updated 6:53 AM CEST, Sep 22, 2016

Ballenas minke se lanzan hasta 100 veces por hora para alimentase en el mar helado

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

una ballena minke con etiqueta

No es necesario matar ballenas para entender su comportamiento alimenticio

Muy maniobrables y con forma de torpedo, las ballenas minke (Balaenoptera bonaerensis) son las ballenas más comunes en las aguas antárticas, sin embargo, los animales podrían estar viviendo en el filo de una navaja a la vez que su hábitat de hielo marino disminuye rápidamente, según un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos.

Los científicos - de las universidades Oregon State, Duke y Stanford y el australiano Marine Mammal Center - publicaron sus hallazgos en línea en la revista Journal of Experimental Biology.

La investigación, que utilizó etiquetas digitales no letales de alta resolución para rastrear a los animales, es la primera en mostrar que el hielo marino antártico es una importante fuente de alimentación para las ballenas minke.

También es la primera en observar los comportamientos de alimentación extremos - incluyendo la tasa de estocada más rápida jamás registrada - que los animales utilizan para atrapar los enjambres de krill que viven bajo la capa protectora del hielo.

El hielo marino alrededor de la Península Antártica se ha reducido drásticamente en los últimos 30 años debido al cambio climático, sin embargo, hasta ahora, los científicos no sabían lo importante que era el hielo marino de la región como hábitat de las ballenas, dice el autor principal Ari Friedlaender, profesor asociado de pesca y vida silvestre en el estado de Oregón y profesor adjunto en la Universidad de Duke Marine Lab.

Para llevar a cabo su estudio, Friedlaender y sus colegas, que son miembros de la Asociación de Investigación del Océano Austral, un grupo internacional de investigadores dedicados a la investigación no letal de ballenas, se dirigieron a la Antártida en 2013.

Etiquetar una ballena minke es mucho más complicado que el etiquetado de otras especies de ballenas que habitan en aguas heladas de la región, dice Friedlaender, porque son más pequeñas, más rápidas en movimiento y no pasan mucho tiempo en la superficie (ver vídeo abajo del equipo etiquetando).

Usando etiquetas de fibra de carbono y ventosas, el equipo fue capaz de marcar dos minkes que fueron descubiertas en una manada social de hasta 40 ballenas minke en las heladas aguas de la bahía Wilhelmina de la Península Antártica.

Las etiquetas digitales, que cada una cuesta 25.000 dólares, se quedaron en las ballenas durante el tiempo suficiente para registrar un total de 27 horas de datos de inmersión.

Datos de profundidad, aceleración, y de orientación del cuerpo de las etiquetas recuperadas posteriormente revelaron que el comportamiento de alimentación de las ballenas minke era radicalmente diferente al de otras ballenas.

"Ellas se lanzan a recoger las presas hasta 24 veces durante una sola inmersión, o más de 100 veces en una hora - casi una vez cada 30 segundos", dice Friedlaender. En comparación, las ballenas azules sólo se lanzan hasta cuatro veces por inmersión, y ballenas jorobadas más pequeñas sólo se lanzan hasta 12 veces.

Cuando el equipo analizó los patrones de buceo registrados, se dieron cuenta de que las ballenas minke estaban usando tres tácticas de caza distintas.

En la primera táctica, permanecieron cerca de la superficie y se lanzaron a tragar bocados de krill sólo una o dos veces. En la segunda táctica, cayeron a 100 metros de profundidad y se lanzaron unas 15 veces.

En la tercera táctica, las ballenas nadaban justo debajo de la superficie rozando la parte inferior del hielo y tragando krill en tasas increíblemente altas. Esta táctica parece ser completamente única de las ballenas minke, dice Friedlaender. Es especialmente adecuada para la caza de los cardúmenes de pequeñas presas bajo el hielo marino.

Después de haber demostrado que no es necesario matar ballenas para entender su comportamiento alimenticio, Friedlaender y sus colegas planean regresar a la Antártida el próximo verano austral para etiquetar más ballenas minke y aprender más acerca de cómo interactúan los animales con su entorno, y cómo les está afectando la disminución del hielo marino.

"El etiquetado abre una enorme ventana de oportunidades para estudiar el ecosistema antártico de una manera mucho más integral", dice Friedlaender.

Artículo científico: Feeding rates and under-ice foraging strategies of the smallest lunge filter feeder, the Antarctic minke whale (Balaenoptera bonaerensis)