updated 10:11 PM CET, Dec 4, 2016

Filipinas: un mes después del tifón Haiyan la ONU dice que las necesidades son inmensas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

ayuda a Filipinas, WFP

La Fundación Unilever duplica los donativos enviados (aporta 50 dólares y llegarán 100 a Filipinas)
En las zonas afectadas por el tifón dan a luz todos los días alrededor de 865 mujeres
Padres dejan a sus hijos con familiares en las zonas afectadas por los tifones mientras buscan trabajo en Manila

Un mes después que el tifón Haiyan pasase por Filipinas aún está evaluándose la amplitud de los daños y son inmensas las necesidades de las millones de personas afectadas por la tormenta en el archipiélago, advirtieron ayer las agencias humanitarias de las Naciones Unidas, instando al mundo a que siga apoyando el enorme esfuerzo de socorro en curso.

"El hecho de que la situación en Filipinas ya no esté en las noticias, no significa que hayan disminuido las necesidades en el país", informó a la prensa desde Ginebra Elizabeth Byrs, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

"La asistencia alimentaria de emergencia sigue siendo una prioridad para las comunidades afectadas y las distribuciones fueron cada vez mayores en las islas y otras áreas, pero las necesidades son grandes". Una segunda ronda de puentes aéreos de emergencia, llevando alimentos del PMA a las provincias de Manicani, Tubabao, Victoria y Sulawani tendrá lugar esta semana. Las raciones para estas áreas serán de 25 kilogramos por familia durante dos semanas.

"Sus colegas dijeron que a pesar de la ayuda, la devastación es inmensa y las necesidades de ayuda eran grandes", continuó señalando que el PMA había hecho un llamamiento por un total de US $103 millones para cubrir la operación de alimentos de emergencia para 2,5 millones de personas durante seis meses. Hasta ahora, la agencia ha recibido menos de la mitad de esa cantidad, con contribuciones totales confirmadas unos $45.8 millones.

afectados por el tifón Haiyan, Filipinas

Expresando preocupación similar, Fadéla Chaib, de la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas (OMS) dijo que un mes después del desastre aún quedan muchos retos. De hecho, la agencia ha identificado como prioridades la ampliación de los servicios esenciales de salud y la reactivación de las clínicas y hospitales, ya que se dañaron la mayor parte de las infraestructuras.

La OMS también ha dado prioridad a la prevención de enfermedades y la ampliación de los servicios de salud mental con el fin de detectar lo antes posible cualquier enfermedad que pudiera surgir, desde turnos de actividades de socorro de emergencia a programas de recuperación temprana. La Sra. Chaib dijo que, en general, hay sobre 181 equipos médicos sobre el terreno - 65 extranjeros y 116 locales - que están dando cuidados intensivos en las zonas afectadas. Añadió que también está en marcha una gran campaña para vacunar a los niños menores de cinco años contra el sarampión y la poliomielitis.

La Sra. Chaib dijo que el riesgo de enfermedades infecciosas sigue siendo alto, especialmente en entornos llenos de gente y antihigiénicos. Las enfermedades infecciosas como el sarampión, las enfermedades transmitidas por el agua, como la fiebre tifoidea y enfermedades transmitidas por vectores, como el dengue prosperan en tales condiciones.

"Sin embargo, las principales razones por las que las personas en las zonas afectadas están buscando atención médica en estos momentos son las infecciones respiratorias agudas, fiebre, diarrea, presión arterial alta, enfermedades de la piel, nuevas lesiones por limpieza de escombros y atención de seguimiento para las lesiones y heridas sufridas en el tifón", dijo ella.

Subrayó que, en las zonas afectadas por el tifón, dan a luz todos los días alrededor de 865 mujeres, entre las cuales se estima que el 15 por ciento experimentará complicaciones, algunas de ellas en peligro por su vida.

afectados por el tifón Haiyan, Filipinas, cola para alimentos

Al informar sobre sus actividades, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) afirma que, un mes después de que la súper tormenta se extendió por la región de Visayas de Filipinas, decenas de miles de desplazados están regresando a sus lugares de origen. Equipos del ACNUR en cinco lugares sobre el terreno continúan trabajando con el Gobierno y los asociados para ayudar a abordar las necesidades de los más vulnerables.

En un comunicado de prensa, el ACNUR dice que a medida que crece el ritmo de regreso y se están cerrando los centros de evacuación, será importante garantizar la reubicación digna de las personas desplazadas que no pueden volver a sus hogares como consecuencia de la devastación o los nuevos códigos de construcción. Esto es especialmente cierto para las personas con necesidades específicas, incluyendo los pueblos indígenas, discapacitados, ancianos y los hogares encabezados por mujeres o niños. También se requieren esfuerzos para ayudar a su acceso a la vivienda y medios de vida, así como la documentación y asistencia legal.

A pesar de que muchos están regresando a casa para reconstruir hay un movimiento de personas, incluyendo adolescentes, partiendo a desde las zonas afectadas hasta las grandes ciudades como Cebú y Manila para conseguir el apoyo de la familia y encontrar trabajo. ACNUR dice que también ha recibido informes de padres que dejan a sus hijos con familiares en las zonas afectadas por los tifones mientras buscan trabajo en Manila.

Socios del ACNUR - incluyendo el Departamento de Bienestar Social y Desarrollo del Gobierno y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) - han desplazado personal en los puntos de salida en Tacloban, Ormoc y Guiuan para controlar estos movimientos y tratar de evitar la posible trata de personas.

niño afectado por el tifón Haiyan, Filipinas

La Fundación Unilever cuenta con el generoso apoyo a los esfuerzos del PMA para llegar a las familias en las Filipinas con ayuda alimentaria de emergencia. Dona hoy, y tu aportación será duplicada por la Fundación Unilever*.

Eso significa que una donación de $50 se convierten en $100, que proporcionará 1.000 paquetes de galletas de alto contenido energético nutritivo a las familias a tiempo para la temporada navideña.

No te pierdas esta oportunidad de duplicar tu impacto en las Filipinas.

* La Fundación Unilever igualará las donaciones individuales de hasta $250.000 EE.UU..

Tambien puedes hacerlo a través de UNICEF: Ayuda a Filipinas: la vida de 6 millones de niños víctimas del tifón está en grave riesgo