updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Huesca, la puerta de los Pirineos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Huesca con nieve

La mayor parte de los turistas viajan a esta provincia para disfrutar haciendo senderismo

Huesca, también conocida como “la puerta de los Pirineos” es una ciudad que pertenece a la comunidad de Aragón, por donde discurren los ríos Isuela y el Flumen. Se encuentra en el límite de las sierras de los Pirineos y desde la ciudad se puede contemplar la Sierra de Guara que tiene una cima de 2.077 metros de altitud.

Si queremos hacer una escapada por sus sierras, encontrar una casa rural en Portal Rural es una buena opción y poder conocer así los principales municipios como Sabiñánigo, Aínsa, Boltaña, Sariñena, Jaca, Graus, Monzón, Fraga o Barbastro. Encontrar una casa rural en Huesca no es nada difícil, teniendo en cuenta que la mayor parte de sus turistas viajan a esta provincia para disfrutar haciendo senderismo por sus innumerables rutas que podemos hacer cogiendo el bus turístico que nos llevará por muchos municipios que nos podrían pasar inadvertidos.

Todas las rutas parten de la estación de autobuses de Huesca, donde nos espera un guía a la 9 de la mañana y tienen una duración media de 5 horas. La ruta 1 nos lleva al Castillo de Loarre y municipio de Bolea. La ruta 2 a Escarpes de la Hoya, Piracés, Sesa y Salillas. La ruta 3 a Los Mallos, Agüero, Riglos y Ayerbe. La ruta 4 Casbas e Ibieca. La 5 al Valle de Belsué y municipio de Argüis. La ruta 6 a la Sierra de Gratal, Gorgas de San Julián y Salto de Roldán y por último la ruta 7 es la ruta del Abadiado, que nos lleva al Castillo de Montearagón, Santa Eulalia y Vadiello.

Pero si no te quieres ir con la sensación de haberte perdido algo, lo mejor es consultar la página oficial de turismo de Huesca, donde encontrarás desde visitas guiadas, lugares y actividades que hacer si viajas con niños, y multitud de lugares de interés.

No podemos olvidar el patrimonio monumental de la ciudad de Huesca, concentrados sobre todo en el casco viejo y sus zonas colindantes, además de su muralla que circunda toda la ciudad del siglo IX construida por los musulmanes. La Iglesia de San Pedro el Viejo, que es un monasterio románico del siglo XII, el Convento de San Miguel que fue fundado por Alfonso I en el 1110, o la Catedral de Huesca, dedicada a Santa María y de estilo gótico.