updated 12:54 PM CEST, Oct 1, 2016

Titicaca:Un mar en las alturas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

n Mar en las alturas: Titicaca.

Lago Titicaca

De una belleza impresionantemente azul, el lago Titicaca es conocido como el Lago Sagrado de los incas, que está situado en el altiplano andino, y sirve de límite entre Perú y Bolivia.

El lago Titicaca tiene un gran significado para los indígenas que habitan esa zona, que lo consideran la cuna de la civilización andina. Cuenta la leyenda que de las aguas de este lago salieron Manco Capac y su hermana Mama Ocllo, fundadores del imperio inca, por mandato expreso de su padre, el Sol.

Toma su nombre de la isla llamada Intikjarka, palabra que se deriva de dos términos, el aymara Inti, que significa Sol, y el quechua Kjarka, que se traduce como Peñasco.

El Titicaca desde lo alto

Este recurso natural es el centro de una gran altiplanicie de alrededor de 200 mil Km2, conocida como altiplano o Meseta del Collao. También es llamado el lago más alto del mundo, por estar situado a tres mil 809 metros sobre el nivel del mar, y tiene una superficie de ocho mil 562 Km2; una profundidad máxima de 285 metros, aunque otras fuentes indican que es de 360 metros.

Se le considera uno de los lugares más misteriosos de América, cuyas aguas, compartidas por Perú y Bolivia, están pobladas por 36 islas, algunas naturales y otras artificiales. Dispone de un sistema de navegación que pone en contacto a estos dos países por medio de embarcaciones que unen el puerto peruano de Puno con la ciudad boliviana de Huaqui.

Los turistas que han visitado esta belleza natural afirman que es una experiencia especial, ya que está rodeado por montañas, algunas nevadas, y de entre sus aguas se elevan islas que al parecer son otros picos de la Cordillera de Los Andes.

Algunos afirman que el lago es tan grande, que en algunas partes el visitante cree estar frente al mar cuando no ve tierra en el otro extremo.

Barcos de vela en el Lago Titicaca

En la actualidad, el lago Titicaca forma parte de una lista de bellezas de la naturaleza a nivel mundial, de donde serán seleccionadas las Siete Maravillas Naturales del Mundo (puedes votar al Lago Titicaca pinchado aquí).

El altiplano donde está situado el lago es una cuenca cerrada que no comunica con ningún océano, y tiene un solo río, el Desaguadero. Por su ubicación geográfica de altitud, está influenciado por los factores de intensidad de la luz alta, temperaturas bajas y aire seco, condiciones climáticas que hacen del lugar algo singular y mágico.

Debido a su altura, la mayor parte de pérdida de agua es por evaporación. Se calcula que las aguas del lago se renuevan cada 63 años.

Atardecer en el Lago Titicaca

El Titicaca posee 22 especies de moluscos: 18 de caracoles y 4 de conchas, a lo que se suman 29 especies de peces y 21 de anfibios. La especie más curiosa es la “rana toro”, la cual mide casi 50 centímetros y puede vivir a 300 metros de profundidad, por lo que es fuente de viejas leyendas.

En 1978 fue creada la Reserva del Lago Titicaca, con la finalidad de conservar su flora y fauna silvestre, así como la belleza de sus paisajes. La época ideal para visitar el lago es durante mayo a octubre, porque durante esos meses los días son más soleados y los cambios de temperatura no son tan bruscos. La temperatura promedio en esa época es de 25 grados centígrados, aunque durante las noches la temperatura usualmente está bajo 0 grados centígrados.

Las aguas del lago son elementales para una población mayoritariamente indígena, llena de tradiciones ancestrales. Sus habitantes se dedican principalmente a la pesca y a la artesanía.

Barco indígena de totora en el Lago Titicaca

Como parte de las atracciones turísticas, en el lago Titicaca hay botes y lanchas de diferentes tipos y tamaños, que invitan a los visitantes a navegarlo. La variedad incluye lanchas sobre esquíes y otras que se construyen de totora (especie de hierba que crece en terrenos pantanosos) llamadas balsas de totora o caballitos de totora, como las que construían durante la época Preincaica, hace tres mil años.

Hace pocos años, una expedición arqueológica descubrió bajo las frías aguas del lago los restos de una ciudadela inca escondida en los abismos del lago. A ocho metros de profundidad, los buzos lograron apreciar murallas de piedras perfectamente encajadas unas con otras, muy similares a las encontradas en Machu Picchu, en Perú.

Dentro de la ciudad submarina también se encontró una plataforma de piedra con figuras de cerámica, que coinciden con los lugares de ofrendas de los sitios sagrados de los incas.