updated 9:29 PM CEST, Sep 26, 2016

Surf y pateras en las Reservas de la Biosfera

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

salvamento maritimo con inmigrantes rescatados

Supervivientes de Teguise (Lanzarote) salvados por un surfista

Fuerteventura propuesta como Reserva de la Biosfera

Fuerteventura, una playa de la isla
El domingo pasado murieron en aguas de Lanzarote 25 subsaharianos, entre ellos 14 menores de edad. Los africanos, los del Sur, siguen viniendo pese a todo. Para ellos Europa, el Norte, sigue siendo el paraíso. Durante décadas hemos exhibido nuestra riqueza, nuestro delirante consumismo y ya nadie puede detenerlos.

A muy pocos kilómetros, en las mismas Islas Canarias, el Comité Hombre y Biosfera de la Unesco ha aceptado oficialmente la declaración como nueva Reserva de la Biosfera de Fuerteventura, cuarta isla del archipiélago canario en lograr ese título.

La propuesta de Reserva de la Biosfera de Fuerteventura comprende todo el territorio insular, además de una franja marina de cinco millas en la costa oeste y de tres millas en el resto de la isla, lo que la convierte en la reserva de este tipo más grande de España.

En total alcanza una extensión de 352.812,6 hectáreas, de las cuales 165.664,3, el 47%, corresponden al medio terrestre, y 187.148,3, el 53% al medio marino.

El número de muertos en Teguise podría haber sido más elevado si los vecinos de la zona no se hubieran implicado desde el primer momento en el rescate. Así lo hizo Cristian Hunt, que no dudó en lanzarse al agua en cuanto vio los cuerpos flotando. Fue la rápida reacción de su mujer, que le alcanzó una tabla de surf, la que le permitió rescatar a algunos inmigrantes. En esa tarea contó con la ayuda de Jonathan Camarasa, otro vecino, y de aquellos que estaban en tierra, peleando para recoger los cuerpos que los surfistas acercaban a la costa.

Cristian Hunt«Lo que vi era tétrico; gente flotando a la deriva, el barco virado y varias personas agarradas». Así describió la situación Hunt, que relató que los ocupantes de la patera estaban morados, con síntomas de hipotermia y «casi entregados». El rescate no fue fácil, por el fuerte oleaje y las corrientes. De hecho, ambos vecinos pusieron en riesgo sus vidas. Ayer, sin embargo, no acaban de asumir el calificativo de héroes.

«Lo lógico es que si ves que unas personas se están ahogando delante de ti trates de salvarlos», dijo el surfista, que jamás podrá olvidar cómo un joven de 14 años le pedía que, antes que a él, rescatara a un niño de menor edad.

Es el Norte y el Sur. Surf y cayucos que se mezclan en una Reserva de la Biosfera.

La crisis golpea, pero más en el Sur.