Una pequeña isla noruega quiere ser el primer lugar del mundo en abolir el tiempo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Una pequeña isla noruega quiere ser el primer lugar del mundo en abolir el tiempo - 5.0 out of 5 based on 2 votes

relojes en el puente de la Isla Sommarøy

En la isla de Sommarøy, en los meses de invierno el Sol no sale, y durante 69 días de verano nunca se pone

Cuando la gente visita la isla nórdica de Sommarøy, deben dejar en la puerta su sentido del tiempo.

Algunos eligen hacerlo literalmente, y así, el puente que conecta este pequeño pueblo de pescadores con el continente no está salpicado con los candados de los amantes como cabría esperar en algún otro lugar, sino con relojes abandonados.

Aquí en West Tromsø, al norte del Círculo Ártico, tiene poco significado el tiempo en el sentido tradicional. Durante los meses de invierno el Sol no sale, y durante 69 días de verano, nunca se pone.

Es una isla de extremos, y ahora sus habitantes están proponiendo una medida totalmente nueva. El residente local Kjell Hveding, un trabajador de recursos humanos de 56 años, está liderando una petición para convertirse en la primera zona del mundo sin tiempo.

"Para muchos de nosotros, obtener esto por escrito simplemente significaría formalizar algo que hemos estado practicando durante generaciones", dijo a Maureen O'Hare de CNN Travel.

Sommarøy en noruego significa Isla de verano, y al menos durante una fracción del año el nombre suena verdadero. Hveding describe estos meses como si fueran libres para todos, un momento en el que tanto los niños como los adultos pueden recibir llamadas telefónicas a las 2 am, cortar el césped a la medianoche o ir a nadar más allá de las horas normales.

Isla Sommarøy

"Cuando el gobierno está discutiendo la nueva ley sobre el invierno o el verano o sobre cómo cambiar el reloj, aquí nos estamos riendo, porque no importa", dijo Hveding a la locutora de radio la CBC, Carol Off.

"Aquí al norte del Círculo Ártico hay una vida totalmente diferente".

Hveding reunió cerca de 100 firmas, aproximadamente un tercio de la población total de la ciudad, y la semana pasada entregó la lista a su parlamentario local.

Hasta el momento la propuesta es un poco confusa en los detalles. Como tal, algunos piensan que es más un gesto simbólico que cualquier otra cosa, mientras que los cínicos se han apresurado a señalar cuán útil es el reportaje como un impulso publicitario para la industria turística de la isla.

Si se elimina el tiempo tradicional, Hveding cree que hará que las personas sean más impulsivas y reducirá el estrés de un horario rígido en sus vidas. Pero es imposible abandonar el reloj por completo. Los residentes todavía tienen que ir al trabajo, caminar a la escuela y organizar reuniones y horarios con amigos o vecinos.

Esta logística todavía necesita ser resuelta. Y aunque Hveding ha prometido que no será "fanático" de todo el proceso, también admite que estar completamente sin reloj sería "demasiado complejo".

Lo que realmente parecen querer todos los peticionarios es un poco de autonomía y flexibilidad. Aún así, el cuerpo humano no es alguien para tomar la dirección de un reloj de pulsera. Después de todo, nuestros ritmos diarios naturales se sincronizan no con nuestros relojes sino con el sol.

"El problema es que los humanos no evolucionaron en el Ártico", dijo a Gizmodo Hanne Hoffman, una científica en animales de la Universidad Estatal de Michigan que se centra en el ritmo circadiano.

"Nuestros cuerpos se han adaptado a este ciclo de 24 horas generado por la rotación de la Tierra. Realmente no podemos ir en contra de la evolución, y eso es lo que está sucediendo en esos lugares. Vas en contra de lo que estamos programados para hacer".

Muchas de las funciones y actividades normales de nuestro cuerpo, como dormir, despertar, comer e ir al baño, siguen naturalmente este ciclo de 24 horas.

De hecho, todas y cada una de las células de nuestro cuerpo tienen este reloj, incluidos todos nuestros órganos. Si vamos en contra de este ritmo natural, la investigación ha demostrado que puede tener efectos adversos potenciales para la salud, como un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, trastornos digestivos, cáncer y depresión.

Además, incluso en ausencia de luz, parece que nuestras células saben qué hacer para mantenerse funcionando.

En el pasado, las personas que se han encerrado en cuevas y bunkers durante semanas o incluso meses, han perdido todo el sentido del tiempo, pero sus cuerpos aún mostraban estos mismos ciclos de 24 horas, lo que sugiere que este reloj interno existe fuera del constructo humano del tiempo.

Nos guste o no, los humanos estamos intrínsecamente ligados al tiempo, y eso seguirá siendo válido incluso si los residentes de Sommarøy se salen con la suya.

Así que, si bien puedes dejar tu reloj en el puente, de alguna manera todavía lo llevarás contigo.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar