updated 11:00 PM CET, Jan 19, 2017

Medusas gigantes invaden de nuevo las costas de Japón

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

medusa gigante echizen kurage, Japón

Una aunténtica plaga con cientos de miles de ejemplares de nomura

El desarrollo industrial de la costa china es un entorno natural favorable para la procreación de estas medusas

profesor Shin Ichi Uye, Hiroshima UniversityDe nuevo, la presencia masiva este verano de medusas nomura, o echizen kurage, como llaman en Japón a este animal, ha levantado diversas teorias respecto a la aparición periódica de estas medusas gigantes.

La medusa nomura, una de las mayores que existen, ataca de nuevo. Un animal que llega a medir hasta dos metros, con 220 kilos de peso, y que los japoneses conocen dolorosamente bien. Fue durante los veranos de 2005 y 2007 cuando realizaron allí sus incursiones más dañinas (ver: Medusas gigantes en Japón: Una pesadilla o una fritura). Con resultados catastróficos para numerosos pueblos costeros y su industria pesquera. Innumerables redes dañadas, cientos de miles de peces envenenados, capturas no aptas para el consumo humano, un buen número de pescadores heridos... tras el paso de las nomura sólo queda una estela de miseria y de destrucción. Y ahora han vuelto. La avanzadilla de la nueva invasión ha sido vista ya en las costas de Shimane, Kyoto y Niigata... pero lo peor está aúnpor llegar.

"Tenemos informes de colonias masivas de jóvenes medusas gigantes cerca de las costas chinas, donde los ecosistemas del Mar Amarillo y del este de China son más favorables para su alimentación" afirma el profesor Shin-ichi Uye, biólogo de la Universidad de Hiroshima y uno de los mayores expertos en este tipo de medusas.

Una especie, por cierto, aún muy poco conocida por la ciencia. Nadie, por ejemplo, sabe la razón por la que algunos años la nomura se convierte en una auténtica plaga en las aguas japonesas, con enormes colonias de decenas de miles de ejemplares, y otros, como el año pasado, apenas si hace acto de presencia.

Las medusas gigantes causan problemas a los pescadores en JapónEn 2007 hubo 15.500 informes que reportaban daños de varios tipos sufridos por pescadores a causa de estas criaturas. "Es posible -asegura el profesor Uye- que tengan una especie de periodo de hibernación de varios años en su desarrollo, y que su número se dispare bajo determinados estímulos medioambientales". Unos estímulos que, de existir, resultan desconocidos por ahora.

Hasta el año 2002, las medusas gigantes llegaban de manera ocasional a las costas japonesas. Pero en los últimos cinco años, las cifras se han incrementado. Según los datos que manejó The Wall Street Journal, se calcula que 500 millones de medusas -todavía en fase de crecimiento- cruzaron en 2005 el mar Amarillo con destino a Japón. El año 2005 fue, de hecho, un año rítico para los pescadores japoneses: en el distrito pesquero de Akita, la comunidad llegó a perder el 80% de sus ingresos. El Gobierno japonés contabilizó el año 2006 50.000 incidentes relacionados con medusas gigantes.

Lo cierto es que nadie ha dado aún con una explicación plausible de este fenómeno, ni conoce las razones por las que últimamente las nomura "visitan" Japón tan a menudo. Durante una buena parte del siglo veinte, los avistamientos de colonias de este animal se producían, como media, cada cuarenta años. Los científicos creen que uno de los motivos de su proliferación actual puede ser el rápido declive de sus depredadores naturales, entre ellos las tortugas marinas y algunas especies de grades peces.

Los buzos analizan a las medusas gigantesLa teoría científica más extendida cree que la polución, vinculada al desarrollo industrial de la costa china, ha propiciado un entorno natural favorable para la procreación de las medusas. Los puertos comerciales proveen de más estructuras para que las larvas puedan engancharse y alimentarse de plancton. La contaminación por culpa de las granjas y procesamientos de residuos ineficientes favorece la aparición de un plancton mucho más nutritivo para las larvas, explican los especialistas. Este problema se ha acentuado especialmente en la desembocadura del río Yangtzé, origen de la mayoría de medusas gigantes que acaban luego en Japón.

Las medusas, además, prefieren las aguas templadas, y resulta que las temperatiras del Mar del Este de China han aumentado, este año, un grado con respecto al anterior. Algo que también les ayuda a alcanzar su gran tamaño.

Las medusas nomura son extraordinariamente eficientes a la hora de filtrar plancton de las aguas marinas. Algo a lo que dedican la mayor parte de toda su actividad y energía. "Su gran tamaño hace de ellas criaturas espectaculares", afirma Monty Graham, biólogo marino del Alabama's Dauphin Island Sea Lab. Espectaculares, quizá, desde el punto de vista de los científicos, pero enormemente peligrosas para los habitantes de las costas japonesas, que sufren las consecuencias de sus hábitos destructivos.

Alertados por sus experiencias anteriores, las autoridades japonesas han dispuesto ya un sistema de alerta para avisar a los pescadores en alta mar. Un aviso que les permita retirar sus redes a tiempo, antes de ser completamente inutilizadas por las medusas gigantes.

Las comunidades de pescadores comparten estas grandes redes, y es mucho mejor perder una captura suculenta que su medio de subsistencia. Cuando las redes quedan agujereadas por las medusas, suponen la ruina económica para toda la comunidad que las utilizan.

Pero ya en el año 2007, con respecto a esta afirmación, el Ministerio japonés de Pesca publicó un libro de recetas donde incluía desde galletas con sabor a medusa, hasta medusa al ron o un postre hecho con leche de coco y trocitos del gelatinoso animal. La medusa, cuyas propiedades medicinales explota hace siglos la medicina tradicional china, se promociona hoy también en Japón en revistas de moda para mujeres, ya que contiene colágeno, una proteína usada en la fabricación de cosméticos.

Ver vídeos de Medusas gigantes

Leido y refundido de: ABC Blog Ciencia y Tecnología (José Manuel Nieves)  Enlace: Hiroshima University

Imágenes cortesía de Uye Shin-ichi, Universidad de Hiroshima