Por qué el surf es un excelente antídoto para la implacable marcha del capitalismo

surf como filosofía

El surf fue originalmente una actividad espiritual arraigada en la religión y la cultura

El surf es tan genial como siempre. Más personas compiten en más concursos y buscan olas más altas, respaldadas por una industria en auge, incluso en medio de una pandemia.

Dramas y documentales sobre el surf han florecido desde la década de 1960, y empresas como Quicksilver, Billabong y Roxy han desarrollado mercados enteros en torno al estilo de vida del surf. La reciente decisión de incluir el surf en los Juegos Olímpicos de Tokio marcó el cenit de la popularidad mundial de este deporte.

Aunque el surf es un deporte extremo, la mayor parte consiste en el relajante arte de esperar. Pregúntale a cualquier apasionado surfista y probablemente te dirá que el surf es, ante todo, una práctica contemplativa.

"El surf es una especie de filosofía estoica: significa aceptar que no tenemos poder sobre las cosas", escribe la novelista Sigolène Vinson.

Para entender por qué, debemos remontarnos a la historia. El surf fue originalmente una actividad espiritual arraigada en la religión y la cultura de diferentes islas del Océano Pacífico, especialmente Hawái. Representaba la celebración de Lonos, el dios de la fertilidad. En ese momento, solo las figuras de alto rango de la tribu podían realizarlo.

Hoy en día, algunos surfistas todavía siguen esta mentalidad original de comunión con la naturaleza. "Los llamamos soul surfers", escribe Lodewijk Allaert en su oda al surf:

"Exploran el lado imperceptible de la disciplina, soñando con el preciado equilibrio entre el hombre y los elementos, que empujó al pionero hawaiano del surf, Duke Kahanamoku, a lanzarse a colosales muros de agua equipado con una vieja tabla de acacia. Para ellos, el surf no era una forma de lucirse o una serie de movimientos espectaculares, sino un estilo de vida, una filosofía".

Estos pocos surfistas utópicos basan toda su vida en el surf, yendo en contra de la corriente de nuestra sociedad donde el capitalismo se expande sin descanso hacia nuevas áreas, la alienación provocada por la tecnología siempre se intensifica y la libertad está cada vez más comprometida.

surf como filosofía

Soul surfers vs tiburones capitalistas

Se ha vuelto rara la sensación de estar plenamente presente en lo que realmente estamos haciendo, excepto quizás en el caso de quienes practican deportes extremos (es difícil pensar en el trabajo cuando hay que concentrarse en no ser aplastado por una ola de dos metros).

El surf es un escape; un acto de libertad. Es por eso que se puede vincular al ideal de la contracultura estadounidense de la década de 1960 basada en el "espíritu libre de los hippies" y formas modernas de bohemia, en gran parte inspiradas en la Generación Beat.

Como muchas otras contraculturas, desde el skate y el yoga hasta la meditación y el hip-hop, el surf ha sido absorbido hasta cierto punto por el capitalismo. Observa la proliferación de escuelas de surf, revistas, competiciones, películas, música y ropa de surf, cada una de las cuales representa un intento de las empresas de ganar dinero con este deporte. Como una presa chapoteando en el agua, el surf ha atraído la atención de los tiburones capitalistas y se ha convertido en víctima de su propio éxito.

Sin embargo, con el surf, a diferencia de algunas de estas otras contraculturas, algo aún resiste. El capitalismo parece no poder capturar el momento único y solitario en el que el surfista debe dejar de lado todo lo que sabe para evitar ser arrastrado, subirse a la ola y sentir una sensación de comunión con los poderosos e indomables elementos.

El surf es lo último en imprevisibilidad. Incluso las mejores aplicaciones meteorológicas no pueden predecir si será posible surfear en un oleaje en particular.

El océano coloca a los seres humanos en el lugar que les corresponde, no por encima de la naturaleza sino dentro de ella. Retó incluso a René Descartes a intentar convertirse en un "maestro y poseedor de la naturaleza" en las olas del tamaño de un edificio de Nazaré en Portugal, las más grandes del mundo.

surf como filosofía

El océano como última frontera

En un mundo donde los transhumanistas buscan usar la tecnología para salvar a la humanidad, e incluso para vencer a la muerte, el surf les recuerda a los humanos nuestra asombrosa insignificancia ante la fuerza irresistible del océano y la naturaleza en general.

En el contexto de un enfoque de la medicina cada vez más basado en la tecnología y deshumanizado, el surf puede parecer una cura particularmente eficaz para el alma. Si bien algunos hospitales han introducido programas de meditación secular para aliviar el dolor de los pacientes que padecen enfermedades crónicas o depresión, otros han utilizado el surf con fines terapéuticos para ayudar a curar a personas como los veteranos que padecen un trastorno de estrés postraumático.

Ahora, una pandemia ha hecho que muchos cuestionen sus estilos de vida: mudarse, cambiar de trabajo o divorciarse. Las nuevas reglas implementadas por los gobiernos para limitar la propagación del virus también han tenido un gran impacto en las libertades individuales. No solo de manera directa cuando se exige el uso de mascarillas, respetar los toques de queda, y en algunas regiones, prohibiendo el acceso a la playa, sino también de manera más difusa con la proliferación de aplicaciones destinadas a controlar los movimientos de los ciudadanos. Algunos incluso han ido tan lejos como para colocar tales medidas dentro del ámbito del capitalismo de vigilancia.

Si bien la contracultura estadounidense originalmente concibió la tecnología como una forma de liberar a las personas del establishment, hoy en día se las critica cada vez más. El surf puede hacer realidad este sueño de libertad pura, incluso por poco tiempo, proporcionando a sus practicantes momentos fuera del radar.

"Los surfistas son a menudo retratados como conquistadores que viajan por capricho, con nuevas olas por descubrir, huyendo de las pruebas y tribulaciones de la vida moderna", escribe el sociólogo Jérémy Lemarié. "Hoy, el océano es su único escape en la superpoblación y compartimentación de la vida moderna. El océano es su última frontera".

En una presentación de 1945 al gobierno de Estados Unidos, Vannevar Bush presentó la ciencia como la nueva frontera por conquistar. Ahora parecería que su deseo se ha cumplido. Hoy, la tecnología promete apoderarse tanto del tiempo, para aquellos que sueñan con vencer a la muerte, como del espacio, con la carrera multimillonaria para conquistar nuevos planetas. Y, sin embargo, coge una tabla y dirígete al mar y pronto te darás cuenta de que la naturaleza está lejos aún de ser conquistada. En este contexto, el océano debe ser visto como la última frontera que puede consolar a la humanidad cuando se enfrenta al desencanto de la vida moderna.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar