los beneficios obtenidos a partir de un recurso natural precioso - el pescado - sea más equitativa y responsablemente obtenido y compartido. Las empresas deben aprovechar esta oportunidad para construir sus negocios y proteger a la industria para mañana.

Cristina Rumbaitis del Río es directora asociada de la Fundación Rockefeller. Sissel Waage es la directora de biodiversidad y servicios ecosistémicos en Business for Social Responsibility.