updated 10:44 PM CEST, Sep 29, 2016

Hacemos caca todos, hasta las ballenas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

ballena defecando

Los residuos de las ballenas son ricos en hierro por lo que estimulan el crecimiento de fitoplancton

Eliminan alrededor de 400.000 toneladas de carbono de la atmósfera cada año.

recogiendo muestras de caca de ballena

Los residuos de los cachalotes no son muy consistentes, una sustancia similar a la diarrea con unos pocos picos de calamar, pero una nueva investigación del pasado mes de junio de 2010, ha encontrado que eliminan el carbono de la atmósfera, ayudando a compensar los gases de efecto invernadero que se han relacionado con el calentamiento global.

Los cachalotes en el Mar del Sur liberan 220.462 toneladas de carbono cuando exhalan el dióxido de carbono en la superficie del agua, pero su caca estimula la reducción de 440.925 toneladas de carbono, de acuerdo con la investigación publicada en la revista Proceedings of the Royal Society B.

[[Foto de ariba derecha: El biólogo marino de la Nick Gales de la Antarctic Division recoge muestras de caca de ballena del agua. Las ballenas consumen krill rico en hierro, y excretan la mayor en el agua.

Esto activa el crecimiento del fitoplancton. El fitoplancton se alimenta del carbono del océano a medida que crece, durante todo el ciclo de vida y muerte de estas plantas. El carbono luego queda atrapado durante siglos.]]

Estos gigantes de los océanos y algunos otros mamíferos marinos por tanto, pueden estar entre los animales más ambientalmente beneficiosos para el planeta.  Estos pueden incluir focas, leones marinos y nutrias marinas.

"Si el Mar del Sur los cachalotes estuviesen en sus niveles históricos, es decir, en el tamaño de su población antes de la caza de ballenas, tendríamos un extra de 2 millones de toneladas (2.204.623 toneladas) de carbono que es eliminado de la atmósfera cada año", dijo a Discovery Noticias la autora principal, Trisha Lavery.

flatulencia de ballena

[[Esta fotografía de arriba muestra a una ballena minke antártica en el Océano Austral. La burbuja gigante de gas que emana de la ballena sugiere que la flatulencia es tan común para los mamíferos marinos como lo es para los seres humanos y muchos otros animales terrestres.]]

Lavery, un biólogo marino de la Flinders University of South Australia, y sus colegas explicaron cómo funciona el proceso de la limpieza.

Comienza cuando los cachalotes se alimentan de calamares y peces, sus presas favoritas en las profundidades del océano. Las ballenas a continuación, vuelven a la superficie del agua para hacer sus necesidades.

analizando muestras de caca de ballena

"Lo hacen porque ellos cierran sus funciones biológicas no cruciales cuando se sumergen", dijo Lavery. "Así que sólo defecan cuando cuando llegan a la superficie para descansar".

Sus residuos salen como una nube gigante de líquido rojo, que es el color del fitoplancton (con excepción de los picos de calamar no digeridos), como una lluvia de más de un minuto, aportando una "reserva de semillas" a las plantas acuáticas que "están en espera de nutrientes para que puedan usarlos para crecer y reproducirse". La caca de ballenas proporciona estos nutrientes, que funcionan como un fertilizante natural.

[[A la derecha, Un científico recoge una muestra de materia fecal de ballena de una red. La mayoría de los residuos de ballenas no son sólidos.]]

Además, cuando muere una ballena, deja un particular regalo de despedida al mundo. Al hundirse en el océano, se lleva con ella al fondo del mar toneladas de dióxido de carbono y allí se almacena durante siglos, donde no puede perjudicar al clima.

caca de ballena azul

Las ballenas, por tanto, actúan como los bosques. Capturan dióxido de carbono durante su vida y la repoblación de los océanos con ballenas puede ser tan efectiva contra el cambio climático como la plantación de árboles.

Por el contrario, la caza comercial de ballenas puede haber sido responsable de haber liberado grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera, que de otra manera habrían terminado en el fondo del mar.