updated 12:27 AM CET, Dec 9, 2016

Los piratas de Somalia ¿conservacionistas?, una visión diferente

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Vídeo de la recuperación de la pesca en las costas de Kenia por la acción de los piratas

Las flotas pesqueras de los países ricos están preparando el colapso de la pesca a nivel mundial

extrano caso Alakrana (FERRERES en Público)Aunque tenía previsto hacer un seguimiento diario del secuestro del atunero español Alakrana, debido al "culebrón" mediático que se ha montado desistí de la idea hace ya dos semanas. En parte porque opino que toda esta publicidad que se está dando a los secuestradores piratas no beneficia para nada al feliz desenlace que todos esperamos: La pronta liberación de los marineros retenidos.

"Aprovechando el desgobierno, una multitud de barcos de pesca empezó a faenar en las aguas frente Somalia, incluidas sus aguas territoriales. En 2005 se calculó que pescaron allí unos 800 barcos de distintos países, muchos de ellos europeos y, más específicamente, españoles. Se estima que los ingresos generados durante un año por esta pesca extranjera ilegal ascendía a 450 millones de dólares. El resultado fue la rápida disminución de unas reservas pesqueras que eran el principal recurso para las comunidades de pescadores del país, catalogado como uno de los más pobres del mundo" (texto en el diario Público de Joaquim Sempere, profesor de Teoría Sociológica y Sociología Medioambiental de la Universidad de Barcelona).

operación Atalanta, piratas sospechosos Dice también Sempere: [...] Estos hechos [los que acontecen en Somalia con la operación Atalanta], muestran que el colonianismo no sólo no ha muerto, sino que está tomando nuevos bríos. Y un nuevo aspecto marcado por la crisis de recursos naturales, en este caso la pesca. Las flotas pesqueras de los países ricos, compuestas por buques con capacidad para moverse por todos los mares del mundo (habrá que hablar también otro día sobre la pesca en el Atlántico y Pacífico sudaméricanos), esquilman un caladero tras otro: son los principales culpables de la sobrepesca que desde hace años viene destruyendo la capacidad de regeneración de las especies marinas y preparando un colapso de las capturas a escala mundial.

Aunque en este vídeo de la cabecera los pescadores kenianos declaran ganar ahora en un día de 180 a 450 euros, pienso que la subtitulación es errónea o exageran bastante...

Otro impresionante vídeo de la productora Journeyman Tv nos muestra la rica biodiversidad de las costas africanas del Océano índico (realizado en colaboración con la Reserva marina Kiunga, Kenia) y la adaptación de las especies marinas a la basura generada por los humanos. En particular las peripecias que viven en torno a una simple "chancla playera" de plástico: Flip Flotsam - Kenya.

Este otro reportaje tampoco tiene desperdicio: Sex for Fish - Kenya (*1)

Para acabar, un pequeño llamamiento: "Salvemos a nuestros marineros haciendo uso de todas las herramientas de que disponemos. Y, cuando estén por fin en casa, abramos un debate sobre la legitimidad de mandar hombres al abismo por el beneficio económico de unas pocas empresas. Si realmente queremos ayudar a los pescadores, invirtamos las subvenciones en reciclar a quienes no tienen más remedio que jugarse la vida por un puñado de atunes" (texto de José A. Pérez - Público)

Enlace: Diario Público

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

(*1) Las mujeres vendedoras de pescado de Kenia tienen que pagar un alto precio por sus suministros. Además de que les compren sus peces, los pescadores las obligan a acostarse con ellos.

La práctica está alimentando la tasa del SIDA en Kenya.

Según la ONU, el 7% de la población de Kenya tiene el SIDA. En el barrio de pescadores del Lago Victoria, está en un asombroso 42%. Muchos culpan de ello a la elevada tasa de infección cuando los pescadores se acuestan con sus compradoras (una práctica conocida como "jaboya").

"Yo no consigo pescado si me niego", se queja de una mujer. "Después de que rechazé a un hombre, él consiguió que los otros pescadores dejaran de traerme peces ", confiesa Winnie. Ella se vio obligada a ceder y ahora tiene el SIDA.

Para empeorar las cosas, la mayoría de la perca del Nilo capturada se exporta a Europa, los locales son privados de una fuente muy necesaria de proteínas. "Estamos en una situación donde la gente de aquí apenas tienen ninguna proteína para comer ", se queja el Dr. Abila.