updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

La Gran Duna de Pyla, el 'Sahara' francés

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

gran duna de Pyla, Francia

A 40 kilómetros de Burdeos está la duna de arena más alta de Europa

Cada año la arena de la duna cubre más de 86.000 metros cuadrados de bosque de pinos

¿Quién hubiera pensado, aunque solo sea por un segundo, que esta gran formación geológica, que parece que pertenece al desierto, puede descansar en la hermosa provincia de Aquitania, en Francia, a sólo 40 kilómetros de Burdeos? La gran duna de Pyla es un raro fenómeno geológica y una atracción turística muy popular, siendo la duna de arena más alta en Europa.

Si vas a visitar la hermosa ciudad de Burdeos, no tienes más que un viaje de una hora de distancia para ver un lugar de cuento de hadas, la Gran Duna de Pyla (o Pilat). Situada en el Golfo de Archanon, cerca del Océano Atlántico, la enorme formación de arena tiene una longitud total de 1,5 kilómetros, una anchura de 1.600 metros y su altura máxima es de 96 metros, mientras que el volumen total estimado de arena es de 60 millones de metros cúbicos.

gran duna de Pilat, Francia

Pero, ¿por qué se encuentra esta enorme franja de arena en este lugar tan inusual? La Gran Duna de Pyla es parte de las dunas costeras de Aquitania, unas formaciones de arena únicas en Europa, que cuentan con cuatro diferentes tipos de formaciones de arena, dispuestas de este a oeste: parabólica, cúpula, semicircular y las barreras de arena eólicas. Todas estas formaciones tienen una estructura asimétrica, siendo sus laderas orientales escarpadas, mientras que los occidentales son suaves, modeladas por el viento. Geólogos franceses las clasificaron de esta manera: 47 dunas tienen una altura de entre 70 y 100 metros, 350 tienen entre 50 y 70 metros, 710 son más pequeñas, de entre 30 y 70 metros y la mayoría son pequeñas, de entre 9 y 30 metros.

Y, sobre todas, destaca la Gran Duna de Pyla. La estructura de la duna es similar a las otras dunas de la zona, que se componen en su mayoría de pequeños gránulos de dióxido de silicio (sílice), que han sido pulidos por el viento de los últimos miles de años hasta el diámetro de un gránulo de 0,35 mm. El tamaño de los gránulos de arena son diferentes en cada duna, dependiendo de la posición: hacia Soulac tienen 0,35 mm, cerca de Arcachon 0,25 mm y en la parte sur hacia Bayona tienen 0,40 mm.

gran duna de Pyla, Francia con el mar      un paseo por la gran duna de Pyla, Francia

Quizás muchos se sorprenderán al descubrir que la duna es muy reciente, se formó entre los siglos XVII y XIX con arena de varias otras dunas que se depositó en este lugar por los fuertes vientos provenientes del Atlántico. El fenómeno fue generado por toda la arena en el Golfo de Arcachon y por la migración del canal sur, que produjo una severa erosión de la costa oriental. Sobre la base de la evidencia histórica, entre 1826 y 1922 toda la costa alrededor de la duna de Pyla ha sido erosionada en 500 metros y todas las plantas y los árboles que cubren la parte occidental de la duna de La Grave han sido destruidos. Sin ningún tipo de plantas para mantener el suelo en su lugar, las arenas eran movidas por el viento hacia la duna de Pyla y almacenas alrededor de los pinos que rodean la duna.

En el siglo XIX, las autoridades francesas decidieron plantar un gran bosque de pinos en la zona, a fin de mantener el suelo alrededor de la duna, en la actualidad este bosque es el bosque más grande de pinos a distancia en Europa.

gran duna de Pyla, Francia invadiendo el pinar     gran duna de Pyla, Francia vista desde tierra

Sin embargo, la Gran Duna de Pyla no tiene problemas, se extiende por más de 20 terrenos privados y cada año la arena de la parte oriental de la duna cubre más de 86.000 metros cuadrados de bosque de pinos. A pesar de que, en el corto plazo, la expansión de la duna está perjudicando a las plantas, animales y personas en esta área, la duna está protegida por el gobierno francés y sin duda se lo merece, siendo uno de los monumentos naturales más frágiles de Europa.

En cuanto a la experiencia de subirse a ella, dicen que es una cosa asombrosa. El aire fresco del mar, combinado con el aroma de los pinos y la sensación de tintineo que se obtiene al caminar sobre la arena es una de las combinaciones más increíbles del mundo, por no mencionar el contraste entre el color dorado de la arena, el verde del bosque de pinos y la oscuridad azul del océano.

Saber más: La Duna du Pyla