updated 1:19 AM CEST, Sep 28, 2016

Los buques atrapados en la Antártida logran liberarse del hielo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

popa del Aurora Australis

Las tripulaciones del Akademik Shokalskiy y el Xue Long navegan despacio hacia aguas abiertas

Un barco de investigación ruso ha conseguido atravesar el espesor del hielo marino en la costa de la Antártida donde había estado atrapado desde la víspera de Navidad.

El Akademik Shokalskiy logró romper los gruesos témpanos de hielo después que la semana pasada provocó una dramática misión de rescate para evacuar a sus 52 pasajeros en helicóptero.

Un segundo barco, un rompehielos chino llamado Xue Long (Dragón de la Nieve), también se las arregló el martes para liberarse de los mares antárticos congelados. El buque, que fue atrapado por varios días después de ayudar a rescatar a los pasajeros del Shokalskiy, pasó 14 horas trabajando para romper el hielo antes de que finalmente alcanzase aguas abiertas a las 10 am (GMT) del martes.

El capitán del Shokalskiy dijo a los medios rusos que un afortunado cambio en la dirección del viento había ayudado a abrir los gruesos témpanos de hielo que habían atrapado su barco durante 14 días.

El Akademik Shokalskiy en la Antártida

"Finalmente, el viento cambió hacia el oeste y, como resultado, apareció una grieta en el hielo. Entramos en ella y ahora estamos moviéndonos lentamente hacia el norte", dijo Igor Kiselyov a la agencia de noticias Itar-Tass de Rusia. "Vamos a una velocidad lenta y cambiando el rumbo hemos avanzado ya más de 20 millas".

Un equipo de 22 tripulantes permaneció en el Shokalskiy después de que sus 52 pasajeros - incluyendo turistas, periodistas y científicos - fueron transportados el jueves por aire por un helicóptero del Xue Long.

rompehielos chino Xue Long

Los pasajeros fueron luego trasladados a un rompehielos australiano, el Aurora Australis, que se había acercado a través de los témpanos de hielo y ahora navega hacia la base de investigación de Australia Casey.

Alok Jha, corresponsal de ciencia de The Guardian, que es parte de la expedición a la Antártida, dijo que se sentía extraño estar de vuelta en aguas abiertas.

"Estamos de nuevo en movimiento. Me sentía un poco extraño después de 10 días de estar atrapado en la banquisa. Todos los sentimientos familiares desde hace un mes han vuelto uno por uno. El zumbido insistente de máquinas del barco, el balanceo de lado a lado, estar rodeado por una interminable extensión de agua rodando", dijo.

"Después del rescate de la semana pasada, los niveles de adrenalina volvieron a la normalidad y los que eran antiguos pasajeros en el Akademik Shokalskiy han pasado los últimos días en silencio para adaptarse a los ritmos de nuestra nueva casa, el rompehielos australiano Aurora Australis".