Un Robinson Crusoe de la vida real

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Un Robinson Crusoe de la vida real - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Masafumi Nagasaki

Masafumi Nagasaki vivió en una isla desierta durante casi 30 años, ahora es forzado a regresar a la civilización

Un "ermitaño desnudo" que es el náufrago voluntario que más tiempo ha sobrevivido ha sido "capturado" y obligado a vivir en la civilización después de tres décadas de soledad.

Sobreviviendo sin agua dulce, encendedores, teléfonos o ropa, Masafumi Nagasaki desafió los tifones y las picaduras de los mosquitos en Sotobanari, una de las Islas Yaeyama en Japón.

Llegó a la isla, un archipiélago en el suroeste de la prefectura de Okinawa, Japón, en 1989 y desde entonces ha vivido allí una vida sencilla. Según los lugareños, es una de las pocas islas desiertas en Japón donde incluso los pescadores rara vez se detienen.

En 2012, entonces con 76 años, se hizo conocido como el "ermitaño desnudo" después de decirle a Reuters que su único deseo era morir en la isla a la que ahora llamaba su hogar.

Pero en contra de su único deseo, las autoridades sacaron en abril al hombre de 82 años de su lugar favorito en la Tierra, y no le permitirán regresar.

News.com.au informa que el náufrago estaba "demasiado débil" para luchar y ahora vive en la ciudad más cercana a la isla, Ishigaki a 60 km de distancia, en una casa del gobierno. Cuando fue sacado de la isla se cree que pudo haber estado enfermo, posiblemente con la gripe.

Álvaro Cerezo, que encuentra islas idílicas y recibe visitas privadas, pasó cinco días con el "ermitaño desnudo" antes de su repentina partida.

Le dijo a Alvaro que arriesgaría su vida para proteger la isla, y que "nunca encontrará un paraíso como este". "Nunca me he sentido triste aquí, no puedo sobrevivir si tengo ese tipo de sentimientos", dijo, confiado en que nunca se iría "aunque el mundo cambie. Todo lo que quiero lo puedo encontrar aquí. No necesito nada más".

Reveló que ya le había dicho a su familia que iba a morir en la isla "sin molestar a nadie" y que esperaba que fuera por un tifón. En 2012, dijo a Reuters: "Encontrar un lugar para morir es algo importante que hacer, y he decidido que este es el lugar para mí".

Masafumi Nagasaki"Realmente no se me había ocurrido antes lo importante que es elegir el lugar de tu muerte, como si es en un hospital o en casa con tu familia a tu lado. Pero morir aquí, rodeado de naturaleza... simplemente no se puede superar, ¿verdad?

No está claro cómo Masafumi terminó en Sotobanari, pero se sabe que en un momento dado estuvo casado y tal vez incluso tiene dos hijos. Pero según Álvaro, "no le gusta hablar de su pasado".

Aparentemente era fotógrafo y tenía su propio club de alterne en la ciudad portuaria de Niigata, en Honshu, la isla principal de Japón.

El náufrago dijo que un colega de una fábrica en Osaka le contó sobre un misterioso archipiélago, y luego soñó con escapar de la civilización.

Le dijo a Alvaro que era un "hombre de la ciudad sin experiencia al aire libre", pero después de estar "horrorizado" por la cantidad de contaminación que "respiró", hizo las maletas y encontró su escondite. Al principio, solo tenía la intención de quedarse dos años, pero en su lugar terminó cronometrando 30.

Masafumi Nagasaki

El náufrago sigue 'las reglas de la naturaleza' y dice 'nadie en la isla lo hace sentir como un idiota'. Tiene una estricta rutina diaria, que incluye una sesión de gimnasio en la mañana y la limpieza de la playa con un par de guantes blancos y un rastrillo.

Pero él no usa ropa. Después de que un tifón barrió sus pocas pertenencias, decidió que estar vestido en la isla estaba "fuera de lugar". Estar desnudo es su "uniforme" ahora. Dijo a Reuters en 2012: "Caminar desnudo no encaja realmente con la sociedad normal, pero aquí en la isla se siente bien, es como un uniforme. Si te pones ropa te sentirás completamente fuera de lugar".

A pesar de sus limitadas opciones de comida, Masafumi se niega a comer pescado o carne, evitando también la gran cantidad de huevos de tortuga que quedan en la arena.

"He visto nacer a esas tortugas bebé y gatear hacia el mar. Se me pone la piel de gallina cada vez que las veo. Me hace pensar en lo maravillosa que es la vida. Este entorno me hace sentir que esta isla realmente me cambió. No sé si es bueno o malo, pero no tengo ningún problema con eso", dijo Masafumi.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar