El faro del fin del mundo

faro de San Juan de Salvamento

El faro original de San Juan de Salvamento era una casa de madera de haya

El faro de San Juan de Salvamento está ubicado en el mismo extremo de la isla de los estados, en la Patagonia Argentina, en la provincia de Tierra del Fuego. Es el faro más antiguo de Argentina y el primero en construirse en aguas del sur.

Ha sido apodado El faro del fin del mundo, por la novela de Julio Verne que lleva ese título. El tema de la novela es la supervivencia en circunstancias extremas, y los hechos que se describen giran en torno a este aislado faro.

El faro data de 1884, cuando la División Expedicionaria del Atlántico Sur, al mando del comodoro Augusto Lasserre, estableció una subprefectura marítima, una prisión y un puesto de rescate en la isla de los Estados para ayudar a los numerosos naufragios ocurridos alrededor del Cabo de Hornos. El faro se erigió sobre un promontorio rocoso llamado Cabo San Juan. El comodoro Augusto Lasserre agregó "de Salvamento" (que significa "rescate") al nombre del faro para dejar en claro su propósito. El nombre San Juan de Salvamento se extendía al entorno del cabo y en particular al pequeño puerto que se instaló en una bahía contigua.

faro de San Juan Salvamento en 1898

antigua imagen del faro de San Juan SalvamentoEl faro original era una casa de madera de haya de 16 lados, de apenas 5 metros de altura y unos 9 metros de diámetro. La luz era proporcionada por 8 lámparas de queroseno fijas que se colocaron detrás de un par de ventanas cuyos cristales estaban equipados con lentes Fresnel. Pero la ubicación del faro no proporcionaba una buena visibilidad de su haz de luz. Aunque tenía 60 metros de altura, la luz de las lámparas de petróleo era demasiado débil y la niebla a menudo ocultaba el faro. Como resultado, los barcos continuaron naufragándose alrededor de la Isla de Año Nuevo y muchos islotes al norte del faro.

Así que en 1901 el gobierno argentino, en colaboración con la Comisión Organizadora Internacional de la Expedición Antártica, decidió erigir el Faro de Año Nuevo, ubicado un poco más al norte, en la Isla Observatorio. El Faro de Año Nuevo se completó en 1902 y el Faro de San Juan de Salvamento fue abandonado después de solo ocho años de funcionamiento.

faro de San Juan de SalvamentoInspirado por la remota ubicación del faro, Julio Verne completó en 1901 el primer borrador de su novela El faro del fin del mundo. Se publicó cuatro años después de la muerte del escritor.

El faro permaneció abandonado y en ruinas durante casi un siglo, hasta 1994, cuando el navegante francés André Bronner quien, fascinado por la novela de Julio Verne, partió en busca del "faro del fin del mundo". Bronner regresó a la isla al año siguiente y permaneció aislado durante tres meses, sobreviviendo con medios rudimentarios en Flinders Bay, el extremo occidental de la isla.

faro de San Juan de Salvamento

Decidió emprender el proyecto de reconstrucción del faro, y con este fin creó el puerto francés de La Rochelle la Asociación del Faro del Fin del Mundo. Consiguió el apoyo de las autoridades de Tierra del Fuego y Ushuaia, la Armada Argentina, el gobierno francés y varias empresas privadas que acogieron la idea con entusiasmo. El proyecto también recibió contribuciones financieras de los municipios franceses de Nantes (ciudad natal de Jules Verne) y La Rochelle (lugar de residencia de André Bonner).

La réplica del faro se completó en 1998 y se encendió por primera vez el 26 de febrero de 1998. El edificio de madera se construyó en La Rochelle, se desmontó, se llevó en barco a Ushuaia y finalmente a la isla de los Estados donde fue reconstruido.

En el 2000, André Bronner promovió la construcción de otra réplica del faro original de San Juan de Salvamento, frente a la costa de La Rochelle, en la costa atlántica de Francia. También llamado el Faro del Fin del Mundo, este faro está construido en el mar, sobre pilares.

réplica del faro del fin del mundo en La Rochelle

Imagen: Réplica del Faro de San Juan de Salvamento en La Rochelle.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar