updated 8:06 PM CET, Dec 10, 2016

Marina de Benicarló, outlaw

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

puerto deportivo y Marina de Benicarló

Aviso para navegantes y viandantes nocturnos. Ojo, ole sus cojones !!! actualización 12.08.2010 ver comentarios

Robos con tirón y peleas sangrientas en el recinto de disco-pub de la Marina de Benicarló

Siempre, al comienzo de cada temporada veraniega, tengo costumbre bajar con un amigo, educador en Zaragoza, a tomar algún combinado a las terrazas de copas de la Marina de Benicarlo.

Cada año, el ambiente nocturno que allí se respiraba era peor, pero este año es terrorífico !!!

Cartel aviso de reglamento Marina de Benicarló
Es sábado 10, tras el partido por el tercer y cuarto puesto del mundial de futbol entre Alemania y Paraguay, que vimos durante la cena en un local también de amigos del Paseo Marítimo de Benicarló, bajamos hasta la marina del puerto deportivo a seguir contándonos nuestras "penas y alegrías invernales".

Tribus de mala calaña de todo tipo y nacionalidad merodeaban al aire libre, mientras en algún local el portero "invitaba" a algunos de estos mal encarados clientes a "pegarse de ostias en la calle", tras haber roto dentro copas y ceniceros.


Parece que, a partir de ciertas horas de la noche, no rige el cartel que en las entradas Norte y Sur de la Marina de Benicarló obliga a los visitantes a mantener y guardar ciertas normas de comportamiento. Claro que nadie se va a molestar tampoco a visitar la caseta de marinería, porque a esas horas está cerrada, para leer el "Reglamento de explotación y policía".

Nos despedimos de nuestra pequeña "juerga" frente a la estatua del Marqués de Benicarló que, junto al Hogar del Pescador y el Museo del Mar San Telmo, mira impotente frente a unas escaleras de acceso a la explanada del puerto como suben y bajan estos desalmados.

estatua del Marques de Benicarló En la tarde del domingo, que habíamos quedado en el mismo lugar de la cena de la noche anterior para ver el partido de España con más gente, me cuenta el "maño" que tras despedirnos al subir hacia su casa por la calle Cristo del Mar un maleante de estos, contra los que la estatua del Marqués no puede hacer nada, le dio un tirón al bolso que llevaba de bandolera y arrancándoselo se dio a la fuga. Menos mal que durante el pequeño forcejeo las llaves de su casa cayeron al suelo y así, tras la correspondiente denuncia en la Policía Local, pudo al menos descansar, que no dormir, en su apartamento.

Las tarjetas de crédito y los teléfonos móviles es lo de menos. A las unas se las da de baja inmediatamente, a los otros las operadoras, no los mismos ni las agendas de números, te los repone casi sin coste. Lo peor es la pérdida de documentos, tampoco por su precio que también es bajo, sino por la pérdida de tiempo, importante, que lleva hacerlos de nuevo.

A pesar del monumental cabreo pasamos la noche felices con la victoria de la selección de España en el mundial de Sud áfrica.

Pero es que este hecho no es inusual, al contrario, se da con frecuencia en Benicarló, incluso con chicas jóvenes que tras salir del disco-pub son seguidas hasta sus domicilios y, si se resisten a soltar el bolso, las apalean causándolas aparatosos hematomas (nos lo ha contado la madre de la niña).

Marina  de Benicarló, al fondo una pratullera de la Guardia Civil
Por eso digo lo de aviso a navegantes y viandantes. Navegantes, porque la patrullera de la Guardia Civil está (o al menos estaba cuando tomé la foto de la izquierda) en mantenimiento en el varadero, y viandantes porque los coches patrulla de la Policía Municipal y de la Guardia Civil también deben estar de reparación en algún taller (esto me lo supongo porque ni se les ve).

Incluyo en el "saco" los robos en locales comerciales y en el campo de los que hace unos días el periódico Mediterráneo se hacía eco, también denunciados por las asociaciones de agricultores.

Otra historia, no menos preocupante pero más rocambolesca, me la contó una empleada de un país del Este de Europa en otro local de restauración. Resulta que a un cliente habitual, que se negó a dar un cigarrillo a un joven hispanoamericano, ya que dudaba de su mayoría de edad, le siguieron una noche hasta el portal de su casa para ajustarle las cuentas por ser tan rácano, avaro, soberbio, prepotente y "racista" con los vicios de la juventud necesitada.

¿Qué esta pasando en Benicarló que me lo han cambiado?

¡¡Estamos apañados!!

A pesar de todo intercalo entre el texto, y más abajo, fotos de la coqueta Marina de Benicarló, a ver si alguien consigue que se vea tan limpia de mierda tanto de día como de noche.

Fotos diurnas de la Marina de Benicarló

Marina de Benicarló

Marina de Benicarló

Marina de Benicarló

Marina de Benicarló

Marina de Benicarló