Clicky

cocodrilo de agua salada (Crocodylus porosus)

Desde 2015 nunca ha habido en Balabac un año con cero ataques de cocodrilos

Un cocodrilo de agua salada mató a un niño después de ser arrebatado de un bote en el sur de Filipinas, ya que el hábitat cada vez más reducido de los reptiles provoca repetidos ataques, dijeron las autoridades el miércoles (14 de agosto).

El niño de 10 años estaba a bordo con sus dos hermanos mayores cerca de la ciudad de Balabac, que es conocida por sus enfrentamientos con las enormes criaturas, cuando fue arrojado al agua.

Su padre no pudo encontrar al niño después de una búsqueda nocturna, pero un pescador descubrió en un manglar los restos a medio comer del niño el lunes por la noche, según un informe policial.

El desarrollo y la población en auge de Filipinas han invadido constantemente el hábitat de las criaturas, forzándolas a tramos cada vez más pequeños de pantano.

Los humanos y los cocodrilos que comparten el mismo espacio han dado lugar a múltiples enfrentamientos, en los que varias personas han sido muertas o destrozadas por los animales.

"Desde 2015 nunca hemos tenido un año con cero ataques (de cocodrilos)" en Balabac, dijo Jovic Pabello, portavoz de un consejo gubernamental que trabaja para conservar el medio ambiente del grupo de islas de Palawan que incluye a Balabac.

"Es un conflicto sobre el uso del agua", agregó.

También llamado cocodrilo de estuario o marino, el cocodrilo de agua salada (Crocodylus porosus) es uno de los reptiles más grandes del mundo, crece hasta seis metros de largo y pesa hasta una tonelada.

En febrero un cocodrilo marino agarró a un niño de 12 años mientras nadaba en el río Balabac, pero escapó cuando sus hermanos golpearon la cabeza del reptil con remos hasta que lo soltó, dijo Pabello.

Un pescador de cangrejos de Balabac fue muerto y medio comido por un cocodrilo de agua salada en febrero del año pasado, dijo la policía, tres meses después de que un cocodrilo arrastrara a su sobrina de 12 años a fines de 2017.

La niña nunca fue vista de nuevo.

El grupo de islas Palawan, a menudo llamadas la "última frontera" de Filipinas, es el hogar de una notable diversidad de flora y fauna, pero está amenazado por un desarrollo incontrolado.

Etiquetas: CocodriloComerNiñoFilipinas
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos