updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Las Islas Azores desde satélite

Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

islas Azores desde satélite

En el siglo XVIII fueron una importante base de las flotas balleneras

Esta imagen de radar del Sentinel-1A de la ESA se procesó para representar el agua en azul y la tierra en colores tierra. Cuenta con algunas de las islas Azores a unos 1600 km al oeste de Lisboa, incluyendo la forma de tortuga de Faial, la daga de São Jorge y la Isla del Pico, con el Monte Pico llegando a más de 2.351 m de altura.

La imagen resalta las diferencias en el relieve de las islas, con volcanes y montañas claramente visibles.

Faial es parte del grupo central de las Azores. Su superficie abarca 173 kilómetros cuadrados. Tiene unos 15.000 habitantes y su principal cabecera municipal es la ciudad de Horta. Diferentes tonos de azul adornan las casas, que dividen el campo y se alinean en las calles, dando a Faial el nombre de 'Isla azul'.

En el siglo XVIII el desarrollo de la caza de la ballena llevó flotas balleneras a Horta. En el siglo XIX Horta se había convertido en un importante puerto marítimo y escala para un gran número de yates que cruzaban el Atlántico.

Junto con otras islas del archipiélago, Faial es de origen volcánico. En 1957 una gran erupción aproximadamente a 1 km de la costa expulsó grandes cantidades de lava y cenizas, formando un islote que más tarde acabó conectado a la isla de Faial por un pequeño istmo.

Única entre las Islas Azores, São Jorge es inusualmente larga y delgada, y muy susceptible a la erosión del mar.

La isla tiene 55 km de longitud, con una cadena de montañas que forman su columna vertebral. El Pico da Esperança, de 1053 m, es su pico más alto. La isla tiene una superficie de 246 kilómetros cuadrados, con una diferencia obvia en el relieve entre las secciones occidental y oriental: la costa occidental está llena de acantilados, mientras que el este es más llano. Del mismo modo, la costa norte tiene afilados acantilados, mientras que el lado sur es menos inclinado.

Los 9.500 habitantes de la isla han vivido en relativo aislamiento durante muchos años. Interrumpidos sólo rara vez por la visita de las autoridades, los barcos comerciales de las islas de la zona, o algún aristócrata ocasional que viene a contemplar el paisaje local, la vida en São Jorge es muy relajada.

Sin embargo, con la inauguración de sus puertos, y el aeropuerto en 1982, han aumentado las empresas comerciales, especialmente las de exportación de quesos de la zona, la ganadería, la pesca y unas pequeñas industrias artesanales.

Con el nombre de su imponente montaña, la isla del Pico es una de las islas más bellas y subestimadas de las Azores. Su historia se forjó debido a la caza de ballenas y sus vinos. Los famosos vinos del Pico y los viñedos designados patrimonio mundial de la UNESCO, así como la construcción de barcos de madera, son características contemporáneas de Pico.

La caza de la ballena dio paso a un movimiento de estudio y observación de ballenas, delfines y otros mamíferos marinos. Desde que hace 300 años terminaron las erupciones volcánicas, Pico es considerada inactiva, agregando misterio a la isla, lo que es un imán para los científicos.