updated 3:34 PM CET, Jan 14, 2017

¿Porqué no hay osos polares en la Antártida?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

oso polar en el agua

La respuesta no es tan sencilla como parece

Todo el mundo sabe que no hay osos polares en la Antártida. Pero, si los hubiera, harían su agosto comiendo a los pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri), que son grandes, lentos y no utilizan la tierra para la depredación. Por lo tanto, dado que el entorno parece ser propicio para un mamífero depredador, ¿por qué no existe ninguno?

Puedes pensar que la respuesta es obvia: Los osos evolucionaron en el planeta después que la Antártida se separó de los otros continentes, y después de eso no tenían forma fácil de llegar allí. Esto es cierto, pero también no es toda la historia.

La Antártida se separó de Australia hace unos 55 millones de años. En ese momento, ambas estaban unificadas con los mamíferos que allí vivían. La evolución convergente dicta que los animales alejados desarrollan rasgos similares si viven en ambientes similares - es la razón por lo que Australia desarrolló un león marsupial y un topo marsupial, a pesar de que los dos están más estrechamente relacionados entre sí que con los mamíferos placentarios que parecen imitar.

familia de osos polaresEntonces, ¿por qué no hay algún primo gigante del koala que habite ahora el polo sur? Lo que sabemos es que, en algún momento, el continente se hizo demasiado frío y estéril para sustentar las plantas y animales terrestres. Los detalles son motivo de constante debate científico. Sabemos que había mamíferos en la Antártida hace 40 millones de años, y que la vida vegetal puede haber existido allí tan recientemente como hace dos millones de años (aunque muy probablemente no de forma continua).

Al no ser capaces de sustentarse en tierra, los antiguos mamíferos antárticos podrían haber ido de nuevo al océano, como una vez hizo en otro lugar un ancestro de la foca, o adaptarse para ser más parecidos a los osos polares, usando la tierra y el mar en busca de refugio y comida. Pero esto no sucedió. Tal vez simplemente no había suficientes especies marinas en las inmediaciones para hacer una buena comida, o tal vez los mamíferos no encontraron la manera de cazar con suficiente eficacia o lo suficientemente pronto.

El principal obstáculo evolutivo presentado por la Antártida es el aislamiento. Una vez que los animales terrestres fueron exterminados por el avance de los glaciares, realmente no había ninguna manera de que volviesen. Mientras que el Ártico es contiguo a masas de tierra más al sur, permitiendo al poderoso oso polar (Ursus maritimus) y otras especies adaptarse lentamente a un ambiente hostil, la Antártida se encuentra separada. Esto plantea una pregunta: ¿Qué pasaría si en el futuro tuviéramos que ayudar al oso polar transportándolo a la Antártida para alimentarse de focas y pingüinos, salvándole de los peligros de la fusión del hielo ártico?

pinguinos emperador en la Antártida

Si el pasado es preludio, este hecho que imaginamos podría significar un peligro. Las especies invasoras en general, y los carnívoros gigantes en particular, podrían causar estragos en el delicado equilibrio de un ecosistema como el de la Antártida. Es difícil predecir exactamente cómo iban a fracasar los osos polares, pero muy probablemente la población de osos polares del sur iba a explotar ya que se saciarían de presas fáciles como pingüinos. La población de pingüinos entonces colapsaría, y en breve sería seguida por la de los osos.

alca gigante (Pinguinus impennis)

Los seres humanos ya hemos hecho lo suficiente con nuestra intromisión en los ecosistemas. Incluso acabamos con los pingüinos originales, el alca gigante (Pinguinus impennis), una gran ave no voladora que recorrió el Atlántico Norte hasta la mitad del siglo XIX...

Y tu pensabas que en el Ártico no había tales criaturas como pingüinos... pero de esto hablaremos otro día.