updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Rainbow Warrior: La leyenda del Guerrero del Arco Iris

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Rainbow Warrior III, barco de Greenpeace - gráfico

El Rainbow Warrior II servirá como un hospital flotante en Bangladesh

El Rainbow Warrior III será uno de los barcos de su tamaño más avanzados medioambientalmente

En una leyenda nativa americana, un niño de 12 años de edad le pregunta a su abuela, Ojos de Fuego, ¿por qué han sucedido cosas tan terribles a su pueblo?.

Ella responde: "Llegará un momento en que la tierra se queje por la enfermedad y, cuando lo haga, se reunirán en una tribu todas las culturas del mundo que creen en hechos y no palabras, y trabajarán para que se cure..., van a ser  conocidos como "Guerreros del Arco Iris".

El Rainbow  Warrior II de Greenpeace se retira, pero el Rainbow Warrior III pronto tomará su lugar. ¿Cómo ha calado el barco de protesta en la mente del público - y cómo puede continuar haciéndolo en el futuro?

Rainbow Warrior II, barco de GreenpeaceHa frustrado y frustra los planes de los gobiernos, ha llevado a grandes empresas a arrodillarse. Durante más de 30 años, la imagen más perdurable del activismo ambiental ha sido un pequeño barco en un mar turbulento, con la distintiva paloma blanca en su casco entrando y saliendo de las olas.

"Es un barco pequeño, un poco desordenado", dijo el Dalai Lama, cuando visitó el Rainbow Warrior en 1992.

"Pero es un símbolo muy poderoso y el espíritu a bordo hizo a mi espíritu más fuerte".

En 1977, el Ministerio de Agricultura del Reino Unido retiró un antiguo barco de investigación pesquera, que se vendió a Greenpeace. Oxidado y viejo, el "Sir William Hardy" recibió una capa de pintura de colores, una nueva identidad y comenzó su vida como un barco protesta. Pronto, se convirtió en un icono de las campañas.

Al principio fue una historia romántica, dice Kevin DeLuca, autor de la imagen política: "La Nueva Retórica del Activismo Ambiental": unas pocas personas luchando contra el imperio del mal de la Unión Soviética, uno de los principales promotores de la caza de ballenas.

El buque llevó a los activistas a regiones remotas donde se encadenaron a los arpones y colocaron balsas de goma entre los balleneros y las ballenas.

Bloquearon las tuberías de descarga de desechos de las fábricas y arrojaron pintura verde en las pieles de los bebé foca, haciéndolas comercialmente inútiles.

A menudo, no hubo resultados inmediatos - el humo de las fábricas se arremolinaba libremente, seguían siendo asesinadas las crías de foca -, pero el mundo comenzó a mirar, indignado y cautivado a la vez.

Exasperados

De acuerdo con Rex Weyler, co-fundador de Greenpeace International, la organización tocó la fibra sensible, ya que adoptó una forma de desobediencia civil - hizo para el medio ambiente lo que hizo el movimiento de derechos civiles por los desposeídos.

"A pesar de que no éramos los primeros en defender estas ideas, ampliamos el concepto de compasión a algo más que a la gente", dice.

En el lenguaje de la organización, cada expedición del Rainbow Warrior lanzó una "bomba a la mente de los medios de comunicación", provocando una oleada de protestas públicas.

"Los activistas de Greenpeace fueron artistas de sofisticados medios", dice DeLuca. "Algunos de ellos eran periodistas - como Robert Hunter, el primer presidente de Greenpeace - y por lo tanto sabían exactamente cómo utilizar las imágenes para explotar las infinitas posibilidades de la televisión".

Rainbow Warrior, antiguo barco de GreenpeacePero en un giro perverso, lo que llegó a hacer más famosa a la organización fue una bomba mediática que no había planeado.

En 1985, el Rainbow Warrior llevó una flota de barcos para protestar contra las pruebas nucleares francesas en el Pacífico Sur. Exasperados, los servicios de inteligencia franceses bombardearon el barco, matando a un activista y provocando la indignación pública generalizada.

Con una característica determinación - y con el lema "No se puede hundir un arco iris" - Greenpeace botó un segundo barco.

Rainbow Warrior II, barco de GreenpeaceDespués de 22 años de servicio, este segundo barco va a ser ahora retirado del servicio.

A diferencia de su predecesor, que fue hundido en un arrecife artificial, el Rainbow Warrior II servirá como un hospital flotante en Bangladesh, un país con una grave escasez de camas de hospital.

En su lugar, el que se está construyendo como Rainbow Warrior III, y a diferencia de los barcos de antaño de Greenpreace que consumían mucha gasolina, será uno de los barcos de su tamaño más avanzados medioambientalmente.

 

mceTempObject

Más vídeos en Antena3

 

Nostalgia

Greenpeace y su buque insignia, hacen hoy en día menos titulares. La acción directa del medio ambiente ya no es nueva y las "bombas mentales" no son tan fáciles hacerlas explotar.

"Las imágenes que se vieron en la década de 1970 no pueden ser otra vez revolucionarias en los medios de comunicación", dice Rex Weyler.

Así que Greenpeace ha diversificado sus técnicas.

"A veces un gran informe sobre la mesa tiene el impacto que se desea y, a veces se necesita hacer una acción directa para elevar el perfil, o, a veces es necesario utilizar un artista o alguien de las industrias creativas", dijo a la BBC en 2008 el director ejecutivo de Greenpeace del Reino Unido John Sauven.

Según DeLuca, el Rainbow Warrior de ahora no puede ser un remanente de aquel más radical, pero si más esperanzador.

"Una apelación [de la nave hoy] es la nostalgia, por un momento pensábamos que podíamos ganar ciertas batallas - pensamos que Greenpeace había ganado la lucha contra los balleneros, pero ahora sabemos que no es cierto, Japón todavía mata ballenas, Islandia también unas pocas..."

Rainbow Warrior III, nuevo barco de Greenpeace - en construcciónOtro factor, dice, es que Greenpeace tiene ahora una misión más amplia, y algunas de sus batallas son menos "claras".

En Estados Unidos, dice, la organización ha hecho siempre lo mejor, cuando "se trata de focas y ballenas". Pero hay una respuesta más ambivalente en batallas más recientes - por ejemplo, la pesca excesiva, que afecta a los medios de vida de las personas, y el consumismo.

"¿Qué significa de todos modos luchar contra el consumismo?", se pregunta.

Cuando el Rainbow Warrior regresó a Nueva Zelanda en el 20 aniversario del bombardeo de 1985, le recibió una opinión dividida. Los pescadores locales dejaron en claro su oposición en contra de su campaña para prohibir la pesca de arrastre.

No es que estas críticas hayas disuadido a Greenpeace: "Podemos vivir sin bombas de pintura y nalgas al descubierto", dijo el capitán Pete Willcox a la BBC en determinado momento.

Para aquello más estrechamente relacionado con el barco, sin embargo, se pueden realizar los viejos métodos.

Hay países, China por ejemplo, donde el Rainbow Warrior no puede hacer trucos publicitarios al no generar cobertura mediática, pero Sean Lang, director de la Acción y Unidad de Investigación de Greenpeace en Asia oriental dice que el nuevo barco todavía puede dar ejemplo con el medio ambiente.

Rainbow Warrior III, nuevo barco de Greenpeace"Vamos a hablar de ello en un sentido positivo: para China, que ocupa el primer lugar de potencial de energía eólica, el Rainbow Warrior tiene un sentido especial - que demuestra que la energía renovable es posible".

Manuel Pinto, quien desempeñó como ingeniero electricista en el Rainbow Warrior II, está de acuerdo. Greenpeace actuará finalmente sobre lo que ha predicado por mucho tiempo - y esto envía una señal importante.

"Ahora otros quizás también empezaran a navegar a nuestro lado".

Traducido de un original de Alizeh Kohari, BBC News

Enlaces: A New Warrior | Greenpeace International | Rex Weyler