updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

El 'ecoturismo interactivo' altera drásticamente el comportamiento salvaje de las rayas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
rayas en Stingray  City/Sandbar en las Islas Caimán

Estudio de la población de raya en el sur de Stingray City - un banco de arena en las Islas Caimán

Las rayas que viven en uno de los sitios de ecoturismo más famosos del mundo y muy visitado - Stingray City/Sandbar en las Islas Caimán - han cambiado profundamente sus hábitos, lo que plantea interrogantes sobre el impacto en la fauna marina del llamado "ecoturismo interactivo", informa un nuevo estudio publicado 18 de marzo en la revista PLoS ONE.

Los investigadores de Nova Southeastern University's Guy Harvey Research Institute y la Universidad de Rhode Island estudiaron la población de raya (Dasyatis americana) en el el sur de Stingray City - un banco de arena en las Islas Caimán que atrae a casi un millón de visitantes cada año para alimentar, acariciar y nadar con sus rayas - evaluando cómo ha afectado el ecoturismo intensivo en el comportamiento de los animales.

mapa de Gran Cayman"La medición de ese impacto es importante porque hay un gran interés en la creación de varias de estas operaciones interactivas de ecoturismo, pero sabemos poco acerca de las historias de vida de los animales involucrados o cómo la podrían cambiar", dijo el coautor del estudio, Guy Harvey, quien inició del proyecto".

Los investigadores encontraron que las rayas de Stingray City muestran patrones muy diferentes de actividad que sus contrapartes salvajes, que no disfrutan de comidas diarias o el contacto humano cercano.

"Hemos visto algunos cambios de comportamiento muy claros y muy prominentes, y nos sorprendió por cómo estos grandes animales se habían convertido en una pequeña zona esencialmente en dependientes de los humanos", dice el coautor del estudio Mahmood Shivji, director de Guy Harvey Research Institute y profesor en el Centro Oceanográfico NSU, quien dirigió el estudio.

turismo con rayas en Stingray  City/Sandbar en las Islas Caimán

Las rayas salvajes son activas durante la noche y solitarias - se alimentan en la noche recorriendo largas distancias para encontrar comida, y en su camino rara vez se cruzan con otras rayas. Para ver si las rayas de Stingray City se apartan de este comportamiento, Mark Corcoran, autor principal del estudio, que realizó la investigación como parte de su trabajo de posgrado en la NSU, y el equipo de investigación marcaron y monitorearon dos rayas salvajes, las alimentaron a lo largo de dos años y compararon sus patrones de movimiento.

Encontraron que las rayas de Stingray alimentadas intercambiaron su habitual búsqueda de alimento durante la noche para alimentarse durante el día, y, en contraste con sus contrapartes silvestres, empezaron a descansar por la noche. Tampoco les importaba codearse con sus vecinas: Al menos 164 rayas abandonaron el comportamiento solitario normal de la especie, agolpándose en menos de un cuarto de milla cuadrado de espacio en Stingray City. Incluso formaron bancos y se alimentaron juntas. Las rayas alimentadas se acoplaron y quedaron embarazadas durante todo el año, en lugar de durante la temporada específica de apareamiento, y también mostraron signos de agresividad inusual, mordiéndose con más frecuencia que sus contrapartes salvajes.

turismo con rayas en Stingray  City/Sandbar en las Islas Caimán

Estos resultados sugieren que la alimentación por los humanos puede cambiar dramáticamente cómo se comportan incluso los grandes los animales del océano de gran movilidad - con consecuencias potencialmente graves, concluyen los investigadores. "Es probable que haya algunos costos de salud que vienen con estos cambios de comportamiento, y que podrían ser perjudiciales para el bienestar en el largo plazo de los animales", dijo Shivji.

Stingray City significa un gran negocio en las Islas Caimán, donde cada raya genera hasta $500.000 por año en ingresos por turismo, dijo Harvey. El equipo planea seguir vigilando la población de Stingray City para hacer un seguimiento de su salud con el tiempo y el impacto de la industria.

"En este momento, estos animales no tienen ninguna protección en absoluto", dijo Harvey. "Sin más estudios como éstos, no vamos a saber lo que eso significa para la vida silvestre o si hay que tomar medidas. No está claro qué parte de la dieta diaria de la raya proviene siempre de los alimentos del turismo, pero la buena noticia es que hemos visto la animales comiendo cuando los turistas están ausentes lo que sugiere que estos animales no son totalmente dependientes de los humanos".

Artículo científico: Supplemental Feeding for Ecotourism Reverses Diel Activity and Alters Movement Patterns and Spatial Distribution of the Southern Stingray, Dasyatis americana