updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Increíble cuento de pesca de un misterioso pez louvar de 136 kilos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
raro y gigante pez louvar capturado en Cabo México

Vídeos de la captura de un Luvarus imperialis en El Cabo
El gigantesco pescado acabo repartido en filetes por una tripulación que no lo pescó

Lo que comenzó como una captura muy poco probable de uno de los peces más raros del mundo acabó en una desagradable experiencia para el pescador Joe Estrada, de San Antonio.

Justo después de la salida del sol el jueves 1 de noviembre, no muy lejos del famoso arco de Cabo (Cabo San Lucas, Mexico), Estrada y dos amigos - Wayne Tauer y Greg Graham, también de San Antonio - se dirigieron mar adentro en el Dr. Pescado II, cuando algo extraño les llamó la atención.

A medida que ese algo se acercaba a la superficie, comenzaron a distinguir lo que parecía una forma imposible - más largo que un hombre, un pez parecido remotamente a un mahi-mahi pero realizando una muy diferente natación en círculos. El color rojo/naranja/rosa del pescado no se parecía a nada que hubieran visto antes.

Los pescadores supieron más tarde que el premio era un louvar (Luvarus imperialis). Los louvars habitan en los mares cálidos de todo el mundo, por lo general viven en aguas profundas del océano y suben a la superficie donde se alimentan de medusas. Son conocidos por crecer muy grandes, y Estrada dice que pensaron que éste se aproximaba a los 140 kilos (un louvar mucho más pequeño fue capturado en Cabo en el 2001).

Se las arreglaron para sujetar con un garfio el pescado y fijarlo a la bañera de la embarcación para llevarlo a El Cabo. La captura de este pez, por cierto, está grabada en videos:



"Estos barcos no llevan hielo!" dijo Estrada, con un tono de asombro. No quería que su captura quedase todo el día al sol.

Sólo habían hecho que comenzar - se da por supuesto - cuando se encontraron con el pez. Así que el capitán les convenció para que pescaran unos pocos dorados. El capitán dijo también que iba a encontrar otro barco con hielo para recoger al misterioso monstruo y dejarlo en Cabo para ellos.

Y así lo hizo: otro barco de la compañía, el Marina II, pasó por allí y le transfirieron el gran pez mediante una boya, todo se muestra en el vídeo del pescador. "Nuestro capitán, Oscar, dijo el otro capitán, lo pondrá en hielo hasta que lo recojáis. Se le puede escuchar decir en el video", dice Estrada.

Así que los pescadores continuaron un par de horas pescando dorados.

Lubarus imperialis foto con el capitán que no lo pescoMientras tanto, en Cabo, el desarrollo de los acontecimientos era muy diferente de lo que el grupo habría pensado. El increíble pescado (al haber perdido sus pequeñas escamas de la parte frontal, era ahora la mitad de cromo brillante y medio rosa) se colgó y lo reportaron como capturado por el Marina II.

Comenzó a circular rápidamente una foto que mostraba al pez y al lado de él (mucho más pequeño) un hombre con un cartel que en tiza enumera al pez por su nombre en latín, un poco mal escrito, con un peso de 300 libras, y el pescador como Josué Moreno (que también figura como capitán).

Esa foto y la historia fue rápidamente publicada en varios sitios web. El informe erróneo en el blog Pisces Sportfishing se corrigió posteriormente cuando Tracy Ehrenberg de la Flota de Pisces se enteró de lo que realmente sucedió.

Un rato después, Estrada y su grupo regresaron al muelle, ansiosos por ver a su misterio pez, obtener fotos y empezar a despiezarlo. Se les mostró la foto que se menciona arriba y ¡eso era todo lo que quedaba del louvar!.

"Ellos habían fileteado y repartido el pescado entre toda la tripulación del Marina II, ya que como afirmaron que habían capturado el pescado, lo que era de ellos podían regalarlo.

"Pero, ¿qué podíamos hacer?", Se lamenta Estrada. "Estábamos en otro país. El pescado se había perdido".

¿Podría pensarse de alguna manera que lo atrapó el otro capitán? Estrada dice que tal vez, pero es muy audible en el video realizado durante la transferencia que se refiere a su pez.

Tal vez habría sido menos mortificante si resultase que los louvars son repugnantes como comida de mesa, pero "me enteré de que son realmente buena comida. Y me encanta cocinar pescado", dice Estrada. "Fue desgarrador".

Pero cuando todo está dicho y hecho, el pescador termina con una nota optimista. En cuanto a su semana de pesca de Cabo: "Nos lo pasamos genial!"