El Polo Norte magnético de la Tierra sigue avanzando hacia Siberia a un ritmo misteriosamente rápido

modelo magnético mundial

Una inversión total de los polos podría tener serias implicaciones para la humanidad

Nuestro planeta está inquieto y sus polos están errantes. Por supuesto, el polo norte geográfico está en el mismo lugar que siempre, pero su contraparte magnética, indicada por la N en cualquier brújula, se desplaza hacia Siberia a velocidades récord que los científicos no comprenden completamente.

Vale la pena decir que si bien el ritmo es notable, el movimiento en sí no lo es. El polo norte magnético nunca está realmente estacionario, debido a las fluctuaciones en el flujo de hierro fundido dentro del núcleo de nuestro planeta, que afectan el comportamiento del campo magnético de la Tierra.

"Desde su primer descubrimiento formal en 1831, el polo magnético norte ha viajado alrededor de 1.400 millas (2.250 km)", explica en su sitio web el Centro Nacional de Información Ambiental (NCEI) de la NOAA.

"Este vagabundeo ha sido generalmente bastante lento, permitiendo a los científicos seguir su posición con bastante facilidad".

Esa lenta deambulación se ha acelerado últimamente. En las últimas décadas, el polo norte magnético aceleró a una velocidad promedio de 55 kilómetros (34 millas) por año.

Los datos más recientes sugieren que su movimiento hacia Rusia puede haberse ralentizado a unos 40 kilómetros (25 millas) al año, pero aun así, en comparación con las mediciones teóricas que se remontan a cientos de años, este es un fenómeno que los científicos nunca habían presenciado antes.

"El movimiento desde la década de 1990 es mucho más rápido que en cualquier otro momento durante al menos cuatro siglos", dijo a FT el especialista en geomagnética Ciaran Beggan del British Geological Survey (BGS). "Realmente no sabemos mucho acerca de los cambios en el núcleo que lo está impulsando".

desplazamiento del Polo Norte de la Tierra

Si bien los investigadores no pueden explicar completamente las fluctuaciones del núcleo que afectan la inquietud extrema del polo norte, pueden mapear el campo magnético de la Tierra y calcular su tasa de cambio a lo largo del tiempo, lo que nos ayuda a predecir cómo se distribuirá en el futuro.

Ese sistema produce lo que se llama el Modelo Magnético Mundial (WMM): una representación del campo que impulsa todo, desde herramientas de navegación como GPS hasta servicios de mapeo y aplicaciones de brújula de consumo, sin mencionar los sistemas utilizados por la NASA, la FAA y el ejército, entre otras instituciones.

A pesar de su importancia, los poderes de previsión del WMM, como el propio polo norte magnético, no están escritos en piedra, y las lecturas deben actualizarse cada cinco años para mantener el modelo exacto.

"Siempre que haya disponibles observaciones magnéticas satelitales adecuadas, la predicción del WMM es muy precisa en su fecha de lanzamiento y luego se deteriora hacia el final de la época de cinco años, cuando tiene que actualizarse con valores revisados de los coeficientes del modelo", explica el NCEI.

Ese es el punto que estamos haciendo ahora, con los organismos que mantienen el WMM, el NCEI y el BGS, que finalmente actualizaron el modelo la semana pasada.

La actualización en realidad llega un año antes de lo previsto debido a la velocidad inusual con la que se ha desplazado el polo norte magnético, lo que significa que las predicciones del WMM se han deteriorado más rápido de lo habitual en este ciclo, a pesar de la reciente desaceleración.

Si bien las fluctuaciones de velocidad parecen locas, en realidad es un rango de movimiento del polo más moderado que el que ha sucedido en la historia de la Tierra: cuando los polos magnéticos se mueven lo suficientemente fuera de posición, en realidad pueden voltearse, algo que ocurre cada cientos de miles de años.

error en la declinación de los polos

Imagen: Distribución global del error de declinación proporcionado por el modelo de error WMM2020. Escala de colores limitada a 1.2 grados.

No se sabe con certeza cuándo sucederá eso a continuación, pero si sucede y cuándo suceda, podría tener serias implicaciones para la humanidad.

Mientras tanto, los nuevos datos del WMM son válidos hasta 2025, y ten la seguridad de que no se pronostica un cambio inminente por ahora.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar