updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Piden a la FAO una investigación sobre la pesca pirata en Somalia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

atunes hacia la bodega

El problema de la piratería en Somalía, es, también, un problema de Soberanía Alimentaria, Deuda Ecológica y Solidaridad entre pueblos

La soprepesca de los países del Norte en los bancos pesqueros de los países del Sur, resulta un acto de injusticia e inmoralidad que debe frenarse inmediatamente

Campaña internacional para detener la pesca ilegal de la UE en aguas del Sahara Occidental

Piratas en los mares del Sur: "los nuevos conquistadores"

atunes en una red de cerco
Ecologistas en Acción solicitó el pasado martes día 18, una investigación a la Comisión Suroccidental de la FAO, para que se analicen los motivos de los actos de piratería realizados sobre la flota pesquera extranjera.

La piratería somalí es muy probable que tenga origen en la sobreexplotación de sus recursos, lo cual no justifica sus actuaciones criminales, así como en la continua situación de inestabilidad política que sufre el país, en la que tanto Occidente como los Señores de la Guerra, juegan un papel de gran relevancia.

Si se analizan los datos, se observa que en 1990, antes de la caída del régimen de Siad Barre, la pesca en Somalia aportaba el 2% del Producto Interior Bruto nacional y la agricultura un 50% (FAO, 2008). Además, según el Grupo de Supervisión para Somalia (GSS) de la ONU, la pesca era una de las fuentes principales de ingresos, generando alrededor de 20 millones de dólares anuales, unas 300.000 toneladas de pescado y 10.000 toneladas de marisco, incluidos atún, tiburón, langosta y camarón, que tienen fácil exportación (ONU, 2005).

Además, el GSS ya alertó en el año 2007, que existía una continuada sobreexplotación de los recursos pesqueros de la Zona Económica Exclusiva (ZEE), que corresponde al Estado somalí, por parte de navieras pesqueras internacionales.

En este mismo sentido, la propia Comisión Europea estima en un informe emitido en el año 2007, que más del 50% del total de las capturas en Somalia, Liberia y Guinea Conakry son practicadas de manera ilegal.

red de cerco, subiendo pescadoPor todo ello, Ecologistas en Acción, considera que el problema de la piratería en Somalía, es, también, un problema de Soberanía Alimentaria, Deuda Ecológica y Solidaridad entre pueblos. Por este motivo, la organización ecologista, ha emitido una carta solicitando un estudio independiente a la Comisión Suroccidental para las Pesquerías del Océano índico (SWIOFC, siglas en inglés) de la FAO, que analice el origen, situación actual socioeconómica, una evaluación general de los ecosistemas y pesquerías de la zona, así como el impacto de la flota extranjera.

Asimismo, Ecologistas en Acción insta a la Unión Europea a que realice un profundo análisis de las pesquerías de los mares de Europa, aprovechando la actual revisión de la Política Común de Pesca (PCP), que culminará en el año 2012, a fin de que reestructure su flota, con el principal objetivo de acabar con el despilfarro de los recursos marinos, la situación de sobrepesca que sufren la mayor parte de las especies marinas de interés pesquero y, la pérdida de biodiversidad a la que han sido sometidos sus caladeros, tal y como reconoce el Libro Verde de la Reforma de la Política Común de Pesca. Todo ello, con el fin de que abandone paulatinamente su presencia masiva a través de la pesca industrial en la mayoría de caladeros de todo el mundo.

Desde Ecologistas en Acción, advertimos a la Comisión Europea y al Gobierno español, que la única forma de garantizar la subsistencia de la industria pesquera europea es apostando por una industria de estructura familiar, cooperativista, de conocimiento ecológico sobre los ecosistemas, hábitats y poblaciones que desarrollan su actividad.

Para la organización ecologista, en este momento en el que hemos llegado a la mayor población con hambre en el mundo, la soprepesca de los países del Norte en los bancos pesqueros de los países del Sur, resulta un acto de injusticia e inmoralidad que debe frenarse inmediatamente.

Enlace: Ecologistas en Acción

Aminatu HaidarCon respecto a esto último tenemos más cerca de nosotros el caso de la activista saharaui Aminatu Haidar, en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote desde hace seis días, que ha denunciado el acuerdo pesquero Marruecos-UE por considerar que viola la ley internacional.

Aminatu Haidar ha advertido que la UE está pagando a Marruecos para pescar en el Sahara Occidental ocupado. El Acuerdo Pesquera UE-Marruecos es políticamente controvertido y viola la ley internacional. La campaña internacional Fish Elsewhere! (“Pescad en otro lado”) exige a la UE cancelar sus operaciones de pesca tan sumamente poco éticas e ir a pescar en otra parte. La no pesca en el Sahara Occidental debería ser respetada hasta que se resuelve el conflicto.

La plataforma Fish Elsewhere! (“Pescad en otro lado”) propone una carta al comisario de pesca Sr. Borg:

¡Firma la carta de protesta contra la pesca de la UE en el Sahara!
 Al Comisario de Pesca de la Unión Europea

Ningún estado en el mundo ha reconocido la anexión del Sahara Occidental por parte de Marruecos. Aun así, la UE entrega a Marruecos cada año millones de Euros para que los barcos de la UE puedan pescar en aguas saharauis. Las actividades de la UE en el Sahara Occidental deben cesar inmediatamente.

Marruecos sigue negándose a cooperar en el proceso de descolonización del Sahara Occidental, desafiando más de 100 resoluciones de la ONU que reafirman el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. Al mismo tiempo, las autoridades marroquíes cometen serias violaciones de los derechos humanos de aquellos saharauis que alzan su voz para manifestarse. Ni la ONU ni ningún estado de la UE reconocen la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental.

En este contexto, cualquier cooperación con Marruecos en la explotación de los recursos naturales del Sahara Occidental es extremadamente inmoral y pone claramente en peligro los esfuerzos de la ONU por encontrar una solución pacífica del conflicto.

.De acuerdo a la ONU, los recursos naturales del Sahara Occidental no pueden ser explotados sin tener en cuenta los deseos e intereses de los saharauis. Sin embargo, la UE está entregando el dinero de los contribuyentes al gobierno de Marruecos a cambio del acceso a las aguas del Sahara Occidental, sin siquiera consultar al pueblo saharaui.

La UE tiene la obligación legal y moral de no alterar el proceso de paz del Sahara Occidental  iniciado por la ONU, respetando el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui sobre su tierra y sobre sus recursos.

Instamos a la Comisión Europea a que cese de inmediato la concesión de licencias a barcos de la UE que pescan en aguas del Sahara Occidental, y pedimos que no se produzcan más actividades pesqueras de la UE en el Sahara Occidental hasta que se haya encontrado una solución pacífica al conflicto.

Sinceramente,

fish elsewhere, logo

¡Firma la carta de protesta!  Yo ya lo he hecho, ¿a qué esperas?


Sus riquísimas reservas de pesca son explotadas por barcos de bandera marroquí y de otros países, especialmente de la UE (en el marco del Acuerdo de Colaboración Pesquera entre la Comunidad Europea y el Reino de Marruecos, del año 2006). Mediante este acuerdo se permite a los barcos europeos faenar en aguas de Marruecos, a cambio de compensaciones económicas. Pero el acuerdo es muy problemático, ya que no incluye una delimitación geográfica del territorio. Esto supone que las aguas del Sáhara podrían formar parte del mismo y que son las empresas pesqueras y las autoridades marroquíes las que interpretan cuál es el área sometida al acuerdo.

Según la Escuela de Cultura de Paz de la Universidad Autónoma de Barcelona, organismo especializado en resolución de conflictos y procesos de paz, este convenio puede ser un obstáculo para la solución del conflicto entre Marruecos y el Sáhara. Y viola la legalidad internacional de varias formas. Por un lado, Marruecos no tiene el status de potencia administrativa en el territorio (que corresponde a España), por lo que no tiene capacidad legal para firmar documentos relativos al Sáhara. En segundo lugar, éste tiene la consideración de “territorio no autónomo” por parte de la ONU, lo que no permite una apropiación externa de sus recursos. Por último, el acuerdo de pesca prejuzga un status para esta región favorable a los intereses de Marruecos, lo que viola numerosas declaraciones y principios de la ONU.

Enlace relacionado: Western Sahara Resource Watch

Los nuevos conquistadores, GreenpeceLos nuevos conquistadores

El pasado 1 de octubre 2009 Greenpeace hizo público un informe titulado "Los nuevos conquistadores" en referencia a la llegada de empresas españolas a América latina: "se produjo [la llegada] en un corto espacio de tiempo, de forma masiva y entrando en sectores estratégicos. Esto ha hecho que se las vea como “nuevos colonizadores”. Han intentado y logrado en muchos casos obtener condiciones ventajosas, en detrimento de los gobiernos y poblaciones locales. En muchos casos han aplicado dobles estándares, actuando en esta región con prácticas que no serían tolerables y en ocasiones tampoco legales en España. Al mismo tiempo, cuando se dirigen al público español mediante la publicidad o la información, “venden” una imagen responsable y sostenible y ocultan los verdaderos impactos de su actividad en el exterior.

Turismo

Hay once empresas hoteleras españolas entre las cien primeras del mundo. En América Latina, especialmente en México y el Caribe, están reproduciendo el modelo que les hizo ganar mucho dinero en España y que hoy está agotándose: turismo masivo, de sol y playa, en muchos casos de modalidad “todo incluido”. Este modelo esquilma los recursos naturales y ofrece muy pocos beneficios a la población local.

turismo CancunEn México, varios grupos hoteleros españoles están involucrados en proyectos de construcción de complejos turísticos en zonas de manglares. Actualmente Sol Meliá proyecta construir un complejo de 950 habitaciones en los alrededores de Costa Turquesa, en Quintana Roo. Prácticamente todas las zonas de manglar en los alrededores han sido devastadas. México ha perdido ya el 65% de sus bosques costeros de manglar y sigue perdiendo un 2,5% anual.

En Brasil, empresas españolas están involucradas en proyectos de construcción de mega complejos turísticos, que arrasarán zonas de gran valor natural. Afirma participa en el proyecto Nova Atlantida, para construir un complejo en Praia da Baleia en una extensión superior a 3.000 hectáreas. Grupo Sánchez planea construir 40.000 viviendas en Natal, en una zona de dunas actualmente virgen.

Pesca

Pescanova tiene la mayor flota pesquera comercial del mundo, después de las empresas chinas. En Chile ha practicado la sobre-explotación de especies como la merluza blanca y el congrio dorado, de los que tiene el 50% y el 53% de la cuota pesquera industrial, respectivamente. En la zona sur del país, se ha enfrentado a las comunidades y autoridades locales porque sus plantas de tratamiento generan miles de kilos de basura que son almacenados en lugares que no cumplen la más mínima condición ambiental ni sanitaria.

El grupo Calvo está entre las cinco mayores conserveras del mundo y es líder en España. Además de aquí, opera en Brasil y El Salvador. En este país ha actuado en situación de oligopolio, con lo que numerosos pescadores artesanales han tenido que abandonar la pesca. En sus plantas conserveras se han violado los derechos laborales, se ha expulsado a trabajadores que protestaban por ello, y ha vertido de forma descontrolada desechos de pescado y productos químicos.

Piratas en los mares del Sur: Vidal Armadores

jaulas de acuicultura, greenpeaceEl 5 de marzo de 2009, Greenpeace presentó ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional española pruebas de las actividades pesqueras ilegales de la empresa Vidal Armadores, S.A. La empresa es propiedad de Viarsa Cartera S.A., compañía dirigida por Antonio Vidal Suárez y su hijo Antonio Vidal Pego. La organización ha pedido una investigación judicial completa de las actividades de la empresa y de todas las personas involucradas.

Vidal Armadores es uno de los operadores piratas más conocidos del mundo, y lleva a cabo su actividad al menos con tres barcos. En 2005, Antonio Vidal Pego fue condenado por la justicia estadounidense al declararse culpable de pesca ilegal y obstrucción a la justicia. Fue puesto en libertad condicional por un periodo de cuatro años, tras pagar una multa de 400.000 dólares y comprometerse a abandonar cualquier participación directa o indirecta en la pesca del bacalao de profundidad (especie presente en aguas antárticas) durante cuatro años.

Las conductas ilegales de este operador han sido denunciadas en varios países, pese a lo cual ha recibido subvenciones del Gobierno español por valor de 3,6 millones de euros entre 2003 y 2005. De ellos, 2,6 se destinaron a “pesca experimental” en la Antártida, donde sus barcos han sido relacionados en varias ocasiones con actividades ilegales. Incluso la Comisión Europea, en abril de 2009, amenazó con llevar a España a los tribunales y le exigió acciones inmediatas contra los ciudadanos españoles implicados en actividades de pesca ilegal a bordo de estos buques. La Comisión confirmó las acusaciones de Greenpeace, de que dos barcos de bandera española y propiedad de esta empresa formaban parte de una red de operaciones pesqueras ilegales en el océano austral.

La pesca ilegal es una lucrativa actividad en la que los piratas funcionan como cárteles. En muchas ocasiones sus barcos llevan banderas de conveniencia y las empresas están radicadas en paraísos fiscales. Según la sentencia estadounidense, Vidal Pego figura al frente de una empresa radicada en Uruguay, Fidalur, propietaria del Carran, un pesquero con amplio currículo pirata cuyas bodegas transportaron las 26 toneladas de merluza negra (nombre con el que también se conoce al bacalao de profundidad) hasta Miami. ésta ha sido la primera vez en que las autoridades estadounidenses han convertido un caso de importación ilegal de pescado en una causa penal.

La pesca ilegal, no declarada y no regulada (IUU, por sus siglas en inglés) puede suponer, según la ONU, un 40% de las capturas totales. Un 15% de la flota mundial lleva banderas de conveniencia o bandera de identidad desconocida. Como afirma un informe de WWF, “la pesca ilegal adopta a menudo una estructura de crimen organizado, profesionalmente coordinada a nivel global. Por ejemplo, un buque pirata puede pertenecer a una empresa enclavada en un paraíso fiscal del Caribe, aunque el armador es español, el capitán ruso y la tripulación filipina o china y el buque abanderado en Togo”.

Descargar informe PDF "Los nuevos conquistadores"