Del Mar Menor a la Costa del Sol, ¿listo para navegar?

costa de Almería

Realizar una ruta en barco permite conocer el mar desde puntos inalcanzables a nado

El Mediterráneo es un entorno ideal para navegar, especialmente en su parte más meridional. De hecho, la navegación es una actividad cada vez más señalada en el ocio de los españoles, que quieren disfrutar de unas aguas tranquilas y llenas de rincones mágicos. Y la mejor manera de hacerlo es con el alquiler de un barco en Málaga. Las numerosas opciones disponibles para alquilar barcos y las facilidades de acceso a los títulos de navegación correspondientes son factores que han impulsado esta tendencia.

En este contexto, la ruta entre el Mar Menor y Málaga es una de las preferidas por quienes deciden embarcarse en esta aventura. Los motivos están muy justificados y la primera parada llega muy pronto. Pocos minutos después de salir de la laguna salada más grande de Europa, los tripulantes se encuentran con el Parque Natural de Calblanque, un entorno de dunas vírgenes, calas escondidas y aguas cristalinas llenas de fauna marina que son la atracción de los aficionados al submarinismo. Hacer una parada y disfrutar de unas horas entre arena blanca y rocas, en un paraje de gran privacidad, es una obligación. Nada que envidiar al Caribe. Además, acceder a esta zona no es fácil. Durante los meses de verano se prohíbe el acceso en coche, así que quien tiene la oportunidad de llegar por mar se encuentra en una posición privilegiada.

Playas de Almería

La ruta hacia el sur transcurre por playas de enorme calidad, donde el impacto de la acción humana es mínima. Esto se aprecia mejor desde el barco, donde las vistas del atardecer en el Mediterráneo adquieren un status de gran lujo y calidad en esta experiencia. Quien se decante por el alquiler de barcos en La Manga va a disfrutar de un recorrido muy bonito. La tranquilidad está presente en todo el trayecto, incluso en el amarre en la Playa de Los Muertos, en la localidad almeriense de Carboneras. Al igual que en otras playas, el acceso por tierra se complica, y la llegada en barco es una decisión acertada. La Cala de Enmedio, en Níjar, es otro punto mágico de la costa mediterránea. Es un lugar ideal para relajarse, ponerse las gafas y disfrutar de numerosos bancos de peces.

La ventaja de realizar una ruta en barco es que permite conocer el mar desde puntos inalcanzables a nado y acercarse a los pueblos con más encanto. Uno de ellos es Almuñecar, en Granada, un buen lugar para realizar una parada y dar una vuelta. La oferta de alquiler de barcos es tan amplia que la posibilidad de encontrar un modelo que se adapta a las preferencias de cada uno es muy alta. En ese sentido, las áreas portuarias tienen espacio para el amarre de este tipo de embarcaciones.

Llegada a Málaga

Contemplar la capital de la Costa del Sol desde el mar es un lujo, especialmente si tenemos la flexibilidad para dedicar todo el tiempo que queramos a disfrutar de este paisaje. Si bien la costa malagueña está más urbanizada que otras, también ofrece áreas de relax para disfrutar con amigos. La playa de Pedregalejo, muy cerca de la ciudad, es una zona ideal para darse el último baño de una experiencia única en el Mediterráneo.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar