updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

La flota fantasma de la recesión anclada en Singapur

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

flota de buques vacios en Singapur, toma aérea

Iguala en número de barcos a las armadas de EEUU y Gran Bretaña juntas

El origen de esta situación está en la crisis y la caída de los precios

Simon Parry
Apostada frente a las costas de Singapur se encuentra la mayor flota de barcos de cargamento jamás reunida en la historia, una gigantesca formación compuesta por cerca de 750 cargueros y petroleros (algunos de hasta 300.000 toneladas) y que, en su conjunto, iguala en número de barcos a las armadas de EEUU y Gran Bretaña juntas, su tonelaje es mucho mayor. Tanto que los habitantes de Singapur miran al mar y casi no ven el horizonte.

Simon Parry bautiza acertadamente esta formación en las páginas del Daily Mail como la "flota fantasma de la recesión", dado que los cargueros llevan anclados aquí desde que comenzó la crisis mundial y se frenó el intercambio de mercancías a escala global.
El puerto de Singapur ya era uno de los más transitados del mundo, pero ahora barcos llegados de todos los rincones del planeta han elegido estas aguas para quedarse hasta que escampe el temporal económico. Según explicaba en mayo del año pasado el The New York Times, el motivo es que se trata de una zona con escasas tormentas, el combustible y las reparaciones son baratas, y se encuentran a tiro de piedra de los más importantes puertos de Asia, donde quizá reciban un encargo.

“Antes”, relata un pescador local entrevistado por Simon Parry, “no había nada aquí, solo mar. Entonces aparecieron los grandes barcos y cada día aparecen más”. Los cargueros están vacíos y sin tripulaciones, apenas unos hombres para evitar los actos de piratería, así que algunos lugareños ya hablan de “barcos fantasma”. “Nunca vemos a nadie a bordo”, dice el mismo pescador, “y algunas personas les tienen miedo. Creen que pueden traer una maldición y que tienen malos espíritus”.

flota buques en Singapur

El tamaño de la ociosa flota se hace más palpable cuando las luces de los barcos se encienden después de la puesta del sol. Desde los pequeños pueblos pesqueros que salpican el litoral, un incendio  de tramos luz aparentemente sin fin de un extremo a otro del horizonte. De pie en la oscuridad entre las palmeras y las chozas de bambú, mientras las llamadas a la oración de las mezquitas suenan en el interior, esto parece  un experiencia surrealista, extraña y desorientadora. Te hace sentir como si estuvieras a la deriva en un mar oscuro, mirando fijamente a una ciudad de la luz.

luces flota puerto de Singapur

Como la luz del día se arrastra por las aguas, las banderas de conveniencia de los destinos como Panamá y las Bahamas se hacen visibles. En realidad, sin embargo, estos barcos pertenecen a algunas de las mayores compañías de transporte marítimo del mundo occidental.

Los barcos se apartan de la costa porque así no pagan los costes del puerto y la ley les permite permanecer durante meses sin tripulación. La acumulación es de tal calibre que se aprecia en Google Maps y decenas de usuarios de Flickr cuelgan las fotos que toman desde el avión cuando sobrevuelan la zona. Las autoridades también monitorizan su presencia vía satélite y advierten del creciente peligro de colisiones por la congestión entre las aguas de Malasia e Indonesia.

mapa satélite de vesseltracker

El origen de esta situación está en la crisis y la caída de los precios. Hace un año, por estas fechas, contratar un barco de 80.000 toneladas costaba unos 50.000 dólares al día y ahora se paga hasta 10 veces menos. Las compañías no reciben encargos y no pueden trabajar, y la cadena afecta a miles de trabajadores y a los astilleros de todo el planeta. Los diferentes gobiernos llevan semanas hablando de muestras de recuperación económica pero hay un indicador que resultará infalible: el día en que la zona se despeje, la actividad comercial mundial se habrá puesto de nuevo en marcha.

gruas en el puerto de Singapur

La caída es de toda la industria. El costo de enviar un contenedor de mercancía de acero de 40 pies desde China al Reino Unido se ha reducido de 850£ más gastos de combustible el año pasado a 180£ este año. El costo del flete de un buque de carga a granel para transportar materias primas se ha hundido aún más, de cerca de 185,000£  ($300,000) el verano pasado a un increíble cifra de 6,100£ ($10.000) a principios de este año.

Los negocios de los cargueros han aumentado ligeramente en los últimos meses, en gran parte debido al apetito redescubierto de China por las materias primas tales como mineral de hierro. Pero esto es una pequeña parte del comercio internacional, y las perspectivas de los buques portacontenedores siguen siendo sombrías.

flota fantasma del puerto de Singapur

Algunos expertos creen que la proporción de buques de contenedores sin trabajo podría elevarse al 25 por ciento dentro de dos años en una crisis extraordinaria, que el gigante del transporte marítimo Maersk ha llamado una "crisis de dimensiones históricas". El año pasado la compañía reportó en el primer semestre su primera pérdida en su historia de 105 años.

Las perspectivas son también sombrías para los astilleros, en particular para los coreanos del sur, donde tienen una alta proporción de pedidos del extranjero. Comunidades enteras en lugares como Mokpo y Ulsan están involucrados en la construcción naval y hay un montón de subcontratación a empresas locales.

barcos portacontenedores, puerto de Singapur

Hasta ahora los astilleros siguen trabajando, pero los problemas empezarán a surgir durante este año y, desde luego, en 2011, porque es cuando los pedidos en curso se habrán entregado. Casi no han habido nuevos pedidos en el último año. En 2011, los astilleros, simplemente se quedarán sin buques para construir.

Primera lectura: Fogonazos     Enlace: Daily Mail