updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

El caladero de anchoa del Golfo de Vizcaya no está recuperado

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

banco de anchoas

Nueva paralización temporal de la flota de cerco del Golfo de Vizcaya

La UE prohibiría automáticamente la pesca cuando la población de anchoas adultas sea igual o inferior a las 24.000 T

anchoas del Cantábrico
El Ejecutivo comunitario presentó el martes un plan para gestionar la pesquería de anchoa en el mar Cantábrico, en el que sugiere que las cuotas de pesca se establezcan según una fórmula matemática y sin que haga falta una negociación política por parte de los Estados miembro.

La Comisión Europea (CE) propone que cuando se reabra la pesca de la anchoa en aguas del golfo de Vizcaya, las cuotas anuales de captura se fijen “automáticamente” en junio, y no en diciembre.

El sistema de fijación “automática” de la pesca consistiría en elaborar una tabla, con fórmulas sobre cuáles deben ser las capturas anuales de acuerdo con los datos de los informes científicos de primavera sobre las reservas de anchoa en el caladero, indicó el representante de la dirección de Pesca de la CE, Juan Pablo Pertierra.

Bruselas plantea la puesta en marcha de una “regla de control” sobre los reclutamientos de ejemplares, a partir de los cuales fijará el volumen anual de captura.

Mediante ese régimen, se establecería una prohibición automática de la pesca cuando la población de anchoas adultas en el golfo de Vizcaya sea igual o inferior a las 24.000 toneladas.

cajas de anchoaSi las reservas oscilaran entre 24.001 y 33.000 toneladas -nivel considerado necesario para garantizar la seguridad biológica de la especie-, el total admisible de captura (TAC) se establecería en 7.000 toneladas.

De ese total, las embarcaciones de España podrían pescar 6.300 toneladas y los barcos franceses, 700 toneladas.

La CE sostiene que al desplazar a junio las decisiones sobre los cupos de anchoa, apenas habrá diferencias de tiempo entre los resultados científicos y el comienzo de la temporada, que sería el 1 de julio.

Asimismo, el plan de gestión de la anchoa prevé modificaciones con respecto a los permisos de pesca, a los sistemas de vigilancia de los barcos y a las inspecciones cruzadas sobre capturas.

El comisario de Pesca, Joe Borg, dijo que confía “plenamente en que el nuevo plan, con su innovador enfoque, logrará restablecer la buena salud de la pesquería, sobre todo porque ha venido impulsado en gran medida por el propio sector y por los científicos”.

Hace un mes, la CE decidió extender la prohibición de la pesca de anchoa en aguas del golfo hasta junio de 2010, tras verificar que la especie aún se encuentra en estado crítico.

Los científicos del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) determinaron que el caladero todavía no se ha recuperado lo suficiente como para garantizar la supervivencia de la anchoa a largo plazo.

El Comité Nacional de Pesquerías Marítimas de Francia (CNPMEM) aceptó la decisión de Bruselas de mantener la veda de anchoa, pero señaló que si en los cinco años que estuvo vedada la pesca de anchoa en aguas del golfo el recurso no se recuperó, es porque influyen “otros factores”. En este sentido, citó “parámetros medioambientales” como la contaminación o el cambio climático.

Nueva paralización temporal de la flota de cerco del Golfo de Vizcaya

Por otro lado, y apoyando estas medidas de la CE, el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino ha establecido, en una Orden Ministerial de próxima publicación en el BOE, una parada temporal para este año dirigida a la flota de cerco del Golfo de Vizcaya.

Dado que la situación del stock de la anchoa en el Golfo de Vizcaya no ha experimentado una mejoría suficiente en relación con años anteriores, el MARM considera necesaria continuar con la regulación del esfuerzo pesquero que se inició en 2007 y, en consecuencia, llevar a cabo una nueva paralización temporal de la flota de cerco que opera en ese caladero.

Esta paralización temporal tendrá una duración máxima de 40 días y afectará a los buques de cerco autorizados en el segundo trimestre del presente año a faenar en aguas comunitarias no españolas del Golfo de Vizcaya.

Las fechas fijadas para la paralización deberán estar comprendidas entre el 24 de abril y el 30 de octubre del presente año y la parada podrá realizarse en tres periodos, cuya duración, la de cada uno de ellos, no podrá ser inferior a 10 días.

La paralización temporal contemplada en esta Orden Ministerial podrá ser objeto de ayudas con cargo al Fondo Europeo de la Pesca o a fondos nacionales, para lo cual el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino publicará las correspondientes disposiciones normativas.