updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Los trapos sucios en el cultivo de perlas en Australia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

perlas de Broome, Australia

El peligroso, maloliente y caluroso trabajo detrás del brillo de las mejores perlas del mundo

La industria de la perla en Broome, Australia Occidental (WA), está levantada sobre un dudoso registro colonial, mareas de nueve metros, buzos calificados... y mochileros.

A tres metros por debajo de la superficie del océano, a cerca de 10 millas náuticas de la costa de Broome, WA, un equipo de buzos está girando bastidores de plástico. Colgando de los bastidores, ordenadas por tamaño, están las formas calcificadas de ostras. Son las que arrastran las corrientes de marea de la costa noroeste de Australia. Las perlas están siendo cultivadas.

Se inicia con un procedimiento quirúrgico. Las cajas de ostras son transportadas a bordo de un bote de fondo poco profundo utilizado como barco de limpieza, son retirados los restos de percebes con una manguera de alta presión antes de ser trasladadas al otro lado de la mesa de siembra donde un segundo equipo está esperando para hacer una incisión.

"Lo que hacemos es insertar en vivo una pequeña parte de un núcleo en la gónada de la ostra", dice Paul Birch, director general de Willie Creek Pearl Farm.

"A lo largo de cerca de dos años van torneándose y son recubiertas de nácar [la secreción conocida como madre perla] y al final se obtiene una hermosa perla".

Todo esto suena bastante desagradable, una declaración con la que está de acuerdo Birch en tono de disculpa. Pero dice que el producto final - perlas marinas cultivadas del sur de Australia, el corazón de una industria de $ 60 millones - está alejado de sus comienzos como marisco.

bote procesador de perlas en Broome, Australia

"El trabajo es duro, maloliente y caluroso", dice.

"Se comienza tan temprano como a las 4 de la mañana, se recojen las conchas de los paneles y van poniéndose en cajas para su limpieza y resiembra. No es para todo el mundo. Se trabaja muy duro".

O, como lo describió uno mochilero inglés: "ir a la cama a eso de las 21:00, levantarse a las 5 am, comenzar el aburrido trabajo a las 6 am, sudando y cubierto de algas, agua de mar, mierda de mar y piojos de mar, desde las 6.30 y durante las siguientes 10 horas y media".

Birch dice que muchos de los que realizan el sudoroso y maloliente trabajo encima de la cubierta son mochileros, que viven detrás de las palmeras en el albergue juvenil de Kimberley Klub en las semanas no empleadas a bordo de una de las naves nodrizas que dan servicio a las cinco principales granjas de perlas de la zona.

perla en una ostraPerlas Clipper, que entró recientemente en una alianza formal con Willie Creek, solicita potenciales marineros, cocineros y ayudantes de cocina, y deben presentarse en persona en su oficina de Broome.

"Toda la gente, sobre todo para 457 días de visa, debe cumplir con los requisitos de trabajo rural para que puedan obtener su segundo año de contrato", dice Birch. "Broome es un lugar difícil para encontrar trabajo".

Sólo a los buzos, que necesitan una cualificación mínima como buceador de rescate, se les permite el lujo de solicitar un trabajo de forma remota.

Birch se unió a la industria en 2013 después de trabajar como enólogo. Él dice que es sólo un trabajo con animales, aunque con un paisaje más bonito y un producto más brillante.

En su vida útil de 10 años cada ostra produce hasta cuatro perlas, que se hacen más grandes con cada siembra hasta un máximo de 18 milímetros. Las mareas de 9m en Broome Cable Beach, que atraen a los turistas a caminar cientos de metros a través de olas hasta la rodilla, proporcionan un suministro constante de agua de mar fresca que los bivalvos tamizan para comer, y los bajos niveles de contaminación significan perlas más luminosas.

"Estas son las mejores perlas del mundo", dice Mark Majzner, gerente general de Kalis Jewellery. "Australia Occidental (WA) produce los mejores y más valiosos diamantes del mundo [de la mina de diamantes de Argyle, a unos 1.000 kilómetros de distancia, en la región de Kimberley del Este] y las perlas más valiosas del mundo".

contabilidad de las perlas en Broome, Australia, durante la colonización

Broome ha sido el centro de la industria de la perla de Australia desde antes de la colonización, cuando se recogían perlas de las conchas en las aguas poco profundas por el pueblo Yawuru, que luego se fue extendiendo a lo largo de la región de Kimberley. Cuando llegaron los colonos blancos la industria se convirtió en un comercio de esclavos. Las mujeres aborígenes fueron capturadas y vendidas como buzos a los lugres de perlas (barcos), en una práctica conocida como blackbirding, y los trabajadores contratados fueron traídos de Indonesia y otras partes de Asia.

Buceaban hasta profundidades de 10 metros con nada más que una bocanada de aire en sus pulmones. Muchos se ahogaron para alimentar la demanda del Imperio Británico por peines y mangos de cubiertos de nacar.

Kevin Lawton, un periodista estadounidense con sede en Broome e historiador popular, escribió que Broome era un lugar donde "importaba más la concha de perla que la vida humana".

buceo a la deriva para el cultivo de perlas

Aunque la industria tiene ahora un buen historial de seguridad, sigue siendo peligrosa.

En 2012 Jarrod Hampton, un buzo calificado de 22 años de edad, de Melbourne, se ahogó mientras buceaba para Paspaley, la mayor compañía de perlas de WA, a unos 160 kilómetros al sur de Broome. Era su segundo día en el trabajo.

El buceo a la deriva implica trabajar al final de un tubo de oxígeno detrás de un barco en movimiento. Se utiliza para recolectar ostras silvestres Pinctada maxima, que se usan después en las granjas de perlas comerciales.

Una investigación de Worksafe sobre la muerte Hampton encontró que Paspaley no contaba con un procedimiento escrito para la recuperación de un buceador incapacitado y la tripulación no había practicado un simulacro de emergencia para la situación. La compañía se declaró culpable de no proporcionar un entorno de trabajo seguro y recibió una multa de $ 60,000.

La tragedia no ha impedido que la gente siga con ganas de trabajar en la industria. Los buzos de deriva son frecuentemente pagados con las conchas durante la cosecha de perlas salvajes y es un trabajo demasiado lucrativo para ser abandonado.

turismo en una granja de perlas, Broome - Australia

Los turistas también se sienten atraídos por la industria, tanto por su accidentado pasado como por sus lujosos productos. Willie Creek que gestiona una granja de perlas en un estuario a 38 kilometros de Broome, también propiedad de Birch, muestra el proceso sin el potencial mareo de una travesía en alta mar, aunque hay otros inconvenientes...

"Nosotros no hacemos ningún buceo porque hay un par de grandes cocodrilos, que dan un poco de preocupación", dice Creek. "Pero sí ofrecemos una fantástica seguridad".