updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Abominables 'torneos de matar', su objetivo: hembras de raya embarazadas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

matanza de rayas con arco

Concursos de caza con arco y ballesta matan a miles de rayas en el Atlántico de EE.UU.

Los científicos temen que las cacerías diezmarán a la raya nariz de vaca antes de que puedan aprender sobre su papel en el ecosistema marino.

Cada verano pescadores armados con arco preparan su cerveza y bravuconería y se dirigen a la Bahía de Chesapeake, compitiendo para disparar a las rayas nariz de vaca más grandes, que luego por lo general no comen.

Normalmente un equipo de tres personas disparan desde una plataforma en la parte posterior de una embarcación cuando las rayas realizan el apareamiento. "Se pueden ver a estas rayas deslizándose bajo el agua, y luego saltando fuera de la superficie en un estado de euforia con sus puntas de las alas fuera del agua", dijo Robbie Bowe, organizador de Bowes & Arrows Skate Shoot y propietario de una tienda de tiro con arco en Woodbridge, Maryland. "El objetivo acercar su barco tan rápido como sea posible y dispararlas cuando están justo encima".

En mayo pasado un hombre en una playa posó orgulloso con 26 rayas muertas, una ballesta en la mano, en una foto publicada en la página de Facebook del Tilghman Island Cownose Ray Tournament’s. "Declaramos la guerra a las rayas", reza un comentario.

La mayoría de los concursos de matanza son en junio cuando las rayas han regresado desde el Golfo de México a Chesapeake para aparearse y dar a luz. Las mayores rayas son hembras embarazadas, y son los objetivos principales de los concursantes.

"Es la suerte del concurso cuando un hombre dispara y es una hembra: Muchas de las veces antes de llegar a la escala ya están saliendo las crías", dijo Bowe. "Ellos tratan de mantenerlas en el interior para conseguir más peso".

Cuando empecé con los torneos no había ningún límite y a los chicos les gustaba venir con sus barcos rebosantes de estas cosas", agregó Bowe. "Y yo les dije, esto no es una buena cosa. Algunos de los "antis" verían esta carnicería y dirían: Oh, no, ellos van a diezmar a la población".

Eso es exactamente lo que temen los científicos.

Dado que muchas rayas sacrificadas se lanzan al mar no se sabe cuántas son asesinadas. Ni Virginia ni Maryland, donde se celebran la mayoría de los concursos de matar, imponen límites a la pesca de rayas. El año pasado el concurso de Bowe tuvo 150 participantes, y otro concurso en Virginia, Amazon Rain Chicken’s Chesapeake Bay Stingray Tournament, tuvo unos 120 participantes el año pasado con nombres de equipo como Muerte desde arriba y cubiertos con sangre (Death From Above y Bloody Decks).

Los torneos de matar pueden parecer como un retroceso a los viejos malos tiempos antes de que la gente entendió el papel que especies individuales desempeñan en el ecosistema.

Pero a estos animales las personas las perciben como como lobos, coyotes, zorros, ardillas y serpientes de cascabel, y todavía estos concursos de matar proliferan a través de Estados Unidos.

raya nariz de vaca

Las "sonrientes" rayas nariz de vaca atlánticas que "vuelan" con gracia por encima del agua puede parecer un enfoque extraño para tal derramamiento de sangre. Pero los mariscadores culpan a las rayas de diezmar sus cosechas. Es una idea apoyada por el estado de Virginia que durante varios años ha estado tratando de poner en marcha un mercado de pescado para la raya nariz de vaca. Su campaña "Salva la Bahía, come una raya" transmite la idea de que las rayas nativas están perjudicando el ecosistema.

Esa suposición, sin embargo, no está respaldada por la ciencia y podría ser devastadora para las rayas - y posiblemente otras criaturas en el ecosistema.

Cuando la prima cercana de la raya del Atlántico, la raya nariz de vaca brasileña, se hizo popular para la exportación, se sobrepescó rápidamente y ahora está en la lista de especies en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Esta es la historia que alarma a los científicos. Las rayas nariz de vaca son muy lentas en reproducirse, tardando cerca de siete años en madurar. Las hembras suelen dar a luz a una sola cría en vivo después de un período de gestación de 11 meses.

"Las rayas nariz de vaca han sido un conveniente chivo expiatorio para los que han pescado gran cantidad de mariscos en el pasado", dijo Dean Grubbs, biólogo investigador de la Universidad Estatal de Florida, en referencia a la pesca excesiva y la contaminación.

Sin embargo, la gente en la industria de los mariscos argumenta que las poblaciones de rayas nariz de vaca están en auge en Chesapeake, citando la reducción de sus principales depredadores, los tiburones, y los cambios en los barcos camaroneros que permiten que se escapen los animales no objetivo, como las rayas.

De hecho se han recuperado varias especies locales de tiburones desde que se impusieron límites estrictos de pesca en 1993, dijo Grubbs. Y debido al ciclo de reproducción muy lento las rayas no son capaces de un "baby boom". Un documento que aún no se haya publicado encontró que, sin pesca, la población de rayas nariz de vaca aumentaría sólo un uno por ciento al año.

raya nariz de vaca cazada con arco

Y mientras que las rayas a veces comen ostras jóvenes y zamburiñas, varios estudios llevados a cabo a través de su área de distribución en Alabama, Carolina del Norte y en la Bahía de Chesapeake, han demostrado que esas criaturas constituyen una pequeña minoría de sus dietas.

Robert Fisher, especialista en pesca y tecnología de mariscos en el Instituto de Ciencias Marinas de Virginia, escribió un informe para la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica en 2010 que encontró que las ostras representaban no más del 8 por ciento de la dieta de las rayas nariz de vaca en la Bahía de Chesapeake.

La confusión del público sobre su biología perdura en parte sobre todo porque la gente históricamente no han comido rayas.

Como resultado, la pesca de la raya es completamente irregular, dijo Matt Ajemian, biólogo investigador del Texas A&M’s Harte Research Institute en Corpus Christi.

Ajemian reunió el año pasado a científicos expertos en rayas para revisar la ciencia existente y averiguar lo que se necesita de investigación adicional. Los expertos firmaron una resolución que pide a los funcionarios del estado de Virginia establecer límites de captura, convocar a expertos para estimar la población de rayas y poner en marcha un plan de conservación basado en la ciencia.

"El objetivo principal es evitar un desastre", dijo Sonja Fordham, presidente de Advocates International Shark. "Partir de Virginia tendría sentido porque es ahí donde se ha centrado el interés en el desarrollo del mercado".

El Instituto de Ciencias Marinas de Virginia y de la Comisión de Recursos Marinos de Virginia han gastado en los últimos años cientos de miles de dólares para tratar de desarrollar un mercado de rayas nariz de vaca.

"La textura y el bocado de ellas no es como la de los peces; es como la ternera, carne mechada o cerdo", dijo Mike Hutt, director de la Junta de Productos Marinos de Virginia, quien ha promovido comer rayas nariz de vaca en ferias en Europa y Asia. "Y es alta en proteínas".

Esto preocupa a los biólogos.

Aunque el mercado ha sido lento para ganar atracción si a eso se le diera la vuelta de repente, "usted podría estar en un gran problema antes de saberlo", dijo Fordham. "No tenemos ni idea de lo que sería una captura sostenible".

En otras palabras, hasta que la raya no se esté pescando en números significativos, el Estado no pondrá límites.

Esa política hacia atrás puede poner a las rayas en problemas. En su informe de 2010, un investigador de pesquerías escribió que los científicos necesitan encontrar una cosecha sostenible antes de que realmente despegue un mercado para las rayas.

Pero el ostricultor local Lake Cowart dijo que son suficientes sus 47 años de experiencia en la bahía para saber que las rayas nariz de vaca se aprovechan de sus ostras.

"Las he visto en las camas haciendo daño", dijo Cowart, dueño de Cowart Mariscos Corp. afincada en Lottsburg, citando a las decenas de miles de dólares perdidas en mariscos durante la noche.

Debido a la sobrepesca humana ahora se cultivan la mayoría de las ostras. El negocio de Cowart empezó a usar jaulas de acuicultura para proteger las ostras de las rayas en el 2005. Son efectivas, dijo, pero hemos invertido en capital y mano de obra más de $ 1 millón.

En cuanto a los torneos de caza con arco están programados para volver de nuevo en junio, durante el primer apareamiento y el tiempo de cría.

"Quieren acabar con ellas mientras aún están preñadas", dijo Grubbs, un biólogo investigador del Estado de Florida. "Están recibiendo un dos por uno en su mente", dijo, haciéndose eco de un sentimiento expresado en los grupos de charla del torneo.

"Soy un cazador y un pescador", añadió, "y puedo decir que se requiere habilidad cero para matar a una raya nariz de vaca".

Artículo original: 'Killing Contests' That Target Pregnant Females Threaten to Wipe Out This Graceful Ocean Animal, donde se pueden encontrar enlaces para ampliar información.