Como el Nord Stream, están en riesgo otras muchas infraestructuras submarinas

tuberías submarinas

Detectan una fuga en el oleoducto Druzhba que conecta Rusia con Polonia

En la noche del 26 de septiembre, cerca del final de la temporada de calma en el Báltico, un círculo de un kilómetro de ancho perturbó el fondo del mar y una enorme masa de metano estalló en el aire. El gas formó una nube que atravesó Europa, en lo que se considera la mayor liberación individual jamás registrada de este potente gas de efecto invernadero.

Fue causado por cuatro rupturas de los gasoductos Nord Stream 1 y 2 de Rusia, ubicados en o cerca de los mares territoriales de Dinamarca y Suecia. Los sismólogos detectaron explosiones a una profundidad de 70 a 90 metros en el lecho marino. No fueron terremotos.

Las autoridades danesas, suecas y alemanas han informado que las explosiones fueron un acto deliberado, equivalente al uso de 500 kilogramos de TNT.

La superficie burbujeante del Báltico es una cruda imagen visual del consumo de combustibles fósiles que cambia el clima del mundo. El metano tiene un efecto de calentamiento global 25 veces mayor que la cantidad equivalente de dióxido de carbono, y es un objetivo crucial para combatir el cambio climático.

También destaca la vulnerabilidad de los oleoductos submarinos y la infraestructura submarina en general.

Detectan una fuga en el oleoducto Druzhba que conecta Rusia con Polonia

Hoy mismo se ha conocido que Polonia ha detectado una fuga en el oleoducto de Druzhba, clave para el suministro a Europa, sin que por ahora se hayan podido determinar las causas del incidente, detectado el martes por la noche, dijo el miércoles su operador PERN.

El Druzhba es una de las infraestructuras de transporte de petróleo más grandes del mundo, con un tamaño de unos 4.000 kilómetros. Construido durante la URSS, el oleoducto transporta combustible desde Almetyevsk, en el corazón de Rusia, hasta Polonia, pasando por Bielorrusia y Ucrania.

refinería en un ramal del oleoducto Druzhba

Imagen: Una refinería de petróleo ubicada en un ramal del oleoducto Druzhba, se ve cerca de Mozyr, a 300 kilómetros de Minsk — Vasily Fedosenko

Emisiones desperdiciadas

Las explosiones en el Nord Stream no han tenido consecuencias económicas ni energéticas directas. Nord Stream 1 dejó de operar a principios de septiembre luego de reducciones graduales del suministro durante el verano. Nord Stream 2 nunca se inauguró porque Alemania se negó a certificarlo luego de la invasión rusa de Ucrania. Europa no contaba con la reanudación de los suministros de ninguno de los oleoductos.

Si bien las tuberías no transmitían gas, contenían gas metano para mantener la presión.

La cantidad de gas liberado es difícil de cuantificar. Las estimaciones sugieren que probablemente se hayan liberado a la atmósfera aproximadamente 300.000 toneladas de metano (o el equivalente a 7,5 millones de toneladas de carbono), lo que la convierte en la mayor liberación de metano en un solo evento (y más del doble que la fuga de Aliso Canyon en 2015 en California).

Ese tonelaje representa alrededor del 10% de la producción anual de metano de Alemania, o un tercio de las emisiones anuales totales de gas de Dinamarca, o el equivalente a las emisiones anuales de carbono de un millón de automóviles. Nord Stream, sin embargo, es una emisión desperdiciada sin beneficios sociales ni ganancias de productividad.

La fuga es un recordatorio del problema del metano "fugitivo", que comprende la fuga, pérdida, escape y emisión de gas de sitios industriales activos o abandonados.

Si bien las emisiones de la producción de carne y arroz son los principales culpables de las emisiones fugitivas, las instalaciones de petróleo y gas también filtran una cantidad significativa de metano, al igual que actividades como el fracking, la minería del carbón y la extracción de petróleo. El CSIRO australiano estima [PDF] que las industrias globales de petróleo y gas emiten entre 69 y 88 millones de toneladas de metano cada año.

tuberías submarinas no utilizadas

Imagen: Tuberías no utilizadas para el gasoducto Nord Stream 2 Baltic, almacenadas en Alemania. EPA/HANNIBAL HANSCHKE

Red de infraestructura submarina

La infraestructura submarina crítica juega un papel vital en la economía global. Por ejemplo, la red de cable de fibra óptica es el alma invisible de la globalización, que consta de alrededor de 1,1 millones de kilómetros de cables que transportan el 99% de los datos globales.

Cuando hablamos de flujos de datos y mercancías digitales nos referimos, de hecho, a la transmisión de comunicaciones a través de estos cables submarinos. La estabilidad de la economía global y la riqueza de las corporaciones multinacionales dependen de la integridad de estos cables y de la conectividad ininterrumpida que brindan.

Los oleoductos submarinos que transportan petróleo y gas de un país o estado a otro forman la base material de los mercados energéticos. Los gasoductos de energía en alta mar de Australia, por ejemplo, incluyen el gasoducto de Tasmania de 740 km de largo, 300 km de los cuales son submarinos, así como Gorgon (140 km), Scarborough (280 km), Plutón (180 km), Browse (400 km) y muchos otros.

Los cables de energía submarinos son una infraestructura en rápido desarrollo. El aprovechamiento del potencial de la energía eólica marina (ahora una de las mayores inversiones en energía a nivel mundial) se está realizando en proyectos australianos como Star of the South. Mientras tanto, Sun Cable tiene como objetivo suministrar energía renovable producida en Australia a Singapur a través de un cable subacuático de 4.200 km.

Si bien son especulativos, estos proyectos representan aspectos de la revolución de la energía verde que impulsarán la reducción de emisiones y que es probable que se vuelvan más comunes. Es una prioridad garantizar la resiliencia de estos sistemas frente a amenazas físicas y digitales maliciosas.

vigilancia en una refinería

Imagen: Un oficial de la Guardia Nacional de Noruega está ayudando a la policía a aumentar la seguridad en una planta petrolera, a raíz de las recientes fugas en los gasoductos de Nord Stream. EPA/CARINA JOHANSEN

Fallos del sistema y agentes hostiles

Se subestima la dependencia de la sociedad y la economía de la confiabilidad de estas infraestructuras.

La integración entre cables y tuberías y los mercados nacionales e internacionales a los que dan servicio es tan estrecha que incluso la más mínima interrupción podría infligir un daño económico desproporcionado.

Estos sistemas son tan complejos y están tan estrechamente integrados que sus fallas tienen consecuencias que traspasan las fronteras físicas y nacionales. Esto representa un desafío importante para la gobernanza de la infraestructura oceánica.

La falla del sistema puede ocurrir porque los cables y las tuberías son propensos a sufrir daños accidentales por las anclas de los barcos, la pesca con redes de arrastre y otras actividades submarinas, como el dragado. Como muestra el incidente del oleoducto Nord Stream, también son vulnerables a ataques hostiles intencionales, tanto físicos como cibernéticos.

Los agentes hostiles pueden explotar el hecho de que el mar es un reino opaco, en el que es difícil operar y defender. Por lo tanto, proporciona un escudo eficaz contra la detección y el posterior enjuiciamiento.

Nord Stream fue atacado en uno de los mares más activos y vigilados del mundo: el Báltico, muy cerca de la base militar danesa de la isla de Bornholm. Esto expone claramente las vulnerabilidades de la infraestructura submarina: permite a los atacantes acercarse a los objetivos sin ser detectados.

Los cables y tuberías se rigen por las leyes nacionales e internacionales. Sin embargo, existen brechas de seguridad en aguas internacionales, donde la responsabilidad se comparte de manera ambigua entre las corporaciones y el gobierno.

La falta de claridad les da a las empresas pocos incentivos para invertir en seguridad o cooperar con el gobierno, lo que aumenta su vulnerabilidad a los ataques.

La privatización de cables y tuberías ha resultado en la adopción de prácticas rentables para reducir los costos operativos. Pero esto se ha logrado reduciendo el mantenimiento y la vigilancia.

La infraestructura submarina seguirá siendo vital para el comercio y la cohesión social global. La creciente demanda de ancho de banda y la necesidad de seguridad energética hacen que los cables y las tuberías sean más cruciales y vulnerables. Nord Stream y Druzhba destacan la necesidad de sistemas resilientes para limitar el riesgo de accidentes y dar un mayor impulso a la transición de energía fósil a energía renovable.

Etiquetas: RiesgoInfraestructuraSubmarina

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: